Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Evangelismo (04)



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Que cada creyente sepa y entienda que junto con el llamado a ser salvos, Dios nos imparte el llamado a la evangelización y el discipulado de todos aquellos que están a nuestro alrededor que no le conocen.
Derribar todos los argumentos contrarios al verdadero significado de la evangelización, y facilitar que cada creyente tenga los conocimientos básicos bíblicos que le permitan cumplir con el mandato del Señor de evangelizar y discipular a los que están a su alrededor.
Que cada creyente, como discípulo de Cristo, conozca y entienda los métodos que Jesús nos enseñó para la evangelización, y los aplique en su misión evangelizadora cotidiana.


EL EVANGELISMO PERSONAL.
Todos lo pueden hacer.
Se puede hacer en todas partes.
Se puede hacer en cualquier tiempo.
Alcanza a todas las clases sociales.
Da en el blanco.
Produce inimaginables resultados.


EVANGELIZAR: COMPARTIR EL MENSAJE DE NUESTRA VIDA.
Es compartir el mensaje de nuestra vida en cuatro partes:
UNO. Nuestro testimonio  la historia de cómo comenzamos nuestra relación con Jesús.
DOS. Nuestras lecciones de vida  las lecciones más importantes que Dios nos ha enseñado.
TRES. Nuestro propósito de vida  las obras para las cuales Dios nos ha moldeado y que más nos importan.
CUATRO. Las buenas nuevas, el mensaje de salvación, el plan de salvación.


EL PLAN DE SALVACIÓN.
Es la manera ordenada de exponer el programa de Dios al pecador.
Partes esenciales que la persona debe conocer y entender:
UNO. El pecado y sus consecuencias: no hay justo ni aún uno (Rom 3:10); todos hemos pecados y estamos despojados de la gloria de Dios (Rom 3:23); la paga del pecado es muerte (Rom 6:23).
DOS. El plan providencial de Dios: la dádiva de Dios es vida eterna (Rom 6:23); de tal manera somos amados por Dios que El envió a Su Hijo para pagar el precio de nuestros pecados de tal manera que nosotros pudiéramos tener acceso, por Su muerte, a la vida eterna (Jn 3:16); el castigo de nuestra paz fue sobre El (Isa 53:5); todo el que invocare el nombre de Jesús será salvo (Rom 10:13).
TRES. Lo que la persona debe hacer para apropiarse de la salvación: si creemos en nuestro corazón y confesamos con nuestra boca que por Su muerte nuestros pecados fueron cancelados y que Dios lo resucitó de entre los muertos para ser el Señor de todo y nuestro, seremos salvos (Rom 10:8-10).
CUATRO. Después de hacer la oración de entrega, necesitamos enseñarles la importancia de algunas actividades para profundizar los beneficios de nuestra salvación, como leer la Biblia, orarle a Dios, buscar una iglesia que enseñe la Palabra donde congregarse y bautizarse lo más rápidamente posible.


ETAPAS EN EL CUMPLIMIENTO DE LA GRAN COMISIÓN:
Por lo menos, tres etapas (Mat 28:18-20, Mar 16:15-18, Hch 1:8, Heb 10:25, Mat 16:24, Mar 8:34, Luc 9:23):
UNO. La predicación del evangelio para que las personas se conviertan.
DOS. La incorporación de las personas convertidas a la iglesia.
TRES. La conversión de las personas incorporadas en discípulos de Cristo.
La meta no es solamente proclamar las Buenas Nuevas sino formar discípulos.
Evangelizar implica que estemos convencidos de la centralidad de la conversión a Jesucristo de las personas porque sin conversiones no tenemos cristianos, no hay salvación, ni perdón, ni vida eterna.
Evangelizar demanda que veamos al convertido incorporado a la iglesia local. El verdadero amor cristiano lleva a desear, buscar, trabajar y planear para que la mayor cantidad posible de personas se conviertan a Cristo de todo su corazón, constituyéndose en un verdadero discípulo de El.
La esencia del mandato evangelístico: cosechar, acopiar el grano o el fruto del campo (el mundo), ponerlo y conservarlo en los graneros (la iglesia), y usar de ese fruto para sembrar y cosechar más (reproducción espiritual).


EL PAPEL DEL ESPÍRITU SANTO.
Saber que la victoria solo viene de Dios: no es con ejércitos, ni con nuestras habilidades, ni por nuestras características sino por su Espíritu Santo (Zac 4:6).
La evangelización es un asunto de poder espiritual: el diablo tiene cegados los ojos del entendimiento de los que no creen para que no puedan recibir la luz del evangelio (2 Cor 4:4), pero nuestras armas espirituales son poderosas en Dios para destruír esas fortalezas (2 Cor 10:4-6).
El Espíritu Santo en la evangelización es el evangelizador: El es la fuente de poder para testificar (Hch 1:8), provee las técnicas y los argumentos y Quién nos guía y dirige hacia las personas que están listas para recibir a Jesús (Jn 16:13)
En los evangelizados es: Quién produce convicción de pecado, de arrepentimiento y de juicio (Jn 16:8), Quién quita la venda de los ojos y motiva a reconocer a Jesús como Señor (1 Cor 12:3), Quién nos guía a la Verdad (Jn 16:13) de que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida (Jn 14:6), el Maestro que nos enseña de Jesús (Jn 14:26), el Testigo que testifica a nuestro espíritu (Jn 15:26), el que da testimonio de que somos hijos de Dios (Rom 8:16).


PREGUNTAS DE AUTO-EVALUACIÓN.
¿Estoy claro de que tengo un llamado permanente de Dios a la evangelización?
¿Cuáles son las cuatro partes de nuestra vida que necesitamos compartir a las personas que estamos evangelizando?
¿Cuáles son las partes del plan de salvación?.
¿Cuáles son las tres etapas para el cumplimiento de la Gran Comisión?


31 Mayo 2008