Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Preparándonos para prosperar.



PREPARÁNDONOS PARA PROSPERAR (1).
INTRODUCCIÓN.



GEN 1:26.28: CREADOS A IMAGEN DE DIOS.
Dios es un Dios de abundancia, multiplicación, desarrollo, incremento, progreso
El ser humano es hecho a imagen y semejanza de Dios, y la prueba de ello son los avances constantes en la educación, el desarrollo tecnológico, el conocimiento científico, la información, abundancia de cosas, etc.
Pero sin Dios esos avances de poco aprovechan en cuanto a la calidad de vida integral de los seres humanos (Prov 16:25, Rom 1:28). Pueden provocar mejorar en algunos aspectos, pero no en la calidad humana. Prueba de ello es el desarrollo de la tecnología y el conocimiento actual, pero también el desarrollo del deterioro de la calidad humana existente hoy en el planeta.
No es malo desear lo mejor, superarnos; es bíblico (Prov 4:18, Jer 19.11). Es parte de la imagen de Dios puesto que el es un Dios de incremento, de desarrollo, de perfeccionamiento.
Lo malo es quererlo por envidia, codicia, egoísmo, mala ambición, etc., y que ello implique demeritar y/o negar la Palabra de Dios por incredulidad, temor y/o ignorancia; incapacidad para manejar adecuadamente los pecados; la falta de deseos de superación, negligencia, falta de preparación y/o sabiduría, etc.
Nosotros, los creyentes estamos determinados por Dios para:
• Prov 4:18: que nuestra vida vaya en aumento.
• Jer 29.11: vivir bajo planes de bien, para darnos un futuro y una esperanza.
• 3 Jn 2 ser prosperados en todo
• Deut 8:18: El nos da la habilidad de hacer las riquezas.
• Prov 13:22: la riqueza del pecador está guardada para el justo.
• Gal 3:13-14: vivir bajo la bendición de la ley y la promesa de bendición de Abraham.
• Jn 10:10: El vino para que tuviéramos vida y vida en abundancia.
Pero necesitamos prepararnos para esa prosperidad (no es automática a la vida cristiana).
Necesitamos preparar nuestro corazón (Rom 12:2, 3 Jn 2) para no amoldarnos a los pensamientos del mundo, sino cambiar nuestra manera de pensar para que cambie nuestra manera de vivir (Deut 8:1-20).
La salvación y todo el desarrollo de nuestra vida cristiana es por gracia, pero las bendiciones no vienen solo así, hay que ganarlas:
• Prov 10:4: implica trabajo diligente.
• Mat 11:12: las bendiciones del reino requieren esfuerzo, guerra, valentía, energía.
• Jos 1:6-9: Dios nos manda a esforzarnos y ser valientes.
• 2 Tim 2:1-6: la gracia también implica esforzarnos como soldados, atletas, labradores.



DEFINICIÓN DE PROSPERIDAD.
Dos formas de conceptualizar la prosperidad.
Como el mundo: bienestar material, buena marcha de los negocios, que se desenvuelve favorablemente, mejora de situación económica, etc. (Dicc. Larousse).
Al estilo de Dios.
El Señor desea mucho prosperar a sus hijos (3 Jn 2, 2 Cor 8:9, Sal 34.10 LBAD, Sal 37:9 LBAD).
La prosperidad que el Señor nos quiere dar no abarca solo lo económico sino todas las áreas de nuestra vida (3 Jn 2, Jer 29.11, Prov 4.18).
Dios no solo quiere prosperarnos. El ya lo hizo todo para que ello fuera posible (Gal 3.13-14, Efe 1:3).



EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA PROSPERIDAD DE DIOS.
Abarca el ser completo del ser humano (3 Jn 2, 1 Tes 5:23: espíritu, alma y cuerpo).



