Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La formación de líderes



UNA PRIORIDAD DE LA IGLESIA: LA FORMACIÓN DE LÍDERES.



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Que el creyente entienda que la Iglesia no es solamente una formadora de creyentes, sino principalmente, una formadora de líderes (reyes y sacerdotes) en servicio para la transformación de su entorno y que su vida como creyente está diseñada para ser transformarlo en un agente de cambio para el establecimiento del Reino de Dios en todos los entornos que abarca su vida y en un prácticamente de la justicia de Dios en todas sus relaciones.


FORMACIÓN DE LÍDERES.
2 Cro 7:14: la sanidad de la tierra depende de la iglesia, de que la iglesia enderece sus caminos, de que la iglesia convierta al mundo y ella no se convierta al mundo (Jer 15:19), lo que implica cambiar y transformar el mundo.


EL PROPÓSITO DE DIOS PARA LOS CREYENTES ES, ENTRE OTROS, EL QUE ASUMEN LIDERAZGO.
• Mat 5:13-16: luz del mundo y sal de la tierra.
• Reyes y sacerdotes (Apo 1:5-6).
• Ministros (2 Cor 5:18).
• Discipuladores (Mat 28:18-20).


LA IGLESIA DEBERÍA SER LA MEJOR ESCUELA DE LIDERAZGO SOBRE LA FAZ DE LA TIERRA.
Jesús, nuestro modelo (Mar 10:42-45).
Un liderazgo con principios y valores: primero Dios, después los demás (Mat 22:36-40), finalmente yo.
Un liderazgo con poder (Hch 1:8).
Un liderazgo con visión y dirección (Prov 29:18).
Un liderazgo que tiene la clave para cambiar el corazón.


DOS TIPOS DE LIDERAZGO.
El liderazgo de la carne: nuestros intereses, nuestra agenda, nuestro ministerio, nuestro nombre, nuestros objetivos.
El liderazgo del espíritu: los intereses, agenda, ministerio, Nombre y objetivos de Dios. Este es el tipo de liderazgo que la Iglesia debe formar, un liderazgo para establecer el Reino de Dios y su justicia.


ALCANCE DEL LIDERAZGO.
Iglesia: es generalmente es nuestro único interés.
Áreas de liderazgo que necesitamos trabajar: en la familia, en el trabajo, social, económico, educativo, científico, etc.


EL POTENCIAL DEL LIDERAZGO.
El potencial para el liderazgo en todos los campos de la vida existe en cada creyente que esté presente en ese campo: luz del mundo.
El potencial para el liderazgo transformador existe en cada creyente: levadura (Mat 13:33, Rom 8:19-21).
Ese potencial para el liderazgo debe ser activado, desarrollado, impulsado por la iglesia tal como nos enseña la mujer de la parábola de la levadura (Mat 13:33). Ello implica:
Primero. Formar: enseñar los principios y valores del liderazgo auténtico, del liderazgo del Espíritu.
Segundo. Activar: estimular el involucramiento del creyente en las actividades de servicio en la Iglesia, como un campo de entrenamiento para desarrollar sus dones y habilidades para el liderazgo.
Tercero. Habilitar: asignar responsabilidades.
Cuarto. Enviar: que el creyente aplique los principios del liderazgo aprendidos en la iglesia en todas las esferas de su vida y los desarrolle.


SI NO LO HACEMOS (MAT 25:14-29)  INDIFERENCIA.
En deuda con Dios, con nuestros miembros y sus familias y con la nación.
La indiferencia ante la situación social y los problemas que nos rodean no es agradable delante de Dios como nos lo enseña la parábola del juicio de las naciones (Mat 25:31-46), a pesar de ello, en general hemos sido indiferentes a la problemática que se sale de las paredes de la iglesia.
o Ocupados con la gente pero más ocupados en el ministerio (instrumentalización).
o Ocupados en programas y actividades pero no en procesos.
o Ocupados en poner a servir a las personas pero no en desarrollarlas.
o Ocupados en que pueden hacer las personas por el ministerio.
Necesitamos cambiar esos paradigmas de la actividad eclesiástica y enfocarnos en lo que el ministerio puede hacer por las personas, las familias, las organizaciones, las comunidades y las naciones.


PREGUNTAS DE AUTO-EVALUACIÓN.
¿Estamos claros y comprometidos con el propósito de Dios de transformar nuestra nación y mundo?
¿Estamos claros y comprometidos con ser agentes de cambio que Dios pueda utilizar para cambiar nuestra nación y nuestro mundo?
¿Estamos dispuestos a asumir el compromiso y pagar el precio de la preparación y el ejercicio de un liderazgo transformador?
¿Qué necesito hacer para mejorar mi comprensión, compromiso y ejercicio del liderazgo de acuerdo al propósito de Dios?
¿Entiendo claramente la diferencia entre liderazgo de la carne y liderazgo del espíritu?
¿Qué tipo de liderazgo estoy ejerciendo en este momento?
¿Qué necesito hacer para mejorar y ejercer un más eficiente liderazgo del espíritu?


31 Mayo 2008