Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Restauración de nuestro destino (Serie Restauración).



RESTAURACIÓN DE NUESTRO DESTINO (SERIE: RESTAURACIÓN)
Marino Vásquez.



INTRODUCCIÓN.

Restaurar es volver a su estado original algo que se dañó, traer a la verdad, traer a la luz.

Renovar es hacer nuevo lo que ya pasó o venció

Al meditar en los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor, concluimos que estamos viviendo “los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hch 3:21). Estamos a las puertas de la segunda venida de Cristo a la tierra y como novia, con la ayuda del espíritu de Elías (Mal 4:5), la iglesia está restaurando los principios del Reino de Dios en la tierra por la revelación de la verdad que el Espíritu Santo esta trayendo en este tiempo.

El tema central de hoy es la restauración de nuestro destino.

El destino esta asociado con el propósito de Dios para nuestra vida, por lo tanto todo lo que hacemos debería estar guiado por Dios para cumplir ese propósito en nosotros, para ello Dios nos escogió, nos llamó, nos salvó, y nos capacitó entre otras cosas, para que cumpliéramos nuestro propósito. Nuestro destino fue afectado por causa del pecado original y puso la iniquidad en nuestra carne y cada día libramos una batalla titánica en nuestra vida, en nuestra mente (Rom 7, Gal 5:17) que es donde ganamos o perdemos esas batallas. Vemos esta secuencia de pasos que moldean nuestra forma de ser en la vida :

• Conocimientos crean pensamientos.
• Pensamientos producen palabras.
• Palabras producen acciones.
• Acciones repetidas se convierten en hábitos.
• Hábitos constituyen el carácter.
• El carácter nos lleva a alcanzar nuestro destino.

Dado que la clave entonces esta en los pensamientos, por ser el punto de partida, en esta ocasión nos vamos a enfocar en esto y veamos como somos según la Palabra de Dios.



ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS DE LA MENTE:

La principal función de la mente es pensar. Aquí es donde libramos las batallas cada día, este es el lugar donde ganamos o perdemos las batallas de la guerra espiritual que vivimos cada día. (Gal 5:17). Cómo ya sabemos que somos mas que vencedores por Cristo (Rom 8:37), cada batalla que perdamos es un lugar, una oportunidad de aprendizaje, de entrenamiento para la siguiente batalla, para vencer en la siguiente oportunidad que nos toque enfrentar la misma batalla.

En la mente reside el carácter (la personalidad). En ella se integran actividades únicas tales como: el pensamiento, la razón, la memoria, la conciencia, entre otras. La mente fue afectada por el pecado.

La mente sin Dios es aquella que no ha sido afectada por la gracia. Es descrita como una naturaleza pecaminosa. De ella se dice que es una mente; “corrompida” (Tit 1:15); “carnal” (Col. 2:28), “enemiga” (Col. 1:21); “vanidosa” (Efe. 4:17); “reprobada” (Rom 1:28).



FUENTE DE LOS PENSAMIENTOS:

Los de Dios, siempre son para lo mejor, para lo que nos conviene, para el bien de los demás, conforme a su propósito (lo bueno es enemigo de lo mejor; Dios quiere para nosotros no lo bueno sino lo mejor).

Los del hombre (carne), basados en el conocimiento que procesamos de acuerdo con las experiencias que vamos teniendo en la vida. Estos pueden ser verdad (de acuerdo al pensamiento de Dios) o mentira (de acuerdo a los pensamientos del diablo). De allí la necesidad y la bendición de la meditación continua de la Palabra de Dios (Sal 1:1-3 y Jos 1:8). Los pensamientos que no son los de Dios, aunque sean nuestros y tengan apariencia de corrección, esos pensamientos son caminos que nos parecen derechos en nuestra propia opinión pero su fin es camino de muerte (Prov 16:25).

Los de Satanás, el pone pensamientos (Hch 5:3,9) para confrontar y desobedecer la autoridad de Dios, para apartarnos del propósito de Dios para nosotros y/o lograr sus propósitos.

Como estudiamos anteriormente, los pensamientos que tengamos van a determinar nuestras acciones. Y solo hay un tipo de pensamientos que traen bendición a nuestras vidas: los pensamientos de Dios.



NATURALEZA Y MANIFESTACIÓN DE LOS MALOS PENSAMIENTOS:

Pensamientos afectados por el pecado: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo al mal” (Gen 6:5). Estos pensamientos se propagan muy fácilmente, rápidamente.

