Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Grupos celulares (2).



ENSEÑANZA No. 51.

GRUPOS CELULARES (02).




Objetivos de la enseñanza.
• Entender en que consiste un grupo celular.
• Entender cuáles son los objetivos del grupo celular.
• Entender cuáles son los instrumentos del grupo celular.
• Comprometernos en el proceso de los grupos celular, sus objetivos y sus instrumentos, para bendecir a los nuevos creyentes y a las personas que siendo creyentes, lleguen a nuestra congregación.


Organización de la actividad de un grupo celular formal.
• Bienvenida y oración → se les da la bienvenida a los asistentes, especialmente a los invitados por primera vez, saludándose unos a otros, y se hace una oración inicial breve y bien dirigida.
• Visión → se transmite la visión de la Iglesia con dinamismo y entusiasmo.
• Cantos (unos 10, máximo 15 minutos) → preparar el corazón de los oyentes para que la semilla de la Palabra caiga en buena tierra.
• Enseñanza (máximo 45 minutos) → comparte la enseñanza que le ha sido proporcionada por la Iglesia para tal fin, o prepara un mensaje en la línea de los mensajes que se predican en la Iglesia, y lo culmina con la invitación y el llamado a recibir a Cristo (Rom 10:8-10).
• Ofrendas → se recoge una ofrenda entre los asistentes, compartiendo una pequeña enseñanza, similar a las que se comparten en la Iglesia, indicándoles a los invitados que ellos no tienen que ofrendar si no lo desean para que no se sientan obligados. Se ora por la ofrenda bendiciendo a los dadores y orando por las personas que no puedan dar para que Dios les provea y tengan también la bendición y el gozo de dar en el futuro cercano. Se debe señalar a los oyentes que la ofrenda va hacia la Iglesia y no queda en la casa del anfitrión o en el Asistente Pastoral o el Timoteo.
• Oración por peticiones → es importante saber que muchas personas (invitados, asistentes y los de la casa) llegan al grupo cargados con situaciones difíciles en sus vidas, por lo que es importante este tiempo para orar por ellos (si al final del mensaje no recibieron a Cristo, este es el momento de hablarles nuevamente para que lo hagan.
• Oración final → una oración breve, dando gracias a Dios por la reunión y los nuevos convertidos.
• Refacción → que sea simple → fresco y/o café, y pan.


Multiplicación.
• Se va a dar si el Grupo celular está invitando a personas nuevas inconversas y/o alejadas del Señor.
• Cuando estas personas entren a la ruta de trabajo y sean llevadas hasta llegar a su activación, en ese momento se abren nuevos Grupos celulares con nuevos asistentes pastorales, que siguen en la ruta de trabajo asistiendo a su actividad de discipulado.
• Tanto el Asistente Pastoral como cada uno de los miembros del Grupo celular deben tener metas definidas de crecimiento dentro de la ruta del crecimiento o de trabajo, que impliquen esfuerzo de su parte y que requieran del poder sobrenatural de Dios → estas metas deben ser claras y llevar implícito en ellas el propósito de la multiplicación.


Retención del fruto.
• Cuando una persona ha recibido a Cristo como Señor o Salvador o se ha reconciliado con El, nuestra labor apenas comienza, porque los verdaderos resultados se ven cuando el nuevo creyente reafirma su decisión en la etapa de la consolidación, es llevado por la etapa de la restauración de su vida y sigue en la ruta de trabajo hasta que se convierte en un Asistente Pastoral a cargo de un Grupo Celular y/o en un servidor en algún ministerio (ser parte activa permanente) de la Iglesia.
• En el Grupo celular, la consolidación se concreta mediante:
o Llamadas regulares a los asistentes, especialmente a los nuevos (fonovisita).
o Visitando a las personas en sus casas a horarios convenientes.
o Preocupándose por las necesidades de los asistentes y orando por ellas.
o Motivando a las personas a asistir al Grupo celular y a la Iglesia.
o Motivando a las personas a involucrarse en las diferentes actividades que implican la ruta de crecimiento y/o ruta de trabajo.

El éxito del Grupo:
• Amar la visión que Dios le ha dado a la Iglesia y la ruta de trabajo → el amor hacia las personas queriendo lo mejor para ellas, y también el amor por lo que tenemos y lo que hacemos en la obra de Dios quiebra cualquier posibilidad de duda, y prepara el camino para obtener éxito. Si no amamos el trabajo de los Grupos celulares, nunca veremos los resultados que otorga la visión que Dios le ha dado a la Iglesia (1 Cor 13:1-3).
• No permita que su Grupo sea infructuoso → los grupos deben cumplir con una función evangelística, es decir, cada uno de los asistentes necesita ocuparse en salir a buscar a las personas e invitarlas a las reuniones, a fin de que éstas sean ganadas para Cristo (Jn 15:2).
• El Grupo celular debe ayudar a la restauración familiar → hay crisis familiar en todo el mundo y el Grupo debe estar preparado para atender esta necesidad, buscando que el corazón de los hijos sea sanado y restaurado para restaurar la relación con los padres, y viceversa, los padres con los hijos (Mal 4:5-6), además de la restauración de los esposos entre sí.
• Velar por la santidad del Grupo → cuando se permite el pecado o cuando se tolera y/o consiente, el Grupo comienza a decaer. Necesitamos ser radicales frente al pecado y no confiar el Grupo a alguien que lleva una doble vida, porque la garantía del Asistente Pastoral es su testimonio, y el testimonio empieza en su casa (Heb 12:14).


Preguntas para autoevaluación.
• ¿Cómo organizaría la reunión de un grupo celular formal y como la de un grupo celular informal?
• ¿Cuáles son las condiciones más importante para la multiplicación de los grupos celulares?
• ¿Cómo podemos retener el fruto de los grupos celulares?
• ¿Cómo se concreta la consolidación de los miembros en los grupos celulares?
• ¿Cuáles son las condiciones necesarias para lograr el éxito de un grupo celular?
• ¿Cuál sería la principal diferencia entre un grupo celular fructífero y uno infructuoso?

04 Oct 2012