Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Módulo 105. Discipulado y consejería.



TEMA No. 9. CONSEJERÍA Y DISCIPULADO.

ACOPIO DE DATOS.


Introducción.
• Tiene por objeto identificar y explorar las experiencias negativas más relevantes en la vida del aconsejado que expliquen la falta del fruto del Espíritu en su vida como resultado de la destrucción de los fundamentos sobre los cuales debería estar edificada su vida (los fundamentos bíblicos). Identificar las mentiras, argumentos y fortalezas que sustentan las actitudes equivocadas (contrarias a la Palabra) en la vida del aconsejado que le roban, matan y destruyen la plenitud de la vida de Dios en él.
• ¿Cómo hacer el acopio de datos?
➢ Con amor, sin ningún rechazo.
➢ No pidiendo demasiados detalles cuando no son necesarios (experiencias irrelevantes) y pidiéndolos cuando sea necesario (experiencias relevantes).
➢ De manera casual, tranquilamente, con naturalidad.
➢ El acopio de datos sucederá durante toda la duración de la relación entre el aconsejado y el consejero o discipulador.


Clases de datos a reunir.
• Generales. Toda aquella información básica que nos permita individualizar e identificar plenamente, de manera general, de quién se trata la persona a la que estamos aconsejando.
• Históricos. El contexto presente y pasado de las vidas de las personas; sus circunstancias externas, las presiones e influencias, los pecados cometidos, sus frustraciones y dificultades, sus fracasos, tentaciones, bendiciones temporales, éxitos, comodidades, posición, etc., tanto presentes como pasados.
➢ No podemos permitirnos ignorar el pasado, porque lo que ocurrió en él afecta a las personas, especialmente si involucra patrones de pecado o algo les ha provisto de una excusa para culpar a otros de sus problemas.
➢ Lo que ocurre en el presente es tan importante como lo que ha ocurrido en el pasado.
➢ En el proceso de la consejería se requiere una comprensión del contexto en que vive y responde la persona para poder dar un correcto, adecuado y sensible consejo bíblico.
➢ Sin la información del pasado y presente de las personas, podemos incurrir en el mismo error de los amigos de Job y agravar los sufrimientos de las personas, en lugar de solucionarlos (Job 19.1-3, Rom 14:16).
• Físicos. Los problemas físicos pueden contribuir a y provenir de problemas espirituales (2 Cor 4:16). El hombre exterior puede afectar al interior y viceversa.
➢ Sueño. Buscar patrones irregulares de sueño. El sueño es una de las necesidades básicas del ser humano y sacrificarlo es un considerable peligro para nuestros cuerpos y mentes.
➢ Dieta. Un desequilibrio en la nutrición puede afectar la conducta.
➢ Ejercicio (Ecle 5:12). La falta de ejercicio puede provocar o acentuar la ansiedad. La actividad física es uno de los medios que Dios ha dispuesto para liberar las tensiones diarias. Sin esa actividad el cuerpo y nuestra personalidad pueden ser afectados negativamente.
➢ Enfermedad. Puede ser causada a veces por el pecado (Sal 32:3-4, Sal 38:3, Prov 14:30, 1 Cor 11:30). Pero la enfermedad que no es causada por pecado puede ser un factor importante en las luchas y tentaciones que todos vamos a encarar.
➢ Medicación. Muchas medicinas, recetadas o no, pueden tener efectos secundarios perjudiciales en diferentes grados. Pueden contribuir a mantener los problemas.
• Emociones. Las emociones son como los detectores de humo: no son el problema principal pero advierten sobre él y no pueden ser ignoradas de ninguna manera.
➢ Dios nos las ha dado como indicadores exteriores de lo que está ocurriendo en nuestro corazón y esto está indisolublemente unido a los problemas que encaramos.
➢ Mediante el poder del Espíritu Santo, los cristianos son capaces de controlar sus emociones y hacer lo que Dios desea, no importa cómo se sientan (1 Cor 10:13). Por otro lado, las emociones tienen poder suficiente para dificultar más el hacer lo correcto.
➢ Por ello es importante obtener la mayor cantidad de información posible al respecto de los problemas subyacentes que perturban las emociones de las personas.
• Acciones. Lo que las personas hacen o dejan de hacer. La Biblia nos enseña que hay una estrecha relación entre nuestras acciones y otros aspectos de nuestras vidas: la salud espiritual, emocional y física (Sal 1:1-3, Sal 34:12-14, Luc 6:46-49, Luc 11:28, Sant 1:25).
➢ La Biblia habla de pecados no solo de comisión, sino también de omisión. A Dios le interesa que ejerzamos una influencia positiva sobre aquellos que estén a nuestro alrededor a través de buenas acciones (Mat 5:13-16, Efe 4:22-32, Sant 4:17, 2 Cor 10:4-5, Sant 4:1-6).
➢ Los mandamientos de Dios no son meras demandas. Son invitaciones a una plenitud de vida. No son simples obligaciones, son oportunidades. No son meros preceptos, son promesas (Jer 21:8, Deut 30:15-19).
➢ Necesitamos entender la relación entre la obediencia a El y todos los aspectos de la vida.
• Conceptos (Heb 4:12): Las convicciones personales, actitudes, expectativas, deseos y valores.
➢ Entender a las personas no solo requiere una comprensión de los hechos sino que también involucra un entendimiento de los deseos que los motivan.
➢ Lo que pensamos y deseamos (nuestros pensamientos e intenciones) determinan, en última instancia, cómo actuamos y sentimos (Mar 7:18-23, Rom 12:1-2, Gal 5:16-21, Efe 4:22-24).
➢ Aquello o aquellos en lo que las personas confían, escuchan, temen o dependen.
➢ A qué o a quién sirven en esta vida (Mat 6:24) en la práctica.
➢ Todos ellos pueden ser los ídolos funcionales que controlen e inspiren sus acciones (Jer 17:5-8).
Muchas personas no logran entender por qué solo ven cambios temporales en ellos y/o en otros, observando con frustración como vuelven a los mismos pecados. En la mayoría de los casos se debe a que sus mentes o corazones no han sido renovados por la acción del Espíritu. Solo experimentaron un cambio a nivel de conducta exterior merced a la influencia de alguien que los manipuló mediante tretas psicológicos o los presionó semana tras semana para que se conformarán a ciertas prácticas. Pero cuando la presión externa desaparece, sus mentes no renovadas vuelven rápidamente a maquinar los pecados que sus cuerpos están más que dispuestos a repetir.
• Recursos. Se trata de los recursos que las personas tienen a su disposición para enfrentar los problemas que les aquejan.
➢ Los recursos más importantes, por supuesto, son los espirituales y los sociales (las personas, la familia y la iglesia, por ejemplo), que pueden ayudarle en el proceso Igualmente, pueden haber personas que en lugar de contribuir al proceso de sanidad lo estorben.
➢ Otros tipos de recursos que pueden afectar la dimensión espiritual son los intelectuales, educaciones y prácticos (habilidades, capacidades, talentos).


