Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Consolidación (3).



ENSEÑANZA No. 49.

CONSOLIDACIÓN (03).


Objetivos de la enseñanza.
• Entender en que consiste el proceso de la consolidación.
• Entender cuáles son los objetivos del proceso de consolidación.
• Entender cuáles son los instrumentos del proceso de consolidación.
• Comprometernos en el proceso de consolidación de los nuevos creyentes y de las personas que siendo creyentes, lleguen a nuestra congregación.


Proceso para lograrlo hoy.
• Bienvenida a la familia de Dios y de la Iglesia → cuando se convierten, ya sea en la iglesia o en un grupo celular.
o Acercarnos al nuevo convertido.
o Presentarnos.
o Darle la bienvenida al Reino de Dios y a la Iglesia.
o Confirmar su decisión por Cristo.
o Orar para que sea lleno del Espíritu Santo.
o Orar por sus necesidades → preguntarle, enseñarle una promesa de la Palabra para esa necesidad y orar por ella.
o Tomar los datos de la persona → nombre, dirección, teléfono personal y celular, etc. (llenar la tarjeta de visitantes).
o Felicitarlo por la decisión que tomó de entregarle su vida a Cristo.
o Testificarle del cambio de vida que Dios operó en nosotros asegurándole que también hará un cambio de vida en él.
o Exhortarlo a perseverar en este nuevo camino asistiendo a la iglesia, leyendo su Biblia, orando.
o Entregarle un Nuevo Testamento o una Biblia animándolo a leerla constantemente (tener siempre a mano Biblias o Nuevos Testamentos que podamos regalárles).
o Despedirnos, avisándole que vamos a estar en contacto con él (estar dispuesto a cumplir esto).
• Contactos telefónicos → llamarlo en los primeros tres días después de la conversión para:
o Verificar que está firme en su decisión.
o Saber si está comenzando a leer su Biblia y a orar (si no, animarlo a hacerlo) y exhortarlo a contínuar haciéndolo.
o Invitarlo y exhortarlo a incorporarse a la iglesia y/o a un grupo celular lo más pronto posible y ofreciéndonos a acompañarlo las primeras veces.
o Preguntarle si tiene algunas dudas que le podamos resolver y resolvérselas de una vez si podemos, si no, ofrecernos a que le investigaremos y le llamaremos posteriormente (y hacerlo).
o Preguntarle por sus necesidades y orar por ellas.
o Despedirnos.
o Nota → si es posible y de acuerdo al desarrollo de su vida como creyente y de la relación que vayamos estableciendo con él, hacer otros contactos telefónicos periódicos (mínimo una vez por semana, pero evitando que se sienta presionado) iguales al mencionado arriba.
• Visitas.
o En la medida de lo posible debemos procurar tener un contacto semanal personal con él (no vía telefónica), con los mismos objetivos que el contacto telefónico pero tratando de desarrollar una relación básica de amistad con esa persona (puede llegar a ser parte de nuestro grupo celular o de nuestro discipulado y convertirse en un discípulo). Si no tenemos otro tipo de contacto directo con él (llevándolo a un grupo celuar o a la iglesia) procuraremos tener una de estas visitas por lo menos una vez a la semana, complementándolas con los contactos telefónicos.
o Notas:
• Tanto los contactos telefónicos como las visitas tienen por objeto lograr que el nuevo creyente se incorpore a la Iglesia y a un grupo celular.
• Si tal objetivo es logrado en el transcurso del mes posterior a la conversión, entonces la responsabilidad de mantener el contacto se traslada al Asistente Pastoral a cargo del grupo celular.
• Si no se incorpora a un grupo celuar pero si a la Iglesia entonces los contactos pueden seguirse en la Iglesia hasta lograr su comprensión de la importancia y necesidad de su incorporación también a un grupo celular.
• Si no se ha logrado su incorporación a la Iglesia y/o a un grupo celular, el proceso de contactos telefónicos y de visitas podría tener una duración de por lo menos un mes. Si no hay estos resultados después de un mes, la iniciativa de las llamadas telefónicas y las reuniones directas debería pasar a ser responsabilidad del nuevo creyente, pero siempre insistiendo en su incorporación a la Iglesia y al grupo celular. De nuestra parte ampliaremos el período de tiempo entre las llamadas telefónicas y/o visitas a cada quince días.
• Si después de dos meses no hay resultados de incorporación, entonces dejarle la iniciativa de los contactos telefónicos y/o reuniones totalmente solo al nuevo creyente → si no tenemos noticias de él, darle una llamada telefónica cada dos meses para saber en que anda y recordarle que puede contar con nosotros.


Preguntas para autoevaluación.
• ¿Cuáles son los tres instrumentos para la consolidación en la iglesia de hoy?
• ¿Cuáles son los propósitos y metas claves a alcanzar en la bienvenida a la familia de Dios y la iglesia?
• ¿Cuáles son los propósitos y metas claves a alcanzar con la fonovista?
• ¿Cuáles son los propósitos y metas claves a alcanzar con la visita personal?
• ¿Cuál es el tiempo más o menos promedio que deberíamos tardar en consolidar a una persona?
• ¿Cuándo damos por concluido satisfactoriamente el proceso de consolidación de una persona?


04 Oct 2012