Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Idolatría del corazón.



Jer 17:9: el corazón del ser humano es engañoso, más que todas las cosas.
Podemos creer que amamos a Dios, que nuestro corazón está con El, sin que ello sea verdad en los hechos de nuestra vida.


Por ello, Dios no nos deja a merced del engaño, y nos marca alternativas claras:
O estamos con El, o estamos contra El (Mat 12:30, Luc 11:23).
O decidimos por la vida o decidimos por la muerte (Deut 30:19-20).
O decidimos por la bendición o decidimos por la maldición (Deut 30:19-20).
O seguimos caminos de verdad y vida (Jn 14:6), o seguimos caminos engañosos y de muerte (Prov 16:25).
O somos amigos de Dios o enemigos de Dios (Sant 4.4).


Ello implica que:
O adoramos a Dios con nuestra vida o estamos adorando al diablo.
O estamos sirviendo a Dios o estamos sirviendo al diablo.
O estamos construyendo el Reino de Dios o estamos construyendo el reino del diablo.


Fil 3:7.
Todo aquello que para mi era ganancia, ahora lo considero como pérdida por causa de Cristo.
En la vida hay cosas que son útiles (las usamos) y hay otras que son tesoros (las idolatramos):
las atesoramos, controlan nuestras decisiones, son esenciales para nosotros, más que guardarlas en algún lugar, están guardadas en nuestro corazón, todas esas cosas se convierten en IDOLOS.
Un ídolo es todo aquello que (Exo 20.2-5, Rom 1:21-23, Rom 1:25, Rom 1:28):
• Usurpe el primer lugar en nuestro corazón antes que dios.
• Controle nuestras decisiones más importantes en lugar de Dios.
• Determinen nuestras acciones en lugar de Dios.
• Pueden ser cosas y/o personas y/o situaciones.
• Les atribuímos poder para hacernos bien, felices o para hacer cosas a favor nuestro.
• Amemos más que a Dios.
• Les dediquemos atención y energías que deberíamos estar utilizando para Dios.
Pueden ser:
• Riquezas, reconocimiento, posición, estatus.
• Comodidad, seguridad, aceptación.
• Estudios, conocimientos, posición.
• Ministerio, líderes, cónyuge, hijos, trabajo.
• Etc.
Cosas que el diablo utiliza para desviar nuestros afectos, pensamientos, tiempo, servicio, fe, etc., (adoración) que deberían ser para Dios, hacia otras cosas que no son El (incluídas imágenes aunque sean que supuestamente lo representen). En última instancia, dirigen nuestros afectos que deberían ser para Dios, hacia el diablo (él busca la adoración que le corresponde a Dios)
• 1 Cor 10:19-22: lo sacrificado a los ídolos es igual a lo sacrificado a los demonios.
• Entonces, un ídolo equivale a un demonio (están detrás de cada ídolo).
• Manifiestan una violación de los mandamientos de Dios: un Dios celoso (Exo 20.2-5).
• No podemos esperar bendición de El mientras hayan ídolos en nuestro corazón (Mat 6:24).


Necesitamos:
Revisar nuestro corazón para ver que cosas, situaciones o personas son más importantes a la hora de tomar nuestras decisiones e invertir nuestro dinero y tiempo libre que dios.
Arrepentirnos y pedir perdón a Dios por ello.
Redefinir nuestras prioridades  darle a Dios, en espíritu y en verdad, el primer lugar en todas las áreas de nuestra vida  adoración (Jn 4:23).


17 Jun 2008
Referencia: Problemas.