Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Crecimiento y obstáculos.



Crecimiento y obstáculos.


Exo 1:7-14.
“Y los hijos de Israel FRUCTIFICARON Y SE MULTIPLICARON, y fueron AUMENTADOS Y FORTALECIDOS en extremo, y se llenó de ellos la tierra. Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo: He aquí, EL PUEBLO DE LOS HIJOS DE ISRAEL ES MAYOR Y MÁS FUERTE QUE NOSOTROS. Ahora, pues, SEAMOS SABIOS PARA CON ÉL, PARA QUE NO SE MULTIPLIQUE, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y PELEE CONTRA NOSOTROS, Y SE VAYA DE LA TIERRA. Entonces pusieron sobre ellos COMISARIOS DE TRIBUTOS QUE LOS MOLESTASEN CON SUS CARGAS; y EDIFICARON PARA FARAÓN las ciudades de almacenaje, Pitón y Ramesés. Pero CUANTO MÁS LOS OPRIMÍAN, TANTO MÁS SE MULTIPLICABAN Y CRECÍAN, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel. Y LOS EGIPCIOS HICIERON SERVIR A LOS HIJOS DE ISRAEL CON DUREZA, Y AMARGARON SU VIDA CON DURA SERVIDUMBRE, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo y en todo su servicio, al cual LOS OBLIGABAN CON RIGOR.”


Fueron aumentados y fortalecidos en extremo:
• Cuando los hijos e hijas de Dios se concentran en su relación con Dios (la Palabra, la comunión con el Espíritu Santo y congregarse), ello va a generar oposición en el mundo espiritual, y una oposición fuerte.


Egipto (el mundo)... un nuevo rey (el diablo)... su pueblo (los demonios):
• El verdadero crecimiento de un hijo e hija de Dios y el verdadero crecimiento de una Iglesia Bíblica no pasan desapercibidos para el diablo.


El pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros... seamos sabios para con él, para que no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se una a nuestros enemigos y pelee con nosotros, y se vaya de la tierra:
• No solo no le pasa desapercibido el crecimiento sino que le genera temor porque:
➢ Mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo (1 Jn 4:4).
➢ Sabe que el Hijo de Dios vino para deshacer sus obras malignas (1 Jn 3:8) y nos ha equipado a sus hijos e hijas con Su poder para colaborar con Él para deshacerlas (Hch 1:8, Mat 28.18-20).


Pusieron sobre ellos comisarios de tributos que los molestasen con sus cargas:
• Cuando Dios está poniendo en nosotros el querer como el hacer de incrementar nuestra relación y crecimiento en Él es casi un hecho que se nos van a presentar obstáculos, problemas, situaciones difíciles, recarga de trabajo, enfermedades, problemas económicos, y/o algún otro obstáculo que nos quiera impedir alcanzar ese propósito.
➢ Mat 13:22: “El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.”


Edificaron para Faraón.
• El diablo trata con sus artimañas que nos alejemos del Señor, que nos concentremos en las cosas del mundo en lugar de en los negocios del Padre para que contribuyamos a consolidar (sin darnos cuenta) el reino de las tinieblas en nosotros y en nuestro entorno, en lugar de el Reino de Dios.
➢ Mat 12:30: “El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.”


Cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían:
• Cuando Dios permite situaciones difíciles en nuestra vida que el diablo quiere utilizar para que nos alejemos del Señor y nos concentremos en las cosas del mundo natural, olvidándonos de las cosas del mundo espiritual, de las cosas de Dios, es porque Dios quiere utilizarlas en el sentido contrario:
➢ Fortalecernos, afirmarnos, establecernos (1 Ped 5:8-10), para que nos levantemos como más que vencedores (Rom 8:37), para que nos multipliquemos (numérico) y crezcamos (calidad, interno, madurez, carácter de Cristo, ministros de Él).
• No tenemos por qué, ni debemos, desanimarnos, derrumbarnos, desenfocarnos, apartarnos.
• Todo lo contrario, necesitamos mantenernos firmes en ese propósito, dispuestos a superar con la ayuda de Dios todas esas situaciones que nos quieran estorbar el cumplimiento de ese propósito.