PALABRAS HEBREAS QUE SE TRADUCEN COMO PROSPERIDAD.
TSALÉAKJ: empujar hacia delante, ir hacia delante, éxito, lograr, lo bueno, ser bueno, servir, prosperar (Sal 1:3, Sal 37:7, Sal 118:25, Prov 28.13, Jos 1:8).
TOB: bueno, cosa buena, bien, bienes, abundancia, agradable, alegre, beneficio, bienestar, bondad, éxito, gozar, hermoso, mejor, prosperidad (Deut 10.13, Ezeq 9:12, Job 21:13)
SHELÉV, SHELEVÁ, SHALVA: seguridad, abundancia, descanso, paz, tranquilo, pacífico, quieto, reposado, sosiego, solazar, prospero, prosperidad (Job 16:12, Job 30.6).
YESHÚA: liberación, auxilio, victoria, triunfo, prosperidad (Job 30.15).
KOSHAURÁ: libertad, prosperidad (Sal 68:6).
SAKÁL: ser circunspecto, inteligente, alcanzar, comprender, próspero, conducir, considerar, cuerdo, dichoso, diestro, entendido, éxito, inteligencia, prudente, sabio (Prov 17:8, Jer 20.11).
SHALOM: tranquilo, seguro, bien, feliz, amistoso, bienestar, salud, prosperidad, paz, bueno, completo, dichoso, pacífico, propicio, exitoso, victorioso (Job 15:21. Sal 73:3).
YATÁB: hacer bien, sano, hermoso, feliz, exitoso, correcto, acepto, agradar, alegrar, bien, bueno, colmar, contento, gozoso, gracia, mejorar, placer, prosperidad (Jue 17:13).
ASHÁR: acumular, enriquecerse, enriquecer, prosperar (Job 15:29).
DASHÉN: ser gordo, ungir, satisfacer, aceptar, confortar, prosperar, recoger (Prov 28:25).


PALABRA GRIEGA QUE SE TRADUCE COMO PROSPERIDAD.
EUODÓO: ayudar en el camino, lograr alcanzar, triunfar en algo, prosperar, próspero, viaje (Rom 1.10, 3 Jn 2).


DEFINICIÓN BIBLICA.
La habilitación de parte de Dios con todas las bendiciones necesarias para cumplir Su propósito y sueño para nuestras vidas (Gen 1:28)
Un estado de ánimo, un ambiente que manifiesta las características de seguridad, confianza, credibilidad, justicia, identidad, esperanza, equidad, libertad, etc. Que determina el bienestar individual, social, moral y económico de las personas y nos permite llegar a ser todo lo que Dios nos diseñó para ser.



INTEGRALIDAD DE LA PROSPERIDAD DE DIOS (3 JN 2).
Dios desea que seamos prosperados en todas las cosas y tengamos salud  todas las cosas son todas las cosas. No es exclusiva de lo económico.
o Relación con Dios.
o Matrimonio y familia.
o Fruto del Espíritu, servicio, dones.
o Habilidades y capacidades, carácter
o Trabajo, negocios.
No podemos esperar prosperidad económica sin prosperar en todo lo demás.
Así como prospera nuestra alma es la condición (la prosperidad no es automática a la salvación o a ser parte de una iglesia).



REDUCCIONISMO DEL CONCEPTO.
Limitar el concepto a lo económico además de antibíblico es limitar y “mundanalizar” el concepto de la prosperidad, rebajándolo a alguna, algunas o todas estas situaciones:
Uno. Poner en primer lugar lo último: el dinero (es lo mismo que hace el mundo).
Dos. Espiritualizar” la búsqueda del dinero, para cumplir, en última instancia, las demandas de nuestra mente no renovada, que busca satisfacer sus necesidades de:
• Tener más para adquirir seguridad, comodidad, autocomplacencia, placer, (egoísmo).
• Tener más para adquirir más, que no necesita realmente (egoísmo).
• Tener más para competir con otros (envidia),
• Tener más para ser rico para consigo mismo y no para con Dios (codicia).
• Tener más para acumular, atesorar, guardar, etc., (avaricia).
• “Encubrir” esas intenciones sembrando un poco más (pero no mucho más).
La prosperidad bíblica incluye el concepto de la prosperidad económica, pero no como un concepto aislado o independiente de todo el resto del ser humano (espíritu, alma y cuerpo; matrimonio, familia, trabajo, servicio, etc.).
La prosperidad económica sin el complemento en las demás áreas de la vida es un espejismo engañoso: la vida del ser humano no consiste en la cantidad o abundancia de los bienes que posee (Luc 12.15).
En última instancia, es el intento del diablo de que nos concentremos solo en un aspecto de la vida cristiana, que no opera por sí solo, para, a la larga, causarnos frustración, decepción, desánimo (robar, matar, destruír, Jn 10:10).




