Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Poniendo todo en perspectiva.





Introducción.

Muchos creyentes se desaniman, frustran, decepcionan, porque otros (real o aparentemente) prosperan, tienen éxito, les va bien, no se enferman, no tienen problemas, y/o porque a ellos pareciera que Dios no los escucha o no ven el cumplimiento de sus promesas.

Esa situación no es nueva: Sal 73:2-28, Mal 3:13-18.

¿Cuál es el problema? Para entender el problema más efectivamente, veamos lo que el Salmo 73 nos enseña (vamos a usar la versión “Palabra de Dios para todos” y algunas otras versiones, para tener una mayor claridad de los conceptos que expresa David).



La mirada en el lugar equivocado.

Vrs. 2 y 3.
Estuve a punto de tropezar y por poco me alejo del camino.
Sentí envidia al ver que los perversos tenían éxito y los arrogantes se enriquecía.

Vrs. 4-12.
De nada se privan.
Tienen el cuerpo sano y fuerte.
No tiene que sufrir para sobrevivir como los demás.
La arrogancia es su collar y la violencia su vestido.
Están gordos de tanto comer.
No pueden disimular sus malas intenciones.
Se burlan de los demás.
Amenazan con maldad y opresión.
Hablan mal contra Dios y el cielo y con su lengua dominan la tierra.
La gente se les hace a un lado y les hace caso.
Fácilmente se hacen más ricos cada vez.

Estamos poniendo nuestra mirada en las cosas del hombre y/o del mundo, como Salomón (Libro de Eclesiastés).



La conclusión falsa.

Vrs. 13-15.
¿Y yo? ¿Qué motivo tengo para ser bueno?
¿Por qué debo tener un corazón puro?
Sufro todo el tiempo y cada día soy castigado.
Antes me iba mejor.
¿De qué sirve buscar al Señor?



La respuesta verdadera.

Vrs. 16 y 17.
Me esforcé por entender lo que sucedía (sabiduría humana): me fue muy difícil y no lo entendí.
Solo cuando entré en Su presencia (comunidad, intimidad) comprendí.

Vrs. 18-20: que los malos:
Están en una situación muy peligrosa. Es muy fácil que caigan y sean destruidos.
El día menos pensado serán destruidos y les sucederán cosas terribles.
Serán como los sueños que olvidamos en cuanto despertamos.
Desaparecerán como los monstruos de nuestras pesadillas.
Vrs. 26: los que se apartan de tu lado se perderán.
Vrs. 27: Tú destruirás al quién no te sea fiel.

Yo:
En verdad me llené de amargura y me sentí muy molesto (Vrs. 21).
Me porté contigo como un animal, estúpido e ignorante (Vrs. 22).
Dios es realmente bueno con Israel y con los de corazón puro (Vrs. 1).
Vrs. 23-24. Tengo todo lo que necesito; estoy siempre a tu lado; Tu me llevas de la mano, me guías y me das consejo, me llevarás a la gloria.
Vrs. 25 y 26. ¿A quién tengo yo en el cielo sino a Ti? Si estoy contigo, no quiero nada mas en la tierra. Tengo a Dios que es la roca que amo. El es todo lo que necesito en mi vida.



La solución.
Desechar esos pensamientos (son humanos, sabiduría diabólica, terrenal, animal, Sant 3:15).
Arrepentimiento (Sal 119:59) por las palabras “violentas” y/o “insolentes” que hemos pronunciado contra Dios (ya sea mental o verbalmente) (Mal 3:13-15).
Permanecer cerca de Dios, poner nuestra confianza en el Señor: ello es bueno para mi (Vrs. 28).
Les contaré todo lo que has hecho (Vrs. 28).
Corazón agradecido (Sal 103).
Confianza y esperanza en Dios y en el futuro que El nos ha prometido (Jn 10:10, Prov 4:23, Jer 29.11).

01 Feb 2011