Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Servir, influír y ministrar



SERVIR, INFLUIR Y MINISTRAR.
(Propósito y diseño).



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Que cada creyente entienda: que el ejercicio del liderazgo es una parte integrante del ser cristiano.; que la Iglesia es la escuela natural de liderazgo, pero que su liderazgo trasciende los límites de la iglesia local, y la necesidad de prepararse para desarrollar un liderazgo significativo en el mundo que le rodea.


¿CUÁL ES, BÍBLICAMENTE, EL SIGNIFICADO DE LA VIDA CRISTIANA?
¿Ser salvos y asistir a la iglesia? ¿De vez en cuando leer la Biblia y orar? ¿Dejar de cometer los pecados más relevantes o más evidentes?
Bíblicamente hablando, el cristianismo implica todo lo anterior como algo constante, y:
• Un estilo de vida, una forma de vivir todos los días (Rom 12:2).
• Influencia para transformar el ambiente (Rom 8:19-21, Mat 5:13-16, Mat 13:33).
• Servir a las personas que nos rodean caminando con ellas la milla extra (Mat 5:39-48).
• Compartirles el evangelio y el poder de Dios transformando sus vidas y circunstancias.


ROM 8:28-29.
La voluntad de Dios para cada creyente es que sea conformado a la imagen de Cristo.
Cristo: un siervo (Fil 2:5-8), un líder (influencia en la vida de otros) y un ministro (servidor).
Un creyente, no solo salvo. Un discípulo de Cristo (Mat 28:18-20), como Cristo, es decir, siervo, ministro y líder (tres facetas de lo mismo).
Fuimos diseñados y equipados por Dios para servir, influir y ministrar.
 Servir  Mar 10:42-45.
 Influir y liderar  Mat 28.18-20, 2 Tim 2:2.
 Ministrar  2 Cor 5.17-18, Mar 16:15-18.
No fuimos diseñados para ser espectadores, ni para estar sentados en la banca.
 Mat 25:14-30  la parábola de los talentos  vamos a dar cuenta de los dones y el llamamiento.


MAR 3:13-15.
Jesús nos llamó para dos cosas: para estar con El (comunión y enseñanza) y para darnos autoridad para predicar, sanar enfermos, liberar endemoniados.
Cuando Dios llama, El también equipa, activa, habilita. Nuestra parte es desarrollar todo el equipo que Dios nos ha dado y “negociar” con ellos, es decir, producir frutos (parábola de los talentos).
 Frutos de servicio: ayudar, animar, exhortar, apoyar, consolar, etc.
 Frutos de influencia: enseñar, que nos busquen, que nos imiten.
 Frutos de ministerio: salvos, sanos, liberados, reproduciéndonos, etc.


PROV 4:18.
La vida del creyente fue diseñada por Dios para ir en aumento (madurez, perfeccionamiento).
El servicio, la influencia y el ministerio son medios y expresiones de la madurez y el perfeccionamiento.
Efe 4:11-13: la tarea de la iglesia es perfeccionar (entrenar) a los santos para la obra del ministerio.
Heb 5:12: muchos creyentes, debiendo ser ya maestros (estar sirviendo, ministrando, enseñando, influyendo), todavía tienen necesidad de leche y no de alimento sólido.


CADA CREYENTE:
Necesitamos tomar la decisión de servir, influir y ministrar en cada etapa de nuestro desarrollo espiritual y de acuerdo con los talentos que en ese momento tengamos.


PREGUNTAS DE AUTO-EVALUACIÓN.
¿Entiendo que involucrarme en el servicio activo en todas las áreas de mi vida es una necesidad para mi, no un favor hacia Dios y los demás?
¿Estoy involucrado en el servicio en mi iglesia local y en las diferentes actividades que desarrollo diariamente en mi vida?
¿Es eso lo mejor que puedo hacer?
¿Qué otras cosas puedo hacer para que mi servicio sea más eficiente en mi familia, la iglesia, mi trabajo, mi comunidad, mi nación?


31 Mayo 2008