PREPARÁNDONOS PARA PROSPERAR (2).
LA NECESIDAD DE RENOVAR NUESTRA MENTE.



GEN 1:26.28: CREADOS A IMAGEN DE DIOS.
Dios es un Dios de abundancia, multiplicación, desarrollo, incremento, progreso
Nosotros, los seres humanos fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios.
Dios nos creo para fructificar, multiplicar, llenar: la abundancia, la bendición, la multiplicación, la prosperidad.
También nos creó para sojuzgar y señorear, es decir, superar los obstáculos, los problemas, las limitaciones, y administrar sabiamente esa abundancia.
Necesitamos cambiar nuestra manera “religiosa” de pensar (Rom 12.2, Prov 23:7).
Romper con maldiciones, ataduras y cadenas de limitación, escasez, incapacidad, ignorancia, temor, incredulidad, mentalidad de pobreza.
Abrir nuestros corazones a la verdad de Dios: El desea que prosperemos en todo, nos dio la habilidad de hacer las riquezas en todo, se hizo pobre para que tuviéramos abundancia en todo y quiere que seamos enriquecidos en todo para que estemos preparado para toda liberalidad (dar).
¿Cómo?: ensanchando nuestro corazón.
Uno. 2 Cor 6:12: no estamos estrechos en Dios sino en nuestro corazón.
Dos Isa 54:2: ensanchar (agrandar, ampliar) el sitio o el espacio de nuestra tienda (posición, sitio, lugar, punto, localidad, condición, puesto), no siendo escasos (no le pongamos límites, sin temor, sin demora, no escatimar, no detenernos, no cohibirnos, no escatimar, no ser apocados).
Tres. Hab 2.2-4: escribir la visión de lo que Dios quiere para nosotros (prosperidad) en todo y correr con ella, lo que implica trabajar arduo, duro y diligentemente; aunque tardaré se cumplirá (persistencia, paciencia).
Cuatro. Rom 10:17: oír, y oír, y oír, y oír, y oír, ……… la Palabra de Dios.



DEL POTENCIAL A LA REALIDAD.
El ser humano fue hecho a imagen y semejanza de Dios, como una semilla de Dios.
Ello implica que dentro de nosotros está una parte del potencial de Dios, entre otras cosas, para la abundancia, multiplicación, desarrollo, incremento, progreso, prosperidad en todo:
o Relación con Dios.
o Relación con los demás: matrimonio, familia, compañeros.
o Trabajo.
o Carácter, santidad, fruto del Espíritu.
o Servicio, dones, ministerio.
o Finanzas, negocios.
o Todo lo que emprendamos (Sal 3.3).
o Tranquilidad, seguridad, éxito, corrección.
Pero el potencial hay que desarrollarlo. No se desarrolla solo. Requiere de condiciones específicas para que se convierta en realidad. Necesitamos prepararnos para esa prosperidad:
Primero. En cuanto a nuestro corazón (Rom 12:2, 3 Jn 2) no amoldarnos a los pensamientos del mundo, sino cambiar nuestra manera de pensar para que cambie nuestra manera de vivir.
Segundo. En cuanto a que no es gratis, hay que ganársela (2 Tim 2:1-6) esforzándonos en la gracia que es en Cristo Jesús, de manera similar que lo hacen el soldado, el atleta y el labrador en sus respectivas tareas.



LOS TRES NIVELES DE LA BENDICIÓN DE DIOS.
La importancia de conocer estos niveles:
• Ose 4:6: el pueblo perece (falla, desfallece, se desanima) por falta de conocimiento.
• Mar 12:24: erramos porque ignoramos las Escrituras.
Tradicionalmente se nos ha enseñado a pedir y esperar en Dios.
• Pedir: todo es por gracia y fe (forzando ambas más allá de la Palabra).
• Esperar en Dios: actitud de pasividad, asignándole a Dios toda la responsabilidad.
Pero ello no es así. La Palabra nos enseña tres niveles de bendición de Dios.
 Bendición común o general.
 Bendición especial.
 Bendición plena.



