Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Por la gracia de Dios.



POR LA GRACIA DE DIOS SOY LO QUE SOY (1 COR 15:10).


Antes de conocer a Cristo estábamos en una total bancarrota espiritual (Sal 3:10-12, Rom 3:10-12).
Después de recibir a Cristo, por nosotros mismos, seguimos en una total bancarrota espiritual.
La diferencia después de recibir a Cristo no la hacemos nosotros, ni es algo que dependa de nosotros; la diferencia es que la vida de Cristo se manifiesta a través de nosotros.
 El es la vid, nosotros los pámpanos (Jn 15:1-10), separados de El nada podemos hacer.
 Ya no vivimos nosotros, Cristo vive en nosotros (Gal 2:20).
 Cristo en nosotros, la esperanza de gloria (Col 1:27).
 Si estamos en Cristo somos nuevas criaturas (2 Cor 5:17) aún cuando nuestra alma necesite ser renovada, transformada.
 Dios preparo de antemano las buenas obras para que anduviéramos en ellas (Efe 2:10).
 El es el que pone el querer como el hacer (Fil 2:13) de tal manera que las buenas obras que hacemos no las hacemos por nosotros mismos sino porque El puso no solo el querer hacerlas sino el hacerlas realidad.
 No depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia (Rom 9:16).


Nuestro problema es que después de recibir a Cristo vemos ciertos cambios "positivos" en nuestro estilo de vida y comenzamos a sentirnos muy bien en cuanto a nosotros; entonces estamos listos para "costearnos" nuestra vida cristiana:
 "Costearnos" implica que aparece ya sea el legalismo o el egocentrismo de la carne o ambas, dando lugar a que crezca nuestra autoestima, y busquemos nuestra autorealización.
 La cultura cristiana llena de legalismo humano o de egocentrismo y aferrada a la ley más que a Cristo (o el hermano del hijo pródigo –meritocracia—o el hijo pródigo –exigencia--).
 Nuestras expectativas en cuanto a las bendiciones de Dios pasan a depender, no ya de la gracia de Dios sino de cuan bien parece que estamos viviendo la vida cristiana.
 Pensamos que podemos y tenemos que pagarle a Dios o que Dios nos tiene que bendecir ("pagarnos")
 Todo ello implica que aunque fuimos salvos por la gracia estamos viviendo nuestra vida cristiana y nuestra relación con el Señor por las obras.
 Uno de los secretos mejor guardados hoy entre los cristianos es que Jesús lo pagó todo, absolutamente todo.
 El no solo compro nuestro perdón en cuanto a los pecados y también nuestra entrada al cielo, sino que además, sin excepción alguna, compró toda bendición y toda respuesta positiva a nuestras oraciones:
 Consumado es (Jn 19:30).
 Por sus llagas fuimos curados (Isa 53:4-5).
 Se hizo pobre para que fuésemos enriquecidos (2 Cor 8:9).
 El castigo de nuestra paz fu sobre El (Isa 53:5).
 Nos hizo co-herederos con El (Rom 8:17).
 Bendecidos con toda bendición espiritual (Efe 1:3).
 El verdadero meollo del asunto es que no creemos realmente que seguimos todavía en bancarrota y entonces la vida cristiana es vista como una combinación de buenas obras personales y de la gracia de Dios.


1 Corintios 15:9-11: Indigno y sin embargo, amado incondicionalmente.
 Dios hace lo que hace por su gracia
 Pablo, igual que cada uno de nosotros, como perseguidor de la Iglesia y como autor intelectual y material de la muerte de muchos cristianos de su tiempo, merecía la más severa de las condenas, pero en cambio, Dios le extendió su gracia.
 Debía haber sido sometido a enormes sufrimientos por todo el dolor y angustias que había causado a otros, pero no fue así, porque Dios le mostró su gracia.
 Somos lo que somos por la gracia de Dios
 Si hay algo bueno en mi, no merezco mérito alguno; el mérito pertenece a la gracia.
 En nuestra época, en que se enfatizan los logros personales (auto-estima y auto-realización), se recalca en exceso la importancia de lograr las cosas por s! mismo y construir el propio reino centrado en uno mismo, esta idea de dar todo el crédito a la gracia es un mensaje indispensable.
 Igualmente, por la gracia de Dios, debemos permitirles a los demás ser lo que son.
 La gracia no es simplemente algo para ser anunciado.
 Debe ser demostrada, compartida, usada como base de la amistad y de toda relación perdurable.


Conclusiones:
 Venimos al Reino de Dios por gracia.
 Estamos siendo santificados por gracia.
 Recibimos bendiciones tanto temporales como espirituales por gracia.
 Somos motivados a la obediencia a Dios por gracia.
 Somos llamados y capacitados para servir por gracia.
 Recibimos fortaleza para soportar las pruebas por gracia.
 Y por último, seremos glorificados por gracia.

20 Abr 2012
Referencia: Identidad.