Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Módulo 203. Espíritu de la religión.



ANEXO: LOS FRUTOS DE LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU DE LA RELIGIÓN
QUE JESUS VIO EN LOS FARISEOS EN SU TIEMPO.



Justicia externa vrs. justicia interna.
Mat 3:7-9. Tienen apariencia de piedad pero no tienen frutos de arrepentimiento (Mat 21:43).
Mat 5.20. Justicia externa; aparentan justicia externamente pero por dentro están llenos de injusticia (Mat 23:25-28) (Luc 11:39)
Mat 9:13. Conocen de sacrificios religiosos (externos) pero no de misericordia (interna).
Mat 23:23. Son legalistas en el cumplimiento de sus normas pero dejan de lado lo más importante de la Palabra: la justicia, la misericordia y la fe (Luc 11:42)


Corazón no regenerado.
Mat 15:15-20. Están contaminados en su corazón, no pueden hacer lo bueno (aunque lo hablen).
Mat 12:34. Hablan lo bueno siendo malos (la maldad anida en su corazón, encubierta por apariencias de piedad).
Mat 12:41. Dificultad para arrepentirse; no reconocen que están equivocados y/o mal; auto-justificación (Mat 21:32).
Mat 16:4. Su corazón es malo, no regenerado.
Mat 19:8. Dureza de corazón (Mar 10:5)


Falsa honra a Dios.
Mat 15:8. Honran a Dios de labios pero su corazón está lejos de El (Mar 7:6-7)
Mat 16:4. Son adúlteros espirituales, tienen otros “dioses”, otras prioridades antes que Dios.


Legalismo.
Mat 3:7-9. Creen que su salvación es por tradiciones y/o afiliación y/o herencia (Jn 8:39)
Mat 12:2-8. Legalismo, apegados a sus normas más que a la misericordia; más dedicación a las normas y los ritos que a las personas; fáciles para condenar a los que no cumplen con sus normas, aunque delante de Dios esas personas sean inocentes (Luc 6:2-5).
Mat 15:1-6. Defensores de las tradiciones más que de la Palabra. Invalidan la Palabra con sus tradiciones (Mar 2:25-28) (Mar 7:9, 13).
Mat 15:9. Enseñan mandamientos de hombre como doctrinas de Dios (Mar 7:1-5, 7).


Orgullo espiritual.
Mat 9:11-12, Mar 2:16-17. Enfatizan en la "contaminación". Se sienten tan espirituales que no se mezclan con los pecadores, manifiestan una especie de menosprecio para lo que no son como ellos (Luc 7:49), se sienten superiores a los demás (Luc 15:2, Jn 9:34)) y se olvidan de donde los sacó el Señor, solo quieren a Dios para sí mismos, no para los demás (Luc 5:30-32)
Mat 9:13. Solo quieren misericordia, gracia, favor y bendiciones de Dios para ellos no para los demás.


Intolerancia.
Mat 9:34, Mat 12:24. Todo lo que no es como ellos lo señalaban de satánico, satanizan todo lo se aparta de sus normas; caen fácilmente en asignar como obra del diablo lo que es obra del poder de Dios blasfemando contra el Espíritu Santo (Mat 12:31-32)(Luc 7:33)(Jn 8:48)(Jn 8:52-53).
Mat 12:14. Intolerancia y violencia religiosa; buscan destruir a los que no son como ellos (Mat 23:34-37)(Luc 11:49)(Luc 19:47)(Jn 8:37)(Jn 8:59).
Mat 16:1. Tratan de probar y tentar a los verdaderos siervos de Dios para que caigan en sus trampas y destruirlos (Mat 19:3, 22:15, 22:34-35)(Mar 3:6, 8:11, 10:2, 12:13)(Luc 6:7)(Jn 8:6)
Mat 21:15. Se indignan cuando Dios obra a través de otros (odres nuevos) que no son ellos o como ellos. Reclaman la exclusividad espiritual para ellos (Luc 5:21)
Mat 21:23-24. Cuestionan con malicia la autoridad de otros siervos de Dios.


