Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Módulo 205. El Reino de Dios.



LA REALIDAD PRESENTE DEL REINO.



Rom 14:17: no es comida ni bebida sino justicia, paz (relaciones) y gozo (ser interior) en el Espíritu Santo.

Col 1:13: nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al Reino de su Amado Hijo.

El Reino existe en este mismo momento, aquí y ahora, no en un tiempo lejano y en un lugar lejano llamado el cielo.

Aunque invisible, no obstante es real y poderoso; es tan real que cuando Jesús venga a la tierra por segunda vez lo invisible llegará a ser visible.

Mat 6:33: nos habla de la necesidad de que entremos en él y lo traigamos a manifestarse en el mundo visible, por medio de nuestro estilo de vida caracterizado por la aplicación de sus principios a las situaciones reales de la vida, que podemos adoptar ahora mismo.

Mat 6:10: Jesús nos exhorta a orar para traer la manifestación del reino invisible al mundo visible.

Rom 8:19-22 reconoce, de hecho, la necesidad y el anhelo de la creación entera para la manifestación de ese reino a través del estilo de vida de nosotros, los creyentes.

Apo 1:5-6, 1 Ped 2:9: Dios nos hizo reyes y sacerdotes. No significa que ejercemos un reinado presente desde un aspecto político sino espiritual. Reinamos en justicia (vivimos bajos los principios de la justicia de Dios). Somos soldados (2 Tim 2:3), luchamos por establecer el Reino (1 Tim 6:12), estamos en guerra (1 Tim 1:18), tenemos armas (2 Cor 10:4); se entiende que todo esto es un asunto espiritual. Efe 1:20 y 2:6: Dios sentó a Cristo a su diestra en lugares celestiales y nos hizo sentar juntamente con El. Es evidente que estamos reinando con Cristo. Como reyes y sacerdotes hemos recibido autoridad espiritual.

Somos llamados a proclamar el mensaje del Reino, tenemos el poder del Reino para bendecir a la humanidad, y somos sus representantes y embajadores (2 Cor 5:18- 21).

El Reino de Dios ha llegado, pero en vez de destruir la soberanía humana, ataca directamente la soberanía de Satanás. El Reino de Dios está aquí como realidad espiritual. En vez de traer cambios en el ámbito natural y el orden político de las cosas, de acuerdo a Heb 11:3 (lo natural procede de lo espiritual), trae cambios en el ámbito espiritual y en la vida de hombres y mujeres, librándolos del poder de Satanás y del pecado, para posteriormente, manifestarse en el ámbito natural: traer todas las cosas naturales bajo el Señorío de Cristo (Efe 1:9-10). Cuando ello esté listo, el Reino de Dios como plenitud en la realidad terrenal vendrá en la forma profetizada por Daniel. Toda soberanía humana (Prov 16:25) será reemplazada por la soberanía de Dios.

Mat 6:33: busquen el Reino, entiendan como funciona y, como el día sigue a la noche, les seguirán los buenos resultados en la tierra.

Apo 20:4: En la segunda venida de Cristo, Dios inaugurará la plenitud del Reino visible de su Hijo en la tierra junto con los que reinarán con El.

Mat 3:3: Su Palabra para nosotros, la iglesia, desde el tiempo de su primera venida, hasta el tiempo de su segunda venida es: preparad el camino.



El aspecto actual del Reino.

Es evidentemente un reino de carácter y contenido prioritariamente espiritual (Jn 18:36). Es algo que se posee ahora (Mat 5:3, 10). Se busca (Mat 6:33). Se recibe (Luc 18.17).

Pero que sea espiritual no implica que no tenga o deba tener consecuencias visibles en el mundo natural (Prov 11:10-11, Sal 33:12), ni tampoco que la esperanza de Israel de un reino terrenal y político, se haya eliminado.