Cómo reunir los datos.
Utilización de formularios para el inventario de datos.
• Puede ser una herramienta muy útil en las etapas iniciales de la consejería por las siguientes razones:
➢ Señala una preocupación del consejero por obtener información completa.
➢ Provee un acceso permanente a la información básica que el consejero podría olvidar o descuidar de tener en cuenta durante las sesiones.
➢ La información ayuda al consejero a preparar las sesiones. Con frecuencia señala la dirección inicial que necesita tomar.
➢ Llenar el formulario ayuda a los aconsejados a pensar acerca de los asuntos que se tratarán.
➢ Conversar sobre la información del formulario puede proveer una entrada natural y apropiada a la sesión de consejería.
Hacer buenas preguntas.
• Con gracia y prudencia (Col 4:6).
• Que tranquilicen a la persona y no la pongan a la defensiva.
• Haciéndole saber que necesitamos hacerle preguntas a fin de reunir la información que nos permita ayudarla.
• Cuando el aconsejado se muestre aprehensivo o incómodo con cierta línea de preguntas, es mejor dejar momentáneamente esa área de exploración e incursionar en otra. Más tarde, o en otra sesión, se puede volver sobre el tema.
• Preguntas relevantes: que tengan relación con el aspecto que se está procurando tratar.
• Generalmente las preguntas “Que” rinden más información que las “Por qué”. Un estudio de las preguntas que hizo Jesús en los evangelios revelan que preguntó mucho más frecuentemente “qué” que “por qué” (por ejemplo en Mar 8-10 hizo veinte preguntas, diecisiete de las cuales eran “que”.
• Otras preguntas útiles comienzan con la palabra “Como”.
• Las preguntas abiertas por lo general proveen más información que las cerradas (las que pueden ser respondidas con un sí o un no).
• Necesitamos estar conscientes del tipo de preguntas que hacemos y elegirlas cuidadosamente a fin de que obtengan el mayor cúmulo de información posible.
Observar la información periférica.
• Es la que se comunica por medios no verbales.
➢ Conducta no verbal (Gen 3:8) como cuando Adán y Eva se escondieron.
➢ Expresiones del rostro: a veces revelan claramente enojo, dolor u otras emociones.
➢ Comunicación paralingüística: el modo de hablar; no lo que dicen sino como lo dicen. Dan una imagen y/o dejan impresiones que pueden estar contribuyendo a sus dificultades. Como se relacionan con nosotros como consejeros es la forma como posiblemente se pueden relacionar con otras personas, y de la forma que nosotros lo percibimos es posible que lo perciban las otras personas.
➢ Las cosas de las cuales el aconsejado está dispuesto a hablar y aquellas que rehúye.
Otros medios de reunir información:
• Asignar deberes para hacer en casa.
• Hablar con otras personas que tengan relación con ella.
• Tomar notas precisas de cuanto sucede en las sesiones y del desarrollo del proceso.