Incredulidad.
Mat 12:38-39. Buscadores de señales para creer. No creen solo por la Palabra (ver para creer, y aún viendo, si no se ajusta a sus parámetros, aunque sea de Dios, no creen).
Mat 21:32. Incrédulos, faltos de arrepentimiento (Jn 8:45-46).


Falta de verdadera sabiduría y entendimiento espiritual.
Mat 12:36. Hablan palabras ociosas, inútiles, sin fruto.
Mat 12:42. Falta de sabiduría y tampoco la buscan; prefieren la sabiduría humana que ostentan y de la cual se sienten satisfechos, orgullosos.
Mat 15:14. Cegados por sus tradiciones. No les resplandece la luz de la Palabra. Son sin entendimiento espiritual.
Mat 16:2-3. No pueden discernir las señales de los tiempos (odres viejos, opuestos al nuevo mover de Dios en cualquier tiempo). Enfocados en el pasado, no en el futuro.
Luc 11:52. Faltos de ciencia para sí mismos y para otros.


Codiciosos y avaros.
Mat 21:12-13. Codiciosos y avaros (Luc 16:14); contaminan el templo de Dios con "negociaciones" y/o "contrataciones" que son fruto de la codicia y la avaricia, como el diablo, lo que fue el principio de su caída (Luc 19:45-46)
Mat 21:14. Para encubrir su pecado, como pretexto, hacen largas oraciones.
Mat 21:16-22. Su corazón está más con lo material que con lo espiritual.


Falta de integridad.
Mat 21:28-31. Dicen que harán y no hacen. Prometen pero no cumplen (Mat 23:3).


Esclavizadores de sus seguidores.
Mat 23:4. Ponen mandamientos sobre los demás que ellos mismos no pueden cumplir (Luc 11:46).
Mat 23:13. Como ellos no pueden entrar en el reino de los Cielos pretenden cerrarlo también a los demás.
Mat 23:15. Esclavizan a sus seguidores.


Búsqueda de reconocimientos y alabanza.
Mat 23:5. Hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres (búsqueda de reconocimiento y alabanza para sí mismos) (Luc 11:43).
Mat 23:7. Amadores de los títulos y las posiciones (orgullo). Los buscan para sí, pero no permiten que otros los tengan.
Luc 14:7-11. Se enaltecen a sí mismos.
Jn 8:50. Buscan su propia gloria.


Falta de un corazón enseñable (Jn 9:34).
La mayor oposición al cambio. Los enemigos más virulentos de las reformas de Dios siempre han sido los sistemas religiosos, porque se ven confrontados con verdades restauradas que ponen en aprietos, y más aún, en peligro, el poder y el control que ejercen sobre una buena parte del Cuerpo de Cristo. Y dentro de estos sistemas religiosos, por lo general, la mayor oposición a los nuevos odres de Dios viene de los odres viejos que fueron nuevos más recientemente.


Otros frutos.
Murmuradores. Luc 5:30, 15:2.
Desechan los designios de Dios respecto a sí mismos, no obedeciéndole. Luc 7:30.
Juzgadores de los demás (Luc 7:39, Jn 8:50) según la carne (Jn 8:15)
Hipócritas. Mat 23:13-15, 23, 25, 27, 29, Luc 11;44, 12:1.
Burladores. Luc 16:14.
Maldecidores. Jn 7:49.
Acusados por su conciencia. Jn 8:9.
Son del diablo y los deseos de él quieren hacer (Jn 8:44, Jn 8:47).
Homicidas (Jn 8:44).
No permanecen en la verdad (Jn 8:44) porque no hay verdad en ellos.
Mentirosos (Jn 8:44, Jn 8:55).
Deshonradores de Jesús y de Dios (Jn 8:49).

04 Feb 2012