Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Predicación y motivación.



Nota del Apóstol Robin García.
La Palabra de Dios por sí misma es motivadora. Sana el cuerpo y alienta el alma. Es la espada que penetra hasta el espíritu. Una palabra humana por buena que sea llegará hasta done ésta puede, la Palabra del Señor llegará hasta donde puede hacer una reforma. Basar la predicación en materiales motivacionales humanistas colleva el grave riesgo de influencias del pensamiento oriental y de la nueva era, en el que se desplaza la responsabilidad a algo o a alguien más. La Palabra de Dios siempre te confrontará con el amor del Padre y con la guianza del Espíritu Santo. Una predicación bíblica siempre será eso, bíblica. El lenguaje y materiales relevantes pueden ayudar para que el oyente comprenda y aplique, como Pablo lo hizo refiriéndose a obras de filosofos griegos allá en el Areopago, pero solo con el objetivo de aplicaciones prácticas, jamás para que tomen el lugar del Consejo de Dios. Sus Palabras son vida y poder. Muchas veces lo más cómodo es que el predicador traslade lo que algún libro de motivación dice en lugar de hacer su tarea de oración, lectura y estudio de la Palabra de Dios. En la Biblia hay suficiente trigo para hacer pan que sustente los corazones. "A quién más iremos si solo tú tienes Palabras de vida" Los mensajes motivacionales son un disparador para que la gente sienta o haga algo en el momento pero no tiene efecto a alargo plazo. La motivación provocada por motivadores hace dependientes a los hombres pero la Verdad de La Palabra hace libres a los hombre, maduros y con criterio para enfrentar las situaciones difíciles de la vida. En la Escritura abunda inspiración suficiente como para necesitar alguna otra fuente. O somos motivadores o somos predicadores del evangelio. La motivación está orientada a las satisfacciones temporales, materialistas, sensoriales y que no conllevan sacrificio; la Predicación bíblica madurará al oyente para acercarse a Dios, ser responsable ante los hombres y tomar autoridad sobre el diablo. Haz la prueba, dí una palabra de motivación y esperá a ver que pasa; confieza la Palabra de Dios y verás que hasta los montes se mueven, el diablo es vencido y los corazones se convierten. La motivación te ayuda a pasar el momento, la Palabra de Dios te da vida eterna.



Nota del Hno. Erick Linares
El estilo motivacional de predicación está influenciado por el pragmatismo liberal actual.. La Palabra de Dios... es viva y eficaz y más cortante que espada de doble filo, que penetra hasta lo más profundo y discierne... o no es así? Porqué dice que es cortante? Muy sencillo... porque confronta y duele... Y aquí radica en sí misma SU PODER TRANSFORMADOR, porque trae convicción de arrepentimiento y conversión. Respóndanme esto: ... cuándo han escuchado un mensaje motivacional que duela? No es acaso todo lo contrario... para impulsarte, hacerte sentir que TU SI PUEDES. No es acaso el mensaje motivacional uno que te hace DESCUBRIR LA CAPACIDAD QUE HAY EN TI...Y te impulsa como alguien dijo antes a que CONFIES en tí mismo... y que le quita la Autoridad preeminente y Suprema de Dios, a través de Jesucristo que es sobre todo y en todo.? Ahora bien... la obra del Espíritu Santo en boca de un ministro es para exhortar... que no es lo mismo que motivar; redarguir y consolar (que tampoco es lo mismo que motivar) . Los mensajes motivacionales basan su enfoque en la COMPLACENCIA, alimentan las sensaciones, el ego y la carnalidad; y y se orientan a los que tiene COMEZON de oír. La Palabra de Dios en si misma... y siendo sobrios no necesita ningún tipo de añadidura. Y para muestra un botón: 2Timoteo 4:1-5 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. Miren lo que dice la versión PDT del mismo pasaje: ¨que anuncies el mensaje y que estés siempre listo para enseñar. Muéstrales lo malo que han hecho, corrígelos cuando se equivoquen y anímalos; enseña siempre con paciencia. Porque llegarán tiempos en que la gente no querrá escuchar la verdadera enseñanza que conduce a una vida recta y sólo buscarán rodearse de maestros que los complazcan diciendo lo que quieren escuchar. La gente dejará de escuchar la verdad y comenzará a dejarse guiar por historias falsas. Pero no pierdas la calma, soporta los sufrimientos y dedícate a contar las buenas noticias y a cumplir los deberes de un siervo de Dios.¨ Vuelvo a tocar el tema que puse en el post recientemente: Si alguien dice que es absolutamente bíblico y ortodoxo; y que sigue los principios de la Palabra... pero en su metodología y funcionamiento es absolutamente pragmático y liberal... que incluso acepta que el fin en sí mismo, justifica la aplicación de ciertos métodos motivacionales... no incurre en una seria contradicción? Aquellos que necesitan comedia e histrionismo para absorber la Palabra, aquellos que necesitan de ambientes ¨relevantes¨ y motivación, para sentir que su domingo no fue un fiasco, solo son parte misma del negocio del entretenimiento que ha infectado a nuestras iglesias...

30 Ago 2010
Referencia: Predicación.