Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La visión (02)



LA VISIÓN: EL ARMA MÁS PODEROSA DE UN LÍDER (2).



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
Mejorar el conocimiento y entendimiento del poder de la visión para alcanzar el éxito y la realización en el cumplimiento del propósito de Dios para nuestras vidas.
Mejorar el entendimiento de la necesidad de conocer la visión bajo la cual Dios nos ha puesto a servir en Su obra y desarrollar fidelidad y dedicación hacia esa visión y la persona de Dios para cumplir esa visión.
Mejorar el entendimiento de la necesidad de buscar a Dios para conocer y/o ensanchar los detalles específicos de Su visión para nosotros, dentro de la visión bajo la cual El nos ha puesto a servir tanto en la iglesia como en lo laboral.


LIDERAZGO, VISIÓN Y EQUIPO.
Cuando Dios se propone hacer algo, siempre escoge a un líder para llevarlo a cabo.
o En una familia: un esposo.
o En una organización: un gerente o un presidente.
o En una empresa: un empresario.
o En un pueblo: Moisés.
o Para la iglesia universal: Cristo.
o Para la iglesia local: un ministro.
Después que Dios escoge al líder, lo rodea de personas que lo van a ayudar a realizar esa visión (Hab 2:2-4).
o Para un esposo: una esposa e hijos.
o Para un gerente o un presidente: los colaboradores.
o Para un líder nacional: los ciudadanos.
o Para Cristo: los salvos, miembros del cuerpo,
o Para un ministro: los líderes-ayudantes.
La obra de Dios es la obra de un equipo, de todo un cuerpo, comprometido con su líder y su visión (Exo 18:19-22, Num 11:16-17).
• Moisés primero enseñó la Palabra de Dios.
• Después eligió a los setenta. Dios le dio la opción de escoger a su equipo.
• No los escogió por votación, ni por popularidad ni por Dios. Los escogió Moisés
• Después de escogidos fueron activados y habilitados por Dios.
• Dios les transfirió el mismo espíritu que había en Moisés (delegación de autoridad).
Servimos a Dios y al pueblo, pero nuestro servicio a Dios y al pueblo siempre comienza por la obediencia y lealtad al líder bajo el cual Dios nos ha puesto (Rom 13:1-7) que es para nuestra protección.
• La lealtad a Dios pasa por la lealtad con el siervo de Dios que está sobre nosotros.
• Antes que líderes necesitamos ser siervos para recibir el manto o espíritu del líder.
El ministerio no se aprende en una escuela o en un seminario. Se aprende en el servicio y bajo la autoridad de un líder porque el liderazgo de Dios antes que nada es servidor (Luc 10:42-45, Mat 20.26).
Antes de que Dios nos dé autoridad, tenemos que probar nuestra fidelidad en la casa de Dios y al líder que Dios ha puesto sobre nosotros. No es un servicio de obligación sino de amor respetuoso y fraternal que se identifica con un mismo sentir y no busca su propio interés (Fil 2:19-22). Es un servicio en amor, sujeción y fiel.


INFIDELIDAD Y DI-VISIÓN.
Los líderes, siempre, son llamados a servir primeramente a su líder (Ecle 5:8). Saúl desobedeció (infidelidad) a Samuel (su líder), lo que tuvo por consecuencia que perdió su posición de autoridad y el reino (1 San 15:19-24).
Todo líder debe obrar de acuerdo a la visión y dirección de su líder y no a la del pueblo que está con él. Aarón desobedeció a Moisés (su líder), escucho al pueblo y por poco pierde la vida (Exo 32). Jesucristo ejerció su ministerio bajo la dirección del Padre y no de la del pueblo.
Hay personas que tienen un llamamiento de Dios, han sido separados por Dios y llevan la unción del Espíritu Santo pero rehúsan someterse a las autoridades que Dios ha puesto sobre ellos.
o Espíritu independiente y de rebelión (espíritu de Absalón).
o Contaminan a los que les siguen: transfieren el espíritu independiente y/o rebelde.
o El liderazgo de Dios no es dictatorial sino servidor (Luc 10:42-45).
o El liderazgo de Dios no tiene derecho a manipular ni a controlar (Mat 20.26).


PREGUNTAS DE AUTO-EVALUACIÓN.
¿Conozco la visión de los líderes bajo los cuales Dios me ha puesto a servir en cada una de las esferas de mi vida (familia, trabajo, ministerio, nación)?
¿Qué puedo hacer para desarrollar un mayor conocimiento de cada una de esas visiones?
¿Tengo una actitud de servicio a esas visiones o más bien una de oposición?
¿Qué puedo hacer para mejorar mi actitud de servicio a esas visiones?
¿Tengo una actitud de sujeción a los líderes que Dios me ha puesto o más bien una de cuestionamiento, crítica, murmuración, independencia?
¿Qué puedo hacer para mejorar mi actitud de sujeción a esos líderes?


01 Jun 2008