Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La organización de los Ángeles.



Rangos y organización.
Puesto que el orden es la primera ley del cielo, se espera que los ángeles tengan una clasificación de acuerdo con su rango y actividad, cosa que de hecho, está indicada en la Biblia (1 Ped 3:22, Efe 3.10, Efe 6:12, Col 1:16, Efe 1:20-21).
Aunque quizá cualquier lista de los rangos angélicos pudiera no ser exactamente así, podemos estar seguros de que entre los ángeles hay diferencias de poder, y que algunos tienen una autoridad que otros no tienen.


El Ángel de Jehová.
La forma como se describe al “Ángel del Señor” lo distingue de cualquier otro ángel.
Le es atribuido el poder de perdonar o retener las transgresiones.
El Nombre de Dios está en él (Exo 23:20-23).
En Exo 32:34 se dice: “He aquí mi ángel irá delante de ti”.
En Exo 33.14 la expresión varía: “Mi rostro irá contigo, y te haré descansar”.
Las dos ideas anteriores están combinadas en Isa 63:9 que dice: “En toda angustia de ellos él fue angustiado, y el ángel de su faz los salvó”.
Se dicen dos cosas de importancia respecto de él: primera, que el nombre de Jehová, es decir, su carácter revelado, está en él, y que es el rostro de Jehová; en otras palabras, el rostro de Jehová se puede ver en él.
Compárese también la identificación que hizo Jacob del ángel con Dios mismos (Gen 32:30, 48.16).
No se puede evitar arribar a la conclusión de que este misterioso Ángel no es otro que el Hijo de Dios, el Mesías, el Liberador de Israel y el Salvador del mundo. Por lo tanto, el Ángel del Señor es realmente un ser increado. Es una “Cristofanía”, es decir, una aparición de Cristo antes de Su encarnación.
Habla como Dios, se identifica a sí mismo con Dios, y ejerce las prerrogativas de Dios (Gen 16:7-12, 21:17-18, 22.11-18; Exo 3:2; Jue 2:1-4, 5:23, 6:11-24, 13:3-22, 2 San 24:16, Zac 1:12, 3:1, 12:8).
Las apariciones del Ángel cesan después de la encarnación de Cristo, lo cual corroboraría la conclusión de que El era el Cristo preencarnado.


Arcángel.
En este rango solo se menciona a Miguel (Judas 9, 1 Tes 4:16, Apo 12:7). Debe ser el único, porque la Biblia nunca habla de arcángeles, sino de “el arcángel”. Su nombre quiere decir “quién como Dios”.Hay suficiente base bíblica para creer que antes de su caída, el diablo era también un arcángel, y que era igual o superior a Miguel.
El prefijo “arc” sugiere que se trata de un ángel mayor, principal o importante. Es algo así como el primer ministro en el aparato gubernamental de Dios en el universo, y es el ángel que ejecuta los juicios de Dios.
Cuando Pablo dice que se oirá la voz del arcángel en el traslado de la iglesia, él no parece sentir la necesidad de nombrar a ese arcángel, lo cual corroboraría la conclusión de que solamente hay uno. Dará voces mientras acompaña a Jesús en Su Segunda Venida. No solo proclamará la incomparable y emocionante noticia del regreso de Jesucristo, sino que pronunciará la palabra de vida a los muertos en Cristo que esperan la resurrección (1 Tes 4.16).
Miguel aparece como el ángel guardián de Israel (Dan 10:21, 12:1), que ayudará a Israel particularmente durante el tiempo de gran tribulación aún por venir.
Está en la presencia de Dios (Luc 1:19) y a él se le entregan mensajes del más elevado orden, o de gran importancia en relación con el Reino de Dios (Dan 8.16, 9:21). El es para Dios el mensajero de la ley y del juicio (Apo 12:7-12).
El guía a los ejércitos angélicos del cielo contra satanás y sus huestes de malignos (Apo 12:7). Algunos estudiosos de la Biblia han formulado la teoría de que arrojó del cielo a lucifer y a sus ángeles y que está en conflicto con ellos para destruir su poder y brindarle al pueblo de Dios la posibilidad de la victoria final.
La referencia en Judas 9 indica que tuvo algo que ver con el entierro de Moisés, que no tenía ningún poder en sí mismo para pronunciar un juicio sobre satanás, y que él como criatura, aunque muy poderoso, tiene que depender del poder mayor de Dios.


Principales príncipes.
En las Escrituras se menciona que existen otros ángeles de alto rango (Dan 10.13)., lo que enfatiza el hecho de que existen rangos entre los ángeles.
El libro apócrifo de Enoc nombra a Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel como los cuatro ángeles principales dotados del privilegio de pararse alrededor del trono de Dios (9:1, 40:9).
El mismo libro también enumera a siete ángeles más como arcángeles (20.1-7, cf. Tobías 12:15).