BENDICIÓN COMÚN O GENERAL (MAT 5:45).
• Dios hace salir el sol y llover sobre malos y buenos.
• Aire, sol, lluvia, vida natural, cuerpo, facultades físicas y mentales, amor de Dios.
• No tenemos que hacer nada para recibirlas: vienen incluídas en el “paquete” de la vida.



BENDICIÓN ESPECIAL.
Solo para creyentes, para los que han recibido a Cristo como Señor y Salvador.
o Salvación, perdón de pecados y nuevo nacimiento.
o Espíritu Santo.
o Adopción (miembro de la familia de Dios)  necesidades básicas cubiertas.
o Aceptación.
o Entendimiento básico de la Palabra.
o Eternidad en el cielo.
o El potencial de las semillas para pasar al siguiente nivel de bendición.



BENDICIÓN PLENA:
o Vida abundante (Jn 10.10).
o La buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Rom 12:2).
o La prosperidad de Dios (3 Jn 2).
o Las añadiduras (Mat 6:33).
¿Cómo?
Uno. Mat 7:7-8: pedir y recibir, buscar y hallar, tocar y abrir; las tres juntas, no una sola de ellas.
Dos. 3 Jn 2: prosperar y tener salud (el deseo de Dios –Prov 4.18, Jer 29.11--). Para que se realice necesitamos prosperar nuestra alma (Sal 1.1-3).
Tercero. 1 Cor 10:13 : Dios cuando viene la tentación nos da la salida (nos la muestra), pero tenemos que tomarla.
Cuatro. Mat 6:33: cuando nos concentramos en buscar el Reino de Dios y su justicia y nos vendrán las añadiduras.
Quinto. Mar 11:12: el Reino de los cielos (prosperidad, entre otras cosas) solo los valientes (esforzados, enérgicos, perseverantes, guerreros, batalladores) lo arrebatan (lucha, batalla).



PREPARÁNDONOS PARA PROSPERAR (3).
¿CÓMO PROSPERAR?



CONDICIONES BÍBLICAS.

Gen 39.2-3, Sal 68:6 TENER EN CLARO QUE EN ÚLTIMA INSTANCIA ES DIOS QUIEN NOS PROSPERA Y DE EL ES DE QUIEN VIENE NUESTRA PROSPERIDAD.
No depende del que quiere ni del que corre sino de quién Dios tiene misericordia (Rom 9.16).
Es por gracia de El aún cuando medien condiciones o pre-requisitos que nosotros necesitemos cumplir.

Isa 54.2: ENSANCHAR NUESTRO CORAZÓN.
Romper toda atadura, limitación, forma de pensamiento, argumento o pensamiento de pobreza, escasez, limitación, apocado, estrechez, etc.,
No estamos estrechos o limitados en Dios sino en nuestro propio corazón (2 Cor 6:12).

Mat 6:33: BUSCAR EL REINO de Dios (señorío) y Su justicia (relaciones).
Mat 22:36-40: amar a Dios con todo nuestro ser y amar al prójimo igual.
Deut 10.13, Deut 28.1-14, Gen 12:1-3, Jos 1:8: la obediencia a Dios y a Su Palabra poniéndola en práctica (Rom 12:2, 3 Jn 2, Sal 1:1-3).
Prov 28.13: no encubrir nuestros pecados, sino confesarlos.

TENER COMUNIÓN CON EL.
2 Cro 26:5: buscar al Señor de corazón.
Prov 8:17-22 (LBDA): “Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan. Las riquezas y la honra están conmigo; riquezas duraderas, y justicia. Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; y mi rédito mejor que la plata escogida. Por vereda de justicia guiaré, por en medio de sendas de juicio, para hacer que los que me aman tengan su heredad, y que yo llene sus tesoros.”
La comunión con Dios (origen y causante de nuestra prosperidad).

