Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La restauración del Tabernáculo de David.



LA RESTAURACIÓN DEL TABERNÁCULO DE DAVID.



Base Bíblica.

Amó 9:11-15.
En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto. He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán. Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo.

Hch 15:14-18.
Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: “Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,” dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.



El tiempo de la restauración del tabernáculo de David.

La Palabra de Dios en el pasaje de Amós 9:11-15 nos enseña que Dios restaurará el tabernáculo caído de David. Y ello sucederá cuando Israel sea juntado de nuevo. Israel ya fue juntado de nuevo (nació de nuevo como nación en 1949). Por consecuencia este es el tiempo de la restauración del tabernáculo de David.

Por otro lado, Hch 15:14-18 nos enseña también acerca de la restauración del tabernáculo de David poniendo como condición previa la visitación de Dios a los gentiles para tomar de ellos pueblo para su Nombre (el tiempo de la Iglesia). Y la razón de la restauración del tabernáculo no es solo para Israel sino para todos los que invoquen Su Nombre (Jn 1:12), es decir, para Israel y la Iglesia.

Finalmente Hch 3:21 nos enseña acerca de la restauración de todas las cosas (incluido el tabernáculo de David) antes de la segunda venida de Cristo. Y hoy estamos más cerca de la segunda venida de Cristo que nunca antes.

O sea que bíblicamente, estos tiempos son tiempos propicios para la restauración del tabernáculo caído de David, lo que además se evidencia con el gran incremento de la producción de música cristiana que se ha producido en los últimos años (el principio de la convocatoria a la restauración del tabernáculo de David).



El significado de la restauración del tabernáculo de David.

El tabernáculo de David era una tienda bajo la cual David puso el Arca cuando después de haber sido entregada por los filisteos, haber fallado un primer intento de llevarla a la ciudad de David (Jerusalen)y haber permanecido en la casa de Obed Edom por tres meses. Finalmente fue llevada a Jerusalen (1 Cro 16:1).

Notemos que no era un tabernáculo como el Tabernáculo de Reunión ni un templo como el de Salomón, ambos construídos bajo la orden y diseño de Dios, y bajo una serie de rituales ordenados también por Dios mismo. Contrario a ello el Tabernáculo de David era una tienda simple que contenía solamente el Arca (la presencia de Dios), donde no había lugar para los sacrificios, ni la mesa de los panes de la proposición, ni el candelero, ni ninguno de los otros elementos que estaban presentes en los otros dos diseños que Dios había establecido.

En cierta forma, la vida de David es un “espacio” de gracia dentro del tiempo de la ley, un anticipo de la vida bajo la gracia que sería traída con la venida de Jesucristo (Jn 1.17). Entonces, el Tabernáculo de David nos habla de la simpleza y la libertad para estar delante de la presencia de Dios, de la ausencia de ritualismo y de un edificio sofisticado y su sustitución por una relación nacida del corazón (recordemos que Dios dice de David: “varón conforme a mi corazón”, hablando del tipo de relación que tenía David con El). Y justamente eso es lo que la gracia trae a nosotros: no hay (o no deberían haber) rituales para relacionarnos con Dios por cuanto Cristo rompió el velo de separación que impedía la entrada la Lugar Santísimo, y por ende, ahora, nosotros tenemos libre entrada al trono de la Gracia (Heb 4:14-16) y además, la relación nuestra con El no requiere de templos, sino puede y necesita ser, en todo lugar, en todo tiempo (1 Tim 2:8).

El simbolismo del Arca (la Presencia de Dios) es Cristo y la tienda en la que El mora es nuestro corazón (Hch 17:24). Hoy nosotros somos el tabernáculo y llevamos el Arca de la presencia de Dios a donde sea que vayamos y en donde sea que estemos.

Por ello, la restauración del tabernáculo de David se refiere a la restauración de nuestro corazón (no una parte de él sino todo) como un lugar de total y completa adoración a El, no solo en forma de canto, sino como un estilo de vida agradable a Dios en todos los órdenes, ámbitos, actividades, tiempos y lugares (1 Tes 5:17, Efe 6:18, Efe 5:20, Col 3:22-25, etc.).