Querubines.
Orden de ángeles de alto rango (satanás, antes de su caída, era uno de ellos  Ezeq 28:14, 16.
Están relacionados con los fines retributivos y redentores de Dios respecto del hombre (Gen 3:24, Exo 25:22).
Se los describe con el rostro de un hombre, león, buey y águila, sugiriendo esto que representan la perfección de las criaturas: inteligencia humana, vigor del león, servicio del buey y velocidad del águila.
Su forma compuesta y su proximidad a Dios llevan implícita la seguridad de que también las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción (Rom 8:21).
Funcionan como guardas de la santidad de Dios. Guardaron el camino hacia el árbol de la vida en el huerto de Edén (Gen 3:24). El uso de querubines en la decoración del tabernáculo y el templo puede que también indique su función de guardar (Exo 26:1-2, Exo 36:8-9, 1 Rey 6:23-29). No solo guardan el lugar santísimo de los que no tienen por derecho acceso a Dios. También garantizaban el derecho del sumo sacerdote a entrar con sangre al lugar santísimo como mediador entre Dios y el pueblo. Ellos garantizan, en este tiempo nuevotestamentario, que podemos ir confiadamente al lugar santísimo, al trono de Dios, gracias a la obra de Cristo en la Cruz.
Tienen algo en común con los serafines: constantemente glorifican a Dios.


Serafines.
Solo se mencionan en Isa 6:2, 6.
Aparentemente son una orden similar a la de los querubines.
Su característica distintiva es su amor ardiente hacia Dios (“serafines” significa seres ardientes).
Actúan como los asistentes del trono de Dios y agentes de limpieza espiritual. Su ministerio tiene que ver directamente con Dios y su trono celestial porque están situados por encima del trono.
Dios los utiliza a veces para limpiar y purificar a sus siervos.
Su tarea es alabar el nombre y el carácter de Dios en el cielo..
Su descripción sugiere criaturas de seis alas parecidos a un ser humano.


Lideres gubernamentales.
Principados o autoridades. Siete veces usa Pablo esta denominación. Indica una orden de ángeles, tanto buenos como malos, que participan en el gobierno del Universo (Rom 8:38, Efe 1:21, Efe 3.10, Efe 6:12, Col 1:16, Col 2:10, Col 2:15).
Poderes y señoríos. Esto probablemente enfatiza la autoridad sobrehumana de los ángeles y los demonios ejercida con relación a los asuntos del mundo (Efe 1:21, 2:2, 3:10, 6:12; Col 1:16, 2:10, 15; 1 Ped 3:22).
Potestades. Esta palabra enfatiza el hecho de que los ángeles y los demonios tienen mayor poder que los humanos (2 Ped 2:11, Efe 1:21, 1 Ped 3:22).
Tronos o dominios. Esta palabra enfatiza la dignidad y la autoridad de los gobernadores angélicos en el uso que Dios hace de ellos en Su gobierno (Efe 1:21, Col 1:16, 2 Ped 2:10, Jud 8).


Ángeles particulares o con funciones especiales.


Gabriel.
Parece ser un ángel de alto rango, aunque no se le clasifica como un arcángel.
Su nombre significa “héroe de Dios”, “el poderoso” o “Dios es grande”, lo que sugiere que libra batallas de parte de Dios.
Su función clara en la Biblia es llevar mensajes importantes a varios individuos (Dan 8:16, 9:21, Luc 1:19, Luc 1:26), principalmente de misericordia y promesa. Sus anuncios para exponer los planes, propósitos y veredictos de Dios tienen monumental importancia. En Dan 8:16 y 9:21 aparece anunciando la visión para el tiempo del fin. En Luc 1.19 y 1:26 aparece anunciando el nacimiento de Juan el Bautista y posteriormente el de Jesús.
Es el ángel al cual se le atribuye el hallazgo de los hermanos de José, el entierro de Moisés y la matanza de los ejércitos de Senaquerib.
Las Escrituras nunca se refieren a él como arcángel, aunque hacen más mención a sus obras que a las de Miguel, el arcángel.


Ángeles de las naciones.
Dan 10:13, 20 nos parece enseñar que toda nación tiene su ángel guardián, preocupado por el bienestar de esa nación, de la misma manera que hay demonios sobre ellas tratando de atarlas y privarlas de esas bendiciones.
El vocablo “principados” que aparece en el Nuevo Testamento es posible que se refiera a estos príncipes angélicos de las naciones (tanto los ángeles buenos como los demonios, Efe 3:10, Col 2:15, Efe 6:12).


Ángeles asociados con juicios futuros.
En dos de las tres series de juicios del Apocalipsis, son ángeles quienes los anuncia.
Cuando unos ángeles suenan las trompetas, los juicios de Apo 8-9 comienzan.
Las últimas siete plagas son derramadas a la tierra por ángeles (Apo 16).


Los ángeles de las siete iglesias (Apo 2 y 3).
Esos ángeles fueron vistos a la diestra del Cristo resucitado en la visión de Apo 1:16-20.
No está claro si éstos son seres angélicos o los líderes humanos de aquellas iglesias, aunque de acuerdo a Heb 11:3, que lo que se ve es hecho de lo que no se ve, posiblemente corresponden a seres angélicos que en el mundo espiritual se corresponden con los pastores de las iglesias en la tierra. La palabra ángel claramente significa mensajero sobrehumano, es decir, el ángel guardián de cada iglesia. También la palabra ángel se refiere a mensajeros humanos, es decir, los pastores de cada iglesia (para el uso de “ángel” para designar a seres humanos vease Mar 1:2, Luc 9:52, Sant 2.25).


Ángeles con responsabilidades especiales.
Ciertos ángeles se designan de acuerdo a la función particular que llevan a cabo.
Apo 14:18: un ángel que tiene poder sobre el fuego.
Apo 16:5: el ángel de las aguas.
Apo 9:11: el ángel del abismo.
Apo 20:1-2: el ángel que ata a satanás.




14 Nov 2011
Referencia: Ángeles. 04.