Después de la resurrección los apóstoles preguntaron a Cristo: "Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?". Su respuesta no fue un no, que hubiera negado las posibilidades de ese tipo de reino. Lo que les respondió fue que no les correspondía a ellos "saber los tiempos y las sazones" (Hch 1:6-7).



Importancia y actualidad del Reino.

Jesús pasó 40 días después de Su resurrección hablándoles a sus discípulos del Reino de Dios (Hch 1:3). Gobierno, autoridad y orden de Dios. Cultura de Dios.

Toda autoridad le fue dada en el cielo y en la tierra a Jesús (Mat 28:18): "Por tanto, id y predicad el Evangelio (del Reino)". No podía haber dado la comisión antes de la resurrección. Antes ' "venga tu Reino": no podía darnos lo que estaba reservado a los hijos de Israel. Ahora ' "el Reino está entre vosotros": todas las naciones.

La Gran Comisión es un nivel superior de las comisiones anteriores de Dios a los suyos:
Gen 1:26-28: dominar, administración de la tierra.
Gen 9:2: reiteración del mandato a Noé y a su descendencia.
Mat 28:18-20: la tierra espera la liberación de los hijos de Dios (Rom 8:19-21).
Implicaciones de todas las comisiones, incluida la Gran Comisión: desarrollar la Verdad de Dios en medio de la ciencia, la tecnología, las humanidades, la economía, la educación, la política, el arte, el deporte, la cultura, etc., y desarrollar los líderes con carácter y principios bíblicos para liderar en esas áreas.



El mundo hoy: lucha de reinos.

Cuando Dios creó los cielos y la tierra (el diablo todavía no se había rebelado), el Reino de Dios era pleno y perfecto sobre toda la creación.

Cuando Luzbel se rebeló contra Dios, convirtiéndose en el diablo, aún cuando la plenitud del Reino persistió, la perfección de él sobre los ángeles caídos (una parte del mundo espiritual) y la tierra (a donde cayó el diablo) se perdió.

En medio de ese conflicto, Dios crea al hombre (y a la mujer, Gen 1:26-28) para tomar autoridad sobre la tierra, y obviamente, poner en orden al diablo, pero el hombre falla en tal propósito en la caída (Gen 3, en lugar de enseñorearse sobre el diablo, permite que el diablo se enseñoree de él).

En el interim, buscando obediencia bien dispuesta, Él dio su Ley a una nación y designó reyes para que administraran su Reino sobre dicha nación (1 Cro 28:5). Israel, sin embargo, aunque declarando todavía una adhesión nominal, se unió a la rebelión general (Isa 1:2-4), y, después de que hubieran rechazado al Hijo de Dios (Jn 1:11; Mat 21:33-43), fueron "excluidos" (Rom 11:15, 20, 25).

Dios envía a Jesús para rescatar todo lo que se había perdido (Luc 19:10) y crear una nueva clase de humanidad (la Iglesia) que cumpliera el mandato original dado a Adán y a Eva (enseñorearse sobre la tierra y sobre las fuerzas demoníacas).

Desde entonces Dios llama a las personas en todos los lugares, sin distinción de raza ni de nacionalidad, para que se sometan voluntariamente a su gobierno, y lo expandan a otros y a su entorno (Mar 1:14-15, Mat 28:18-20).

De tal manera que hoy, lo que existe en el mundo es una guerra entre el reino de Dios vrs el reino del diablo (enmascarado como el reino del humanismo). Humanismo: el ser humano parte de él mismo, sin ninguna referencia externa a la que él mismo pueda descubrir y sin ninguna norma aparte de él mismo (Rom 1:18-31). El ser humano es la medida de todas las cosas. Manifiestos humanistas I, II y III (1933, 1973, 2000): niegan la "existencia de un Dios sobrenatural que escucha y contesta la oración". Prov 16:25: "caminos que al hombre le parecen derechos en su propia opinión", pero su fin es muerte. Mundo actual: caos, tinieblas, desorden, confusión, crisis.

31 Ene 2012