Los egipcios temían a los hijos de Israel:
• El diablo nos tiene miedo, no tenemos por qué tener miedo del diablo y sus demonios: mayor es el que está en nosotros, tenemos al Todopoderoso y Su poder morando en nosotros, el Espíritu Santo (Hch 1:8, Mat 28.18-20).


Los egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza, y amargaron su vida con dura servidumbre... en toda labor ... y en todo su servicio:
• Exo 5:4-9. Entonces el rey de Egipto les dijo: Moisés y Aarón, ¿POR QUÉ HACÉIS CESAR AL PUEBLO DE SU TRABAJO? Volved a vuestras tareas. Dijo también Faraón: He aquí el pueblo de la tierra es ahora mucho, y vosotros les hacéis cesar de sus tareas. Y mandó Faraón aquel mismo día a los cuadrilleros del pueblo que lo tenían a su cargo, y a sus capataces, diciendo: De aquí en adelante no daréis paja al pueblo para hacer ladrillo, como hasta ahora; vayan ellos y recojan por sí mismos la paja. Y les impondréis la misma tarea de ladrillo que hacían antes, y no les disminuiréis nada; porque están ociosos, por eso levantan la voz diciendo: Vamos y ofrezcamos sacrificios a nuestro Dios. AGRÁVESE LA SERVIDUMBRE SOBRE ELLOS, PARA QUE SE OCUPEN EN ELLA, Y NO ATIENDAN A PALABRAS MENTIROSAS.
➢ ¿Por qué hacéis cesar al pueblo de su trabajo?... porque están ociosos, por eso levantan la voz diciendo: vamos y ofrezcamos sacrificios a nuestro Dios:
• El concepto que el mundo nos quiere vender, hacer creer, que sea el concepto sobre el cual nuestras vidas sean edificadas (fomentado por el diablo por supuesto) es que dedicarse a las cosas de Dios es secundario, es haraganería, es improductivo.
➢ Volved a vuestras tareas... agrávese la servidumbre sobre ellos, para que se ocupen en ella, y no atiendan a palabras mentirosas:
• El diablo quiere que nos mantengamos mentalmente ocupados en las tareas naturales, de sobrevivencia, que no tengamos tiempo de confiar en Dios para nuestra provisión sino en el dinero, en nuestras propias fuerzas y realizaciones, y de esa manera no crezcamos en nuestra fe y relación con Dios.
• El diablo quiere neutralizarnos en nuestra efectividad como cristianos, hijos e hijas de Dios.
➢ Mandó Faraón aquel mismo día a los cuadrilleros del pueblo que lo tenían a su cargo, y a sus capataces:
• Demonios, fuerzas de maldad y tinieblas.
• El diablo y sus demonios, generalmente, cuando nos hacemos el propósito de “meternos”, “crecer”, más en Dios, en Su Palabra, en la comunión, envía sus demonios a causarnos problemas y a ponernos distractores que nos impidan alcanzar ese propósito.
• Ahora bien, que esos problemas y obstáculos aparezcan no implica que nosotros tengamos que caer en esa trampa.
• Más bien, necesitamos levantarnos en el poder y la guianza del Señor y vencerlos.


Conclusión.
Sabiendo la treta del enemigo no podemos dejarnos vencer; necesitamos esforzarnos más para mantenernos en el propósito de crecimiento, servicio, madurez y consagración al Señor:
• Él tiene planes de bien y no de mal para cada uno de nosotros para darnos un futuro y una esperanza (Jer 29:11);
• El nos creo para buenas obras que preparó de antemano para que nosotros anduviéramos en ellas (Efe 2.10);
• La vida del justo es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto (Prov 4.10);
• El que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionará hasta el día de Jesucristo (Fil 1:6).
Cuando vengan distractores de cualquier tipo a nuestra vida, que nos quieran desviar de avanzar en el propósito de Dios para nosotros, más necesitamos afirmarnos en la necesidad de superar con la ayuda de Dios todo obstáculos que se nos presente y no dejarnos vencer:
• 1 Cor 16:13: Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.


20 Ago 2013