Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Servicio



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Que cada uno de nosotros entienda la necesidad de involucrarnos activa y permanentemente en el servicio a otros como parte esencial del proceso de madurez en Cristo y de convertirnos en discípulos suyos.
Que cada uno de nosotros desarrolle la actitud de buscar oportunidades de servicio en cada lugar, actividad y/o área de nuestra vida para bendecir a otros y de esa manera dar un testimonio efectivo del amor de Cristo por todos.


TEXTOS PARA MEMORIZAR.
Mar 10:42-45, Fil 2:5-8.


SERVIR.
Servir, ministrar. Sirviente o ministro: ver por las necesidades de los demás.
Este «servicio» es únicamente para honrar a Dios; Israel no podía ser «como las demás naciones, como las familias de los países, para servir a la madera y a la piedra» (Eze 20:32).
Cuando tenemos motivos de auto-exaltación, u orgullo, nos servimos a nosotros mismos y eso es idolatría y para Dios es abominación (Mat 7:21-23).
Dios «apartó la tribu de Leví…a fin de...servirle, y para que bendijese en su nombre» (Deu10:8): servir es un honor que Dios nos concede, no nos necesita pero decidió hacernos sus colaboradores (1 Cor 3:9).


EL SERVICIO A DIOS TAMBIÉN ES SERVICIO A LOS DEMÁS, INCLUSO NO CREYENTES:
José a Faraón: de inmigrante a segundo en la nación.
Josué a Moisés: conquistador.
Eliseo a Elías: doble porción (tipo de la iglesia) (1 Rey 19:21).


EL SERVICIO: ESCUELA DEL CARÁCTER.
Rom 8:29: el propósito de Dios es que nosotros seamos formados de acuerdo al carácter de Cristo.
Mar 10:42-45, Fil 2:5-8: el carácter de Cristo fue servir.
El servicio: escuela del carácter.


EL SERVICIO EN EL MUNDO Y EL SERVICIO EN CRISTO (MAR 10:42-45).
El servicio es una característica básica de la vida del creyente. Es seguir el ejemplo de Cristo (Fil 2:5.8). Pero el servicio hecho con corazón sincero, con motivos puros, agrada a Dios (Fil 2:3-4).


SERVICIO CON CORAZÓN SINCERO.
PRIMERO. Sin contienda: competencia.
SEGUNDO. Sin vanagloria: reconocimientos, vanidad, orgullo.
TERCERO. Con humildad: reconocer que todo lo que tenemos, somos y podemos nos es dado desde el cielo, solo Cristo en nosotros lo hace posible, no hay nada propio, es solo el Señor quién merece la gloria.
CUARTO. Estimando cada uno a los demás como superiores a nosotros mismos.
QUINTO. No mirando por lo nuestro sino por lo de los otros. En la medida en que nosotros nos ocupamos de las necesidades de los otros, Dios se ocupa de las nuestras. nos servimos, ni usamos, ni esperamos de las personas, ni vamos a ellas para que satisfagan nuestras necesidades, nosotros esperamos de Dios, nuestro Pastor. Nosotros suplimos las necesidades de ellos y Dios suple las nuestras.


CUANDO EL SERVICIO NO ES HECHO CON CORAZÓN SINCERO, CON MOTIVOS SINCEROS (MAT 23:11-12).
 El que quiera hacerse grande  va a ser humillado.
 El que quiera ser el primero  va a parar siendo el último (Luc 14:8-11).
 Si nos ubicamos últimos  cualquier cosa que venga adicional es ganancia.
 Si nos ubicamos de primero  el diablo se va a encargar de avergonzarnos.


PREGUNTAS DE AUTO-EVALUACIÓN.
¿Tengo una actitud de servicio o de ser servido?
¿Qué puedo hacer para mejorar mi actitud y acciones de servicio a: mi pareja, mi familia, en el trabajo, en la Iglesia, otros?



31 Mayo 2008