Dios conoce las acciones que realiza el hombre que son el resultado de sus pensamientos: “Extendí mis manos a pueblo rebelde, el cual anda en camino no bueno, en pos de sus pensamientos”. (Isa 65:29). Este es el resultado de todos aquellos cuyos pensamientos son malos: “Sus pies corren al mal, se apresuran a derramar sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad...” (Isa 59:7)

Los pensamientos malos hacen errar al hombre. “¿No yerran los que piensan el mal? Misericordia y verdad alcanzarán a los que piensan el bien”. (Prov 14:22)



NATURALEZA Y MANIFESTACIÓN DE LOS BUENOS PENSAMIENTOS:
Los pensamientos que fijamos en Dios traen paz al corazón. Isa 26:3, Fil 4:8.
Los que piensan el bien tendrán alegría. Prov 12:20. Pensar el bien es haber el bien, porque las acciones siguen a los pensamientos.
Los que piensan el bien, “misericordia y verdad los alcanzarán” Prov 14:22,
Los que “piensan en generosidades, por sus generosidades serán exaltados” Isa 32:8.
Los pensamientos de los justos son sabios e inteligentes. Sal. 49:3.
Los justos piensan con cordura. Rom 12:3.
Los justos piensan en las cosas dignas de alabanza. Fil 4:8.
Los justos piensan en el pobre. Sal 41:1, y por ende, le dan al pobre.
Los justos piensan para responder. Prov 15:28.
Los pensamientos del justo son rectitud. Prov 12:5.
Por todo estos “los pensamientos del justo serán afirmados” Prov 16:13.



COMO SE FORMA LA PERSONALIDAD:

Según los especialistas, la personalidad surge del conflicto entre nuestros instintos tendientes a la agresividad y a la búsqueda del placer, lo que nos hace sentir bien y satisfecho, por un lado, y por otro lado los límites sociales que se les impone. Es la secuencia de fases que vimos al inicio.

Los acontecimientos que se experimentan en la vida, hacen que en la mente broten pensamientos que van moldean la personalidad con los argumentos que definen la forma de actuar o responder conforme pensamos.

Tu y yo reaccionamos a las circunstancias de la vida basados en lo que pensamos en el corazón; lo que creemos.



QUÉ DEBO HACER CON LOS PENSAMIENTOS?:

Antes que nada debemos ser responsable de ellos, pero cómo?

En primer lugar, necesitamos llevarlos cautivos a la verdad: 2 Cor 10:3-5b. Por ello, todo pensamiento debe ser examinado para llevarlo cautivo a la obediencia en Cristo, esto es examinarlo a luz de la verdad.

En segundo lugar, necesitamos no pensar mas de lo que está escrito. 1 Cor 4:6. Antes de pensar y/o hablar, necesitamos, no mirar según nuestro parecer o conveniencia, sino pensar y/o hablar conforme ve Dios, con el corazón: 1 Sam 16:6-7.

Tercero, discernir el propósito de Dios, por medio de la luz y lámpara que es la Palabra de Dios (Sal 119:105). Considerar el propósito de Dios: Rom 8:28.

Cuarto. No ignorar la principal estrategia del adversario en el mundo: 1 Jn 2:16.



POR QUÉ DEBO DOMINAR MIS PENSAMIENTOS?:

Porque Dios demanda obediencia y responsabilidad. Para ello, Dios me ha dado espíritu de poder, de amor y de dominio propio (2 Tim 1:7)

Porque así voy a cambiar mi manera de vivir y llegare a conocer la voluntad de Dios, que es buena, agradable y perfecta. Rom. 12:2.

Porque los pensamientos confirmados en la verdad, serán las fortalezas del carácter. Prov 23:7a. Conforme pensamos así somos.

Porque los pensamientos dan origen a las palabras y las palabras a las acciones. Luc 6:45b. De la abundancia del corazón hable la boca.

Porque la muerte y la vida están en poder de la lengua. Prov 18:21a



EN QUÉ DEBO PENSAR?
Según Fil 4:8 debo pensar en::
• Todo lo que es verdadero,
• Todo lo honesto,
• Todo lo justo,
• Todo lo puro,
• Todo lo amable,
• Todo lo que es de buen nombre;
• si hay virtud alguna,
• si algo digno de alabanza



CONCLUSIÓN:

Debemos acordarnos de esta frase:
• Conocimientos crean pensamientos
• Pensamientos producen palabras
• Palabras producen acciones
• Acciones repetidas se convierten en hábitos
• Hábitos constituyen el carácter
• Carácter es destino

Si anhelamos un buen futuro, debemos controlar nuestros pensamientos.

La pregunta es: Cómo podemos controlar los pensamientos?
• Debemos querer hacerlo, y si así es, podemos renovar nuestra mente cuidando la entrada (2 Cor 10:3-5 y Rom 12:2):
➢ Seleccionemos buenas lecturas, miremos buenos programas de televisión, y
➢ Escojamos cuidadosamente a los amigos y socios.
• Consideremos el resultado de todo lo que pongamos en la mente. Qué fruto va a darnos? Lo que hemos sembrado!!
• Recuerde que la mente es como un poderoso computador que puede ser programado a elección y dará el resultado (fruto) de acuerdo a esto.

Nuestros pensamientos se conformarán de los principios y valores que elijamos seguir. No estamos predestinados a vivir según cierto estilo de vida. Es cuestión de mi elección, lo que yo permito en mi mente.

Dios nos ha dado el libre albedrío. Si no nos gusta donde estamos ó para dónde vamos, podemos cambiarlo y la única forma es haciéndonos responsables de nuestros pensamientos.

07 Oct 2013