Las implicaciones de la restauración del tabernáculo de David.

La mayor implicación de la restauración del tabernáculo de David en nosotros es la manifestación de un cambio total de vida en todo aspecto, en toda actividad, en toda circunstancia y en todo lugar y ámbito de la vida (personal, familiar, laboral, social, eclesiástico, etc.). Una vida que de testimonio del poder transformador de Dios (Mat 13:33, Mat 5:13-16); de la vigencia y actualidad de Sus principios para vivir, relacionarnos, trabajar, etc. (Mat 5:17-20); de que una vida en santidad, sometida a El (1 Ped 5:13-18), puede y vale la pena ser vivida (Jn 10:10), que el cristianismo no es solo una cuestión de iglesia sino de estilo de vida (Col 3:22-25), y un estilo de vida diferente, con gozo, con paz, con bienestar (Gal 5:22-23). Es sacar el cristianismo de los templos y manifestarlo en todo lugar a donde nosotros vayamos. Que la gente pueda decir al vernos: este es un embajador de Dios (2 Cor 5:17-20), lo representa bien, lo manifiesta a El.

También la restauración del Tabernáculo de David implica la necesidad de presentarnos nosotros como sacrificio vivo (morir a nosotros mismos, Jn 3:30, Rom 12:1-2), todo el tiempo, sin importar el “que dirán” de los demás, teniendo como prioridad el agradar a Dios y no al mundo, prioridad que David manifestó cuando danzó delante del Arca y Mical, su esposa, lo vio y lo menospreció pero él le manifestó: “Fue delante de Jehová, quien me eligió en preferencia a tu padre y a toda tu casa, para constituirme por príncipe sobre el pueblo de Jehová, sobre Israel. Por tanto, danzaré delante de Jehová. Y aun me haré más vil que esta vez, y seré bajo a tus ojos; pero seré honrado delante de las criadas de quienes has hablado”. (2 Sam 6:21-22).

La restauración del Tabernáculo de David, como ya lo hemos mencionado anteriormente, implica una vida de obediencia a Sus mandamientos y Su dirección, no por obligación, sino por amor a El (Jn 14:21-23), como hijos obedientes (1 Ped 1:13-18). Y ello implica una vida de arrepentimiento genuino del pecado y por lo tanto nuestro alejamiento de él; una vida regenerada, donde todas las cosas viejas están o muertas o en proceso de desaparición siendo nosotros una parte activa en esa tarea; una vida vivida con temor de Dios, en obediencia y en santidad. O sea, un cambio total de vida, un nuevo estilo de vida, donde el Nombre de Dios sea reconocido, exaltado y puesto en alto todo el tiempo (Col 3:22-25), en privado y en público.



¿Por qué el Tabernáculo de David ha estado caído?

La respuesta a esta pregunta la encontramos cuando analizamos las implicaciones que la restauración del Tabernáculo tendrá: es evidente que esas implicaciones, en la mayoría de los y las creyentes el día de hoy, no son notorias. Por otro lado, también encontramos la respuesta en la Palabra de Dios, en Apo 2 y 3, pero principalmente en Apo 3.14-22, cuando Jesús se refiere a la Iglesia de Laodicea: una iglesia que se decía cristiana pero en la que Jesús estaba afuera porque ella estaba confiando (y/o buscando) en sus recursos materiales, en su éxito, en su fama, y que sin embargo, delante de los ojos del Señor era pobre, ciega, miserable y desnuda, porque su estilo de vida no reflejaba los valores del Reino.

Y hoy, la situación de una parte de la iglesia es esa precisamente: buscando los añadiduras (el bienestar, las riquezas, las bendiciones de Dios, el éxito), las cuales no tienen nada de malo en sí mismas, sino que el problema está en el corazón del ser humano que hace de ellas su meta en lugar de que Dios y Su Reino y Su justicia lo sean (Mat 6:33), terminando por usar a Dios para obtener todas esas cosas. Y otra parte del cristianismo está metido en ritualismo, religiosidad, tradicionalismo, sin tener una relación viva, dinámica, con el Dios que Vive y Permanece para siempre.

