Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La voluntad de Dios: nuestra santificación.




LA IMPORTANCIA DE LA SANTIDAD.



Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. (Heb 12:14)

Santidad es equivalente a purificación e implica arrepentimiento, confesión, perdón, limpieza.
La santidad no es algo superficial, formal, de solo dejar atrás los pecados externos (la conducta).
Es también una batalla contra los pecados del corazón: la envidia, la codicia, la lujuria, los celos, el juicio, la crítica, la murmuración, el chisme, etc.
• “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” (Gal 5:19-21)
• “¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.” (Mat 15:17-20)
• “Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.” (Mar 7:20-23)
Una batalla no solo para dejar de hacer lo malo sino también para hacer lo bueno: amar, perdonar, dar, servir, cuidar, testificar, predicar, discipular.


LA META DE LA VIDA DEL HIJO DE DIOS.
• “Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.” (Lev 20:7)
• como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.” (1 Ped 1:14-16)
• “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” (Mat 5:48)
• “Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.” (Rom 6:19)
• “Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.” (Rom 6:22)
• “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.” (1 Tes 4:3, 7)
• “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,” (2 Tes 2:13)
• “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.” (1 Ped 1:2)


19 Oct 2012
Referencia: Santidad.