Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Módulo 111. Mayordomía.



Tema No. 9. AREAS DE MAYORDOMÍA (6).

MAYORDOMÍA DEL TRABAJO, EL MINISTERIO, LOS DONES,
LAS CAPACIDADES Y LAS HABILIDADES.



Objetivos de la enseñanza.
Comenzar a conocer, en detalle, los alcances de cada una de las áreas de mayordomía que Dios requiere de nosotros.
Conocer detalladamente, los alcances de la mayordomía del trabajo, el ministerio, los dones, las capacidades y las habilidades que Dios nos ha dado y determinar acciones concretas para desarrollarla de acuerdo a los estándares de Dios.


El significado bíblico del trabajo.

Antes de establecer ministerios, antes de establecer la Iglesia, antes de cualquier otra cosa, incluso de crear a la mujer, Dios instituyó el trabajo dándole al varón las instrucciones básicas para ello (Gen 2.15).
El trabajo no lo hizo Dios como castigo. Es para nuestra bendición (Gen 1:31).
Resultado de la caída, se complicó pero no por ello dejo de ser mandato y bendición.

El trabajo es el primer ministerio (servicio) del ser humano, tanto para varones como para mujeres (Gen 1:26-28).
Servimos a Dios administrando Su Creación.
Servimos a nuestros semejantes produciendo frutos que ellos necesitan.
Servimos a nuestras familias proveyendo los recursos necesarios para sus necesidades.
Nos servimos a nosotros mismos desarrollando las habilidades y capacidades que Dios nos ha dado a través del trabajo, además de obtener los recursos necesarios para suplir nuestras necesidades.

No hay dos tipos de trabajos, unos agradables a Dios y otros no. Todo trabajo honesto, honrado, agrada a Dios y es para Dios.
No hay trabajo secular que desagrada a Dios y trabajo sagrado que agrada a Dios. Ambos, si son hechos como para El, son agradables a El.

Los resultados del trabajo deben ser (Gen 1:28): producir fruto, productividad, llenar las necesidades, establecer el control sobre las cosas y las circunstancias, y administrar las cosas y las circunstancias.
Ello implica desarrollar nuestras habilidades constantemente (Prov 4:18).
Somos responsables delante de Dios del mejor uso de nuestras habilidades.
El trabajo debe ser en equipo (Gen 1:27-28, Gen 2.18).


Mayordomía del trabajo, de las capacidades, de las habilidades.
Algunos principios de la Palabra de Dios para una buena mayordomía en esta área:
Hacer nuestro trabajo para el Señor, no para el jefe o por lo que nos paguen (Efe 6:5-9, Col 3:22-25), sirviendo al Señor y no a los hombres.
Sirviendo con buena voluntad, no con desgano, con ánimo pronto (1 Ped 5:2).
Corazón sincero, temiendo a Dios (Col 3:22).
Actitud de siervos: dar más de lo que esperan de nosotros, caminar la milla extra (Mar 10:42-45, Mat 5:41).
Diligencia (Prov 10:4).
Obediencia a nuestros superiores, sujeción; sin rebelión (Rom 13:1-2).
Respeto a nuestros semejantes y subordinados (Mat 7:12)
Enseñar a otros a desarrollar sus habilidades y capacidades (Mat 28.18-20).
Preparar sucesores (Exo 17, Jn 14:12).



Los dones y el ministerio.

Dones: dádiva, regalo, obsequio, cualidad, gracia especial que se tiene para hacer una cosa.
Para provecho (fe, servicio, propósito) (1 Cor 12:7).
Para bendecir a otros (Fil 2:4).

Somos parte del Cuerpo de Cristo.
En un cuerpo humano cada órgano o parte cumple con una función específica que requieren los demás órganos o partes del cuerpo para funcionar correctamente.
Cada uno sirve a los demás y recibe el servicio de los demás.
Igual es en el Cuerpo de Cristo (1 Cor 12). Nuestros dones, capacidades y habilidades nos son dadas para bendecir a los demás, mientras que lo que los demás tienen es para bendecirnos a nosotros.