Sugerencias de preguntas útiles para hacer al aconsejado.
• Haga preguntas claves al aconsejado al inicio, como por ejemplo:
➢ ¿Por qué ha venido a buscar ayuda? (revela el problema aparente).
➢ ¿Qué le gustaría que sucediera? (revela las metas).
➢ ¿Qué le gustaría ver que Dios haga en usted y por usted? (hará personal y basado espiritualmente todo el proceso).
➢ ¿Cómo se siente de estar en este momento?
➢ ¿Qué ha hecho en el pasado con referencia a este problema?
• Haga preguntas para descubrir el endiosamiento y pida explicaciones respecto a las respuestas cuando lo considere relevante. Ejemplo de preguntas:
➢ ¿Cuáles han sido algunos eventos y personas importantes en su vida que han contribuido positiva o negativamente en su formación?
➢ ¿Cómo trató, manejo, se enfrentó o reaccionó ante esos eventos o personas?
➢ ¿Es importante para usted ser agradable a otras personas?
➢ ¿Cómo se siente cuando las personas no hacen las cosas que usted y/o la Biblia estiman correctas?
➢ ¿Se siente incómodo cuando usted no tiene el control?
➢ ¿El ser independiente es importante para usted?}
• Haga preguntas para descubrir relaciones, y pida explicaciones respecto a las respuestas cuando lo considere relevante. Ejemplo de preguntas:
➢ ¿Desde cuando es cristiano?
➢ ¿Cómo llegó a ser cristiano?
➢ ¿Cuál ha sido la ayuda y el impedimento más grande en su relación con Dios?
➢ ¿Quién o quienes le han lastimado o decepcionado?
➢ ¿A quienes ha lastimado o decepcionado?
➢ ¿Cuáles serían las tres palabras con las que describiría a cada uno de sus padres?
➢ ¿Cómo fueron y son las relaciones con sus padres y las cosas que más recuerda de ellas, tanto en lo positivo como en lo negativo?
➢ ¿Quién ha sido la mejor y la peor influencia en su vida?
• Haga preguntas para descubrir la identidad, y pida explicaciones respecto a las respuestas cuando lo considere relevante. Ejemplo de preguntas:
➢ ¿Cuáles son sus tres más grandes fortalezas y/o debilidades?
➢ ¿Cómo le identifican las demás personas y cuáles sobrenombres le han asignado?
➢ ¿Cómo se describe a sí mismo?
➢ ¿Qué ha hecho para darse a sí mismo una identidad?
➢ ¿Qué títulos, destrezas, habilidades y logros ha obtenido=


Bibliografía.

“Cómo llevar un inventario del aconsejado: recolección de datos”, Wayne A. Mack, Capítulo 12 del libro “La Consejería”, Biblioteca del Pastor, John MacArthur y la Facultad del Master´s College, Grupo Nelson, 2009.

Resumen y adaptación de materiales del Seminario para para entrenamiento de consejeros y discipuladores del Ministerio “Vida Cristiana Victoriosa.


04 Oct 2012