Dios anda buscando adoradores (Jn 4:23) no ritualistas; Dios anda buscando a quién bendecir pero antes quiere formar Su corazón para que lo amen más a El que a sus bendiciones. Hoy, el mundo esta esperando la manifestación de los hijos de Dios (Rom 8:19-21) para volverse a un Dios vivo, real, auténtico. Y los cristianos, porque hemos permitido que el Tabernáculo de David esté caído, no hemos podido guiar al mundo a Cristo, hemos sido en gran manera, poco relevantes en cuanto a la transformación del mundo para Cristo. Y el mundo hoy está esperando, y nosotros somos los llamados a ir (Isa 6:1-8), pero antes necesitamos restaurar en nuestras propias vidas personales, el Tabernáculo de David.



Las consecuencias de la restauración del tabernáculo de David.

Como consecuencia de la restauración del Tabernáculo de David, Dios será glorificado, es decir, los demás verán nuestra conducta y sabrán que es el resultado de la presencia de Dios en nosotros, y como consecuencia, Su Nombre será exaltado, elevado, puesto en alto, y todos lo verán, y se volverán a El de todo corazón también (Mat 5:16, 1 Ped 2.12, Hch 15:16-17). Veremos entonces el mayor avivamiento que el mundo haya conocido hasta el día de hoy, y después de ello, el arrebatamiento.

La restauración del Tabernáculo de David también tiene un efecto guerrero: así como Elías derrotó a Baal y a sus profetas en el Monte Carmelo y el pueblo se volvió a Dios de todo su corazón (1 Rey 18:19-40), así una vida de adoración al Dios vivo derrotará a todos los baales y profetas de baal que nos rodean hoy (humanismo, filosofías humanas, falsos dioses, brujería, hechicería, adivinación, idolatría, etc.). Jesús, lleno de la presencia de Dios y por el poder del Espíritu Santo, aún sin estar cerca de los demonios, éstos sufrían delante de El y pedían huir (Mat 8:28-32), evidenciando Su incapacidad y derrota delante del Hijo del Hombre. Igualmente, si nosotros levantamos el Tabernáculo de David en nuestro corazón, la presencia de Cristo en nosotros será de tal manera, que los demonios y los falsos profetas serán destruidos delante de nosotros y será más que evidente que mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo (1 Jn 4:4), y que está con nosotros para destruir todas las obras de las tinieblas (1 Jn 3:8) y para que toda rodilla se doble delante de El y toda lengua confiese que El es el Señor (Fil 2:9-11).

Como consecuencia de todo ello, la gloria de Dios manifestándose a través de los adoradores, y por Su influencia en todos los campos de la vida de una ciudad y una nación, transformará ciudades y naciones que serán presentadas salvas delante de El (Apo 21:24). Veremos nuestras naciones, hoy bajo el imperio de las obras de las tinieblas, ser transformadas por Dios, llenas de paz, salud, prosperidad (Sal 33:12, 2 Cro 7:14, Apo 22:2).

Así como David profetizó, así también la adoración de los adoradores que han restaurado el Tabernáculo de David en sus corazones, fluirá en lo profético de Dios (Hch 2:16-18), estableciendo la Palabra de Dios sobre sus entornos, familias, trabajos, comunidades, ciudades, naciones, etc., y como consecuencia de que Dios se apresura para poner Su Palabra por obra (Jer 1:12), esa Palabra profética tendrá cumplimiento y veremos la transformación de esos entornos, estableciéndose el Reino de Dios sobre ellos.

El tiempo de la restauración del Tabernáculo de David ha llegado y con ello el tiempo de la transformación de nuestros corazones, vidas, iglesias, ciudades y naciones. Las tinieblas que hoy pareciera que dominan el panorama del mundo no son más que el anuncio de que la luz viene (Rom 5.20). El diablo sabe que le queda poco tiempo (Apo 12:12) para el tiempo de la restauración de todas las cosas (Hch 3:21) y anda desesperado tratando de frenar lo que es irrefrenable: la gloria de Dios viniendo para cubrir la tierra (Isa 6:3) convocando a Su pueblo (Hch 2:16-18) antes del arrebatamiento de Su Iglesia para darle cumplimiento al final de los tiempos.



20 Mayo 2011
Referencia: Adoración.