Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Errores que necesitamos prevenir en el servicio (8).



ENSEÑANZA No. 45.

ERRORES QUE NECESITAMOS PREVENIR EN EL SERVICIO (8).



Objetivos de la enseñanza.
• Profundizar el entendimiento de que aún cuando una metodología de trabajo sea una inspirada en Dios y en la Biblia no está exenta de poder presentar problemas y errores en su implementación y desarrollo.
• Conocer detalladamente algunas de las trampas que el enemigo puede traer a la Iglesia que está tratando de implementar y/o desarrollar una metodología de trabajo y establecer los mecanismos de prevención y corrección necesarios a efecto de evitarlas.
• Desarrollar en cada miembro de la Iglesia sus sentidos espirituales para evitar caer personalmente en esas trampas en su caminar dentro del modelo.


Imitación en lugar de individualización.
Toda metodología se puede prestar, si no está bien orientada, a una competencia del tipo mundano entre líderes (Mat 20:20-28, Mar 10:35-45), estos, en su afán de obtener resultados, pueden comenzar a imitar lo que hacen otros, o a presionar para que los demás hagan lo que ellos hacen en caso de que aparentemente tengan éxito.
Ello puede derivar en el deseo natural, pero no bíblico, de producir líderes en serie, de establecer una cadena de producción de líderes, de “clonarlos”, en lugar de desarrollar las características, dones y llamados individuales que Dios le ha dado a cada uno (1 Cor 12:7-11, 1 cor 12:27-30).
Como consecuencia, en lugar de utilizar la dotación sobrenatural que Dios le ha dado a cada uno, y desarrollar la individualidad y originalidad de cada uno, se rechazan, se menosprecian y se desechan (1 Cor 12:14-21).
Por el contrario, se sistematizan y se normatizan, modelos de trabajo, técnicas, estrategias, habilidades y resultados que quizá en el líder que sirvió de ejemplo eran sobrenaturales, pero que al masificarlos y requerirlos igual de los demás que ejercen la misma función pero tienen diferentes dones y/o talentos, se transforman en naturales, lo que tarde o temprano, va a ocasionar problemas (Jer 17:5-8, Prov 16:25).


La preeminencia de las opiniones humanas.
Derivado de lo anterior, las opiniones y determinaciones humanas pueden llegar a tener más peso que la dirección e individualización del Espíritu Santo, comenzando las personas a ser guiadas por los manuales, las normas y los procedimientos (Mar 7:6-13), en lugar de por el Espíritu Santo Rom 8:14, Gal 5:18), dando lugar a una forma de legalismo en lugar de a la gracia, convirtiendo a todos en siervos de una metodología de trabajo, partes de una cadena de producción de operaciones y resultados humanos, en lugar de hijos e hijas de Dios operando en lo sobrenatural, aunque todo ello se haga en el nombre de Jesús y aparentemente se obtengan resultados (Luc 15:11-31), como los hijos del padre de la parábola del hijo pródigo, que daban resultados pero como jornaleros, no como hijos.
El peligro de ello es que se “santifican” las opiniones humanas y los resultados aparentes se convierten en un argumento de apoyo a la aprobación de Dios, cuando lo que está sucediendo es que Dios en Su misericordia, por amor a aquellos que son alcanzados (no a los que aplican el modelo), está respaldando Su Palabra.
Al respecto, es muy usual confundir el respaldo con la aprobación como lo hicieron aquellos a los cuales se dirige Mat 7:21-23, que tenían resultados, pero como lo estaban haciendo no en la voluntad de Dios y bajo Su dirección sino en sus propias fuerzas, fueron finalmente rechazados. Saúl igualmente, como rey de Israel obtuvo resultados, fue respaldado por Dios, aunque no fue aprobado, más bien fue rechazado.
Nosotros debemos procurar no solo el respaldo de Dios sino también su aprobación como Pablo instruye a Timoteo en 2 Tim 2:15: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”
Recordemos que hay caminos que a nosotros nos parecen derechos en nuestra propia opinión pero su fin es camino de muerte (Prov 16:25) y que muchos planes que nosotros hagamos, aún cuando pueden dar resultados, pueden no ser aprobados delante de Dios por los efectos colaterales o las intenciones del corazón ocultas porque Dios juzga no solo las acciones, sino el corazón, los motivos que las impulsan.


Información en lugar de unción.
Cuando los métodos, las normas, los procedimientos, etc., se sistematizan y se vuelven obligatorios (se “sacramentalizan”), las normas pueden llegar a ser más importantes que las personas, los procedimientos más importantes que los dones, los puestos más importantes que los llamados, y los ministerios se transforman en trabajos ordinarios. Y cuando ello sucede, lo que en unos era unción, en la mayoría se vuelve información y deja de producir vida, plenitud, bienestar, gozo y se transforma en obligación, carga, pesadez, cansancio, agotamiento y frustración.
Cuando esto se lleva a cabo se produce un paulatino, y por ello, muchas veces impercetible, cambio de énfasis: se endiosa al líder e incoscientemente pasa a ocupar casi el lugar de Dios, se santifican los métodos, las normas, los procedimientos, al mismo nivel que la Palabra, y las habilidades humanas se equiparan a los dones.
Cuando ello sucede, estamos peligrosamente cerca de convertirnos en una religión, una tradición, una organización, una secta, un culto, en lugar de la Iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. “Santificamos” lo humano y al hacerlo, degradamos, inconscientemente, lo divino.
Las normas, los procedimientos, llegan a tener tal peso, que se convierten en formas sutiles de manipulación y control, y cuando ello sucede, estamos muy cerca de cruzar la línea de la brujería y la hechicería, que no por ser “eclesiástica” deja de ser brujería y hechicería.

.
Preguntas para autoevaluación.
• ¿En qué consiste la trampa de la imitación en lugar de la individualización?
• ¿Por qué los líderes no deberían ocuparse en la imitación sino en la individualización?
• ¿Cuáles son las medidas que pueden tomarse para evitar caer en esta trampa?
• ¿En qué consiste la trampa de las opiniones humanas?
• ¿Por qué una iglesia no debería caer en esta trampa?
• ¿Cuáles son las medidas que pueden tomarse para evitar caer en esta trampa?
• ¿En qué consiste la trampa de la información en lugar de la unción?
• ¿Por qué una iglesia no debería caer en esta trampa?
• ¿Cuáles son las medidas que pueden tomarse para evitar caer en esta trampa?


04 Oct 2012