Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Discipulado (01)



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Que cada creyente entienda: la diferencia entre discipulado y evangelización, la necesidad de convertirse en un discípulo de Cristo y la necesidad de reproducir lo que Dios está haciendo en su vida en otras personas, evangelizándolos y comprometiéndose con ellos en apoyarlos a convertirse en discípulos de Cristo.


TEXTOS PARA MEMORIZAR.
Mat 28:18-20, Luc 14:26-27, Luc 14:33, Mar 3:14.


LA META DEL SEÑOR PARA CADA CREYENTE.
Mat 28:18-20: hacer discípulos (no solo simpatizantes, ni solo creyentes), no solo salvos (la puerta de entrada), no siervos, obreros, ministros (uno de los frutos del discipulado), discípulos (como Cristo, personas que guarden todo lo que Jesús nos ha mandado).
La Palabra discípulo se usa en singular 22 veces en los Evangelios y 4 veces en el Libro de Hechos; en plural 203 veces en los Evangelios y 26 veces en el Libro de Hechos; en total, 225 veces en los Evangelios y 30 veces en el Libro de Hechos.
Llama la atención el uso plural por encima del singular: los discípulos nos hacemos unos a otros, unos con otros, unos por otros; en Cristo no son posible los "Llaneros Solitarios".


¿QUE ES UN DISCÍPULO?
Uno que es enseñado o entrenado. Un aprendiz, alumno; uno que es instruído, enseñando; seguidor de un maestro o escuela (Efe 5:2, 1 Cor 11:1); uno que recibe instrucción de otro, que acepta la instrucción o las doctrinas de otro (2 Tim 2:2), un estudiante, un adherente (Mar 4:34).
Deriva de la palabra disciplina, lo que implica un entrenamiento que desarrolla el imperio sobre sí mismo, carácter, sumisión, dominio propio (Efe 5:21), conducta ordenada.
Un discípulo es uno que es sujeto, uno que está en entrenamiento, uno que es disciplinado por Cristo Jesús (Luc 6:40, Mat 10:24-25).
El discípulo no lo es de una persona terrenal. Debe ser de Cristo. La persona que discipula solo es un colaborador (1 Cor 3:9, 2 Cor 6:1) del Señor para tal fin, por lo que su objetivo debe ser que el discípulo siga a Cristo no a sí mismo (a menos que el discipulador siga en todo a Cristo, 1 Cor 11:1).


MUCHOS CREYENTES SON SALVOS, PERO NO DISCÍPULOS.
La salvación es aceptar la obra de Su cruz (de Cristo), una obra de substitución: Cristo murió
por nosotros en ella.
El discipulado es tomar nuestra cruz (identificación): nosotros morimos con El.


EL VERDADERO DISCÍPULO.
Mat 16:24-25, Mar 8:34-35, Luc 9:23-24.
Tomar nuestra cruz: morir al mundo y a las cosas del mundo, a lo terrenal. No significa aislarnos del mundo. Significa vivir en el mundo, con los pies en la tierra pero con la mirada puesta en el cielo. Significa hacer lo que hace el mundo pero según lo que dice la Palabra de Dios.
Negarnos a nosotros mismos (nuestros deseos, pensamientos, sentimientos, gustos, pensamientos). Que ya no sean los nuestros, sino sean los de Cristo (Jn 3.30, Gal 2.20), seguirle (obedecerle).
Mat 10:24-25, Luc 6:40: el discípulo no es más que su maestro, bástele ser como su maestro en carácter y conocimiento.
En el discipulado, la obra del Espíritu Santo en la vida de las personas debe ser la acción fundamental: la letra sola mata, más el Espíritu (sumado al conocimiento) produce vida (2 Cor 3:6). Llas Palabras de Jesús son Espíritu y son vida (Jn 6:63).
El discipulado implica (Jn 8:31-32) permanecer en Su Palabra, conocerla, entenderla, meditarla, ponerla por obra.
2 Tim 2:2: lo que has oído de mí, eso también enseña a otros.


LOS FRUTOS DEL DISCÍPULO (Efe 4:11-16).
Hacer la obra del ministerio (evangelizar a los incrédulos Prov 11:30.
La edificación (fuerte) del Cuerpo: ser discipulado y discipular a otros.
La unidad de la fe (conocimiento de la Palabra: la fe viene por oír la Palabra de Dios (Rom 10:17).
Conocimiento de Dios (relación, intimidad, constante, Jn 17:3.
Estatura del varón perfecto (carácter, rom 8:28-29): un carácter como el de Cristo.
Plenitud de Cristo (servicio, ministerio, Mar 10:42-45): un servicio como el de Cristo.
Firmeza doctrinal: 1 Cor 10:12, Heb 3:6, Heb 3:14, Heb 10:23,
Seguir la verdad en amor: 2 Jn 1:4-6, 1 Cor 13.1-8.
Crecer en todo en Cristo: Col 1:10.
Construír la unidad del Cuerpo de Cristo: Rom 12:1-21.
Ejercicio de los dones: 1 Cor 12:24-31.


PREGUNTAS DE AUTOEVALUACIÓN.
¿Tengo clara la diferencia entre evangelizar y discipular?
¿Estoy convencido de la necesidad de convertirme en un discípulo de Cristo?
¿Qué puedo hacer para convertirme en un mejor discípulo de Cristo?
¿Cuál es la característica fundamental de un discípulo de Cristo?
¿Poseo esa característica en mi vida?
¿Qué puedo hacer para poseerla o para aumentarla?
¿Cuáles son los frutos del discípulo?
¿Cuáles son más débiles en mí?
¿Qué puedo hacer para desarrollarlos?




31 Mayo 2008