FE EN DIOS.
Prov 28.25: “El altivo de ánimo suscita contiendas; mas el que confía en Jehová prosperará.” Confianza (fe) en Jehová: por El mismo, no solo porque nos pueda prosperar o dar lo que le pedimos. Confianza en El aun cuando no nos de lo que le pedimos (Mar 11:22).
2 Cro 20:20: creer en Jehová y en Sus profetas.
Heb 11:6 el que se acerca a Dios es necesario que crea que le hay (que El es Dios en plenitud, total, completo, que todo lo abarca) y le obedezcamos de corazón (no por conveniencia). El es galardonador de los que le buscan en esa actitud.

HONRAR PADRE Y MADRE (naturales y espirituales, Efe 6:2-3, Gal 6:6-10.
Prov 28:24: “El que roba a su padre o a su madre (entre ello, el honrarles), y dice que no es maldad, compañero es del hombre destruidor.”
Mar 7:9-13: “Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.”

Gal 6:7, Luc 6:37-38  UN ESTILO DE VIDA DADOR (Sal 61.10b).
El rico insensato (Luc 12:13-21) y el rico y Lázaro (Luc 16:19-31).
Mat 25-14-30 (la parábola de los talentos) curiosamente está previo a Mat 25:31-46 (el juicio de las naciones)
Campos de siembra establecidos por Dios para ayudarnos a desarrollar un estilo de vida dador:
o Diezmos: Mal 3:10-12.
o Ofrendas: Gal 6:7, Luc 6:37.
o Padres: Mat 23:23, Luc 11:42.
o Familia: 1 Tim 5:8.
o Pobres: Prov 14:31.
o Otros: 2 Cor 8:13-15, 2 Cor 9:6-15.
o Impuestos: Mat 22:21, Mar 12:17, Luc 20:25.


TRABAJO DILIGENTE (Prov 10:4).
Prov 21:5: los pensamientos del diligente tienden a la abundancia.
Prov 27:23-24: diligencia en el cuidado de lo que ya tenemos y sabiduría en su uso  fieles en lo poco, sobre lo mucho.
Jos 1:8: diligencia en la Palabra (Sal 1.1-3, 3 Jn 2).
Esforzados y valientes en hablar, conocer y hacer la Palabra, renovando con ella nuestro entendimiento (Rom 12.2; la parábola del sembrador Mat 13.1-9, Mat 13:18-23).
2 Tim 2:1: esforzarnos en la gracia, diligencia (Mat 7:7, Luc 11:9) para pedir, buscar, tocar y recibir, hallar y abrir.

Prov 13:22, Gal 4.1-2: que estemos listos para ser BUENOS ADMINISTRADORES (1 Ped 4.10).

Mat 7:1: NO JUZGAR A OTROS.
No seremos juzgados, no seremos culpables de lo mismo que juzgamos.

Gen 12:3: NO MALDECIR PARA NO SER MALDECIDOS.



RESUMEN.
No implica que tengamos que ser perfecto pero si implica que tengamos un corazón que quiere agradarle a Dios de todo corazón, en todo tiempo, en todo lugar, en toda circunstancia, en todas las cosas de nuestra vida (Mat 22:36-40).
Cuando Dios nos prospera necesitamos ser cuidadosos con nuestras actitudes (principalmente en lo económico) (Mat 6:24 LBAD, Rom 12:1-2, Jn 15:7-8, 16).
El proceso para alcanzar la prosperidad de Dios para nosotros implica, entre otras cosas, lo siguiente:
Primero. Comunión con Dios y con Su Palabra.
Segundo. En esa comunión El nos provee de sabiduría, inteligencia, ciencia, consejo, y buen juicio, transformándonos cada vez más al carácter de Cristo.
Tercero. Esas cualidades que El imparte en nosotros nos proveen ideas creativas que nos llevan a la diligencia para poseer nuestra herencia en El, y que implica llenar nuestros “tesoros”.
Cuarto. Somos liberados de la continua tensión y stress porque su “bendición no añade tristeza” (Prov 10:22).




PREPARÁNDONOS PARA PROSPERAR (4).
LISTADO DE PALABRAS HEBREAS QUE SE TRADUCEN PROSPERIDAD Y SUS SIGNIFICADOS COMPLETOS (Strong).


