Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Acción de gracias



Definición.
Expresar gratitud a Dios.
Agradecer a Dios, nuestro Creador y Redentor, en todo momento y lugar:
Primero. Porque lo dice la Palabra (Efe 5:20, Col 1:12, Col 3:17).
Segundo. Porque reconocemos que todo lo que somos, podemos y tenemos lo hemos recibido de El (1 Cor 4:7, Jn 15:5).
Tercero. Porque reconocemos Su misericordia (no hace con nosotros como mereceríamos por haber pecado), Su gracia (hace con nosotros como no merecemos (nos salva, adopta en Su familia y bendice) (Sal 103:1-5).
• Jesús murió por nuestