Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Planeando nuestro año.




El propósito de Dios.
Efe 2:10: creados en Cristo Jesus para buenas obras que El preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.
Jer 29:11: El tiene planes de bien y no de mal para darnos un futuro y una esperanza.
Prov 4:18: La vida del justo es como la luz de la Aurora, va en aumento.
La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta (Rom 12:2).
Esto es lo que el Señor quiere para nosotros cada día, cada semana, cada mes, cada año. No depende de un año en específico. Está disponible para nosotros todo el tiempo.


El vino para que tuviéramos vida y vida en abundancia (Jn 10:10).
En el carácter.
En las relaciones.
En las actividades.
En las posesiones.
Esto es lo que el diablo viene para robar, matar y destruir.


El diablo nos roba (Jn 10.10). Lo hace mediante las mentiras que nos hace creer
Mar 11:24: lo que creemos nos vendrá.
Mat 8:13: conforme a nuestra fe nos es hecho.
Prov 23:7: nuestros pensamientos van a determinar nuestra forma de vivir.
Prov 18:21: si lo pensamos, lo hablamos, y si lo hablamos, le damos vida.


Algunas de las mentiras que el diablo nos “vende” respecto a Dios:
Dios es solo Dios en la iglesia y en lo privado;
Dios no esta interesado en las cosas cotidianas y mas sencillas de la vida,
Dios no tiene nada que decir sobre muchas cosas que nos suceden diariamente,
Dios solo esta interesado en nuestra vida futura.


Algunas de las mentiras que el diablo nos “vende” respecto a nosotros mismos.
No somos muy importantes ni valiosos para Dios.
A Dios ni le importan nuestras circunstancias ni nuestros problemas.
Dios no nos va a escuchar o no nos escucha.
Dios permite que nos vaya mal porque nos esta castigando.
Si nos va mal es porque Estamos en pecado.
Las demandas de Dios son muy altas y no las podemos cumplir, son solo para los hiper, mega, súper espirituales.


Algunas de las mentiras que el diablo nos “vende” respecto a nuestras relaciones con los demás.
Para que nos vamos a esforzar en cambiar nosotros si los demás no lo van a hacer.
Para que nos vamos a relacionar con otros si nos van a lastimar.
Para que vamos a ocuparnos de los demás si son malagradecidos.


Algunas de las mentiras que el diablo nos “vende” respecto a nuestras actividades.
Para que nos vamos a esforzar en mejorar si de todos modos no nos van a promover.
Para que nos vamos a esforzar si los demás no lo hacen.
Para que me voy a esforzar si no me van a pagar más.


Algunas de las mentiras que el diablo nos “vende” respecto a nuestras posesiones.
No voy a ser prospero, no voy a tener suficiente, siempre voy a andar a tres menos cuartillo.
Con tener lo mínimo es suficiente.



La necesidad de conocer la Verdad (Jn 8:31-32).
Una de las cosas que necesitamos conocer es la Verdad de Dios con respecto a todas esas cosas para destruir las mentiras que nos tienen limitados.
Jn 8:31-32: conoceremos la verdad y seremos verdaderamente libres.
2 Cor 10:4-6: las armas de nuestra milicia no son carnales sino poderosas en Dios para la destrucción de las mentiras del diablo.
Efe 6:10-18: el escudo de la fe nos sirve para apagar los dardos de fuego del maligno (la fe viene por oir, creer, aferrarse a la Palabra de Dios).
Por lo tanto necesitamos proponernos, como parte esencial de nuestro año, más que metas normales, las metas de leer y oír más la Palabra de Dios, meditar en ella, buscar las formas de aplicarla en todas las áreas de nuestra vida, aplicarla, vivirla (Sal 1:1-3, Jos 1:8, 3 Jn 2, Jn 5:39, Rom 12:2, Efe 4:22-24). Y para ello necesitamos dedicarle cada día tiempo.
Además necesitamos también dedicar tiempo a buscar la comunión con el Espíritu de Dios para ser guiados y enseñados por El en toda verdad (Jn 14:26, Jn 16:13).


Como vivir alli.
Mat 6:33: buscar el Reino de Dios y su justicia y todo nos será dado por añadidura.
El Reino de Dios es justicia, paz y gozo (Rom 14:17).
La Justicia: los principios, valores y normas de Dios.
La Paz: el resultado de la justicia, con Dios, consigo mismo y con los demás.
El gozo: el resultado interno de lo anterior.
El Reino de Dios hay que buscarlo y arrebatarlo (Mat 11;12).
Si sigo haciendo lo mismo, voy a cosechar lo mismo. Dios es un Dios que cambia los tiempos y da nuevas oportunidades, y El quiere provocar en nuestra vida un cambio (Prov 4:18) para mejorar, para aumentar, para tener más abundancia de vida, pero ese cambio depende de que nosotros también cambiemos lo que hemos venido haciendo, que obviamente, no ha provocado ese cambio, esa mejora, ese aumento que Dios quiere provocar.



























18 Ene 2012
Referencia: Propósito