Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La protección de la Verdad.



"A los ojos de Dios la sabiduría de este mundo es locura" (1 Corintios 3:19). Sin embargo también necesitamos reconocer que el enemigo utiliza la sabiduría del mundo como un arma muy efectiva. Esta sabiduría falsa ha saturado nuestra sociedad de tal manera que es difícil --si no imposible-- evitar ser atacado (por ejemplo, los argumentos engañosos del humanismo secular ateo, el enfoque de género, la diversidad sexual, el "matrimonio" homosexual, el éxito, la prosperidad económica, la auto-estima, etc.). Y aún los ataques pueden ser tan sutiles que ni nos damos cuenta que hemos sido golpeados hasta que nos hemos desviado del camino de Dios.

Debido a que esta arma es tan poderosa y engañosa, necesitamos la habilidad de reconocer los ataques y protegernos de sus daños. Afortunadamente, Dios nos ha provisto una estrategia para reconocerlos y protegernos: "No me niegues, Señor, tu misericordia; que siempre me protejan tu amor y tu verdad." (Sal 40:11).

En el mundo financiero, siempre han estado preocupados del dinero falsificado. Desde que salió la primera moneda, ha habido aquellos quienes han imprimido y distribuido el dinero sin autorización. La mejor manera de reconocer el dinero falso es saber los detalles del dinero verdadero. Cuando se conoce la verdad completamente, lo falso es fácilmente revelado.

Dios nos ha dado un estándar inamovible con respecto al cual todas las personas, argumentos y cosas deben ser juzgadas. Su estándar es Su Palabra --¡y Su Palabra es VERDAD!, La VERDAD inconmobible a través de todos los tiempos, culturas y modas-- Jesús enseñó un mensaje de verdad durante los tres años enteros de Su ministerio terrenal. Casi cien veces en los evangelios Jesús empezó con: "Yo les digo la verdad."

Jesús aún se refería a Si mismo como la manifestación completa de la verdad; "Yo soy el camino, la VERDAD y la vida" (Juan 14:6). Y aplicada correctamente, la VERDAD nunca será una carga, sino todo lo contrario, nos liberará: "Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la VERDAD, y la VERDAD los hará libres" (Juan 8:31-32).

Pablo dijo que en los últimos días la gente será engañada y perecerá "por haberse negado a amar la verdad y así ser salvos" (1 Tesalonicenses 2:10). Es importante notar que nuestra protección no es simplemente aprender acerca de la verdad; sino, requiere un amor --UNA PASIÓN DE SABER Y APLICAR LA VERDAD DE SU PALABRA--. Necesitamos permitir que Su verdad penetre TODO lo que hacemos, hablamos y pensamos.

Oremos para que Dios nos revele (a nosotros y al mundo) Su verdad más y más cada día. Decidamos a aprender Sus verdades y aplicarlas como estándares absolutos en nuestras vidas. El enemigo continuará atacando con sus armas de engaño, pero en la medida en que permanezcamos en Cristo y nos aferremos firmemente a Su Palabra, podremos estar seguros que tendremos la protección de la verdad.

Steve Troxel.
Ministerios "La Palabra Diaria de Dios".

22 Jul 2013
Referencia: 13.004.