Gen 24.40, Gen 39:2, Jos 1:8, Jue 18:5, 2 Cro 13:12, Neh 2.20, Sal 1:3, Sal 37:7, Sal 118:25, Prov 28.13, Isa 54.17, Jer 2.37, Jer 5:28, Jer 22.30, Dan 8:24, Dan 8:25, Esd 5:8: צָלֵחַ TSALÉAKJ; raíz prim.; empujar hacia adelante, en varios sentidos (lit. o fig., trans. o intr.):-acometer, bueno, éxito, lograr, pasar, prosperar, próspero, ser bueno, servir, venir.

Deut 10.13, Ezeq 9:12, Job 21:13, טוֹב TOB; bueno (como adj.) en sentido más amplio; usado igualmente como sustantivo, tanto en masc. como en fem., sing. y plur. (bueno, cosa buena, bien, hombre bueno, mujer buena; el bien, cosas buenas, bienes, hombres o mujeres buenas), también como adv. (bien):-abundancia, acepto, acertado, agradable, agradar, alegrar, alegre, alegría, amigablemente, benéfica, beneficio, benevolencia, benigno, bien, bienestar, bondad, bueno, contento, cosa, dichoso, éxito, favor, feliz, fértil, fino, gozar, gozoso, gusto, hermoso, humanamente, mejor, misericordioso, parecer, placer, prosperidad, rebosar, suave, tesoro.

Job 15:21. Sal 73:3: שָׁלֹם SHALÓM; seguro, i.e. (fig.) bien, feliz, amistoso; también (abst.) bienestar, i.e. salud, prosperidad, paz:-amigo, bien, bueno, completo, dichoso, pacíficamente, pacífico, pasto delicado, paz, propicio, prosperidad, salvo, victorioso.

Job 16:12: שְׁלֵוָה SHELEVÁ; tranquilo; (en un sentido malo) descuidado; abst. seguridad:-pacífico, prosperidad, próspero, quieto, reposado, solazar, sosiego.

Job 30.15: יְשׁוּעָה YESHÚA; algo salvo, i.e. (abst.) liberación; de aquí, auxilio, victoria, prosperidad:-liberación, prosperidad, salvación, salvador, salvar, triunfo, victoria.

Sal 30.6: שֶׁלֶו SHÉLEV; seguridad:-prosperidad.

Sal 68:6 : כּוֹשָׁרָה KOSHAURÁ; prosperidad; en plur. libertad:-cautivos.

Prov 1:32: שַׁלְוָה SHALVÁ; seguridad (genuina o falsa):-abundancia, descanso, paz, prosperidad.

Prov 17:8, Jer 20.11: שָׂכַל SAKÁL; raíz prim.; ser (caus. hacer o actuar) circunspecto y de aquí, inteligente:-adrede, advertir, alcanzar, comprender, conducir, considerar, cuerdo, dar, dichoso, diestro, enseñar, entender, entendido, entendimiento, éxito, hacer, inteligencia, parar, pensar, portar, prosperar, prosperidad, prudente, prudentemente, sabiduría, sabio.

Jue 17:13: יָטַב YATÁB; raíz prim.; hacer (caus.) bien, lit. (sano, hermoso) o fig. (feliz, exitoso, correcto):-acepto, adornar, agradar, alegrar, alistar, bien, bueno, colmar, constituir, contento, dar, diligencia, enmendar, enteramente, gozoso, gracia, hallar, ir, mayor, mejor, mejorar, parecer, placer, prosperar, reducir.

Job 15:29: עָשַׁר ASHÁR; raíz prim.; prop. acumular; principalmente (espec.) (caus. hacer) enriquecerse:-enriquecer, -se, prosperar.

Prov 28:25: דָּשֵׁן DASHÉN; raíz prim.; ser gordo; trans. engordar (o considerar como gordo); espec. ungir; fig. satisfacer; remover cenizas (grasa de sacrificios):-aceptar, ceniza, confortar, engordar, engrasar, prosperar, recoger, ungir.



09 Jun 2008