Tres tipos de dones, manifestaciones y/o operaciones:
Los dones motivacionales (Rom 12:6-8).
Los dones del Espíritu Santo (1 Cor 12:7-10).
Los oficios ministeriales (Efe 4:11).

Los oficios ministeriales tienen la función, dada por Dios, de equipar a los demás miembros del cuerpo para que encuentren su lugar y su función en él (Efe 4:11-16, 1 Cor 12).
Equiparlos con los principios de la Palabra de Dios que les son necesarios para que puedan desarrollar ese potencial y ese propósito para la gloria de Dios.
Que desarrollen el carácter necesario para ejercerlos conforme al propósito de Dios.
Que encuentren el lugar que el Creador les ha reservado, en medio de Su creación, de acuerdo con las cualidades con que los ha dotado.
Que encuentren el propósito de Dios para colocarlos en medio de ese lugar.
Que desarrollen el potencial del que han sido dotados por Dios para cumplir el propósito que El tiene para sus vidas, en el lugar que El les ha asignado.

Todos los dones y oficios ministeriales, para ejercerse y manifestarse, requieren de fe, de certeza, de convicción (Heb 11;1, Heb 11:3, Heb 11:6).



Mayordomía de los dones y el ministerio.
Algunos principios de la Palabra de Dios para una buena mayordomía en esta área:
No ignorarlos (1 Cor 12:1).
Aceptar su diversidad (1 Cor 12:11).
Estar conscientes de que necesitamos los de otros y otros necesitan los nuestros (humildad y servicio)(1 Cor 12:21); respetando los dones de los demás y valorándolos como esenciales para nosotros.
Honrarlos, apreciarlos, valorarlos (1 Cor 12:24).
Ejercerlos sin desavenencias, sin conflictos, sin competencia (1 Cor 12:25); sin divisiones, sin enseñoreamiento de los demás, dando lugar a los demás.
Procurarlos (1 Cor 12:31, 1 Cor 14:1).
Su operación auténtica necesita ser motivada por el amor (1 Cor 13:1-3, 1 Cor 14:1).
Son para edificar a otros y ser edificados por otros (1 Cor 14:5, 1 Cor 14:12, 1 Cor 14.26).
Anhelarlos (1 Cor 14:12).
Ejercerlos decentemente y en orden (1 Cor 14:40).
Con amor (1 Cor 12:1-31).
Trabajando en equipo (Gen 2.18, Ecle 4:9-12) y en unidad.
Para la gloria de Dios (Col 3:22-24).|
Permitiéndoles crecer, ayudando a otros a desarrollar sus dones (creando oportunidades para que los ejerzan); creer en los demás, facilitarles una plataforma de lanzamiento (2 Tim 2:2, Jn 14:12).



Preguntas para autoevaluación.
¿Por qué decimos que el trabajo es el primer ministerio del ser humano?
¿Cuáles son los resultados que Dios espera de nuestro trabajo?
Mencione por lo menos cinco principios para una buena mayordomía del trabajo, las habilidades y las capacidades.
¿Qué requiere hacer con respecto a cada uno de esos principios para mejorar su mayordomía del trabajo, las habilidades y las capacidades?
¿Por qué la separación entre trabajo secular y trabajo eclesiástico es una división artificial?
¿Qué son los dones espirituales?
¿Cuántos tipos de dones espirituales enseña específicamente la Palabra?
¿Qué son los dones motivacionales?
¿Qué son los dones del Espíritu Santo?
¿Qué son los dones u oficios ministeriales?
¿Cuáles son los objetivos de Dios en cuanto a los dones espirituales en general?
¿Cuáles son los objetivos de Dios en cuanto a los dones u oficios ministeriales?
Mencione por lo menos diez principios bíblicos para una buena mayordomía de los dones espirituales.
¿Qué requiere hacer con respecto a cada uno de esos principios para mejorar su mayordomía de los dones espirituales?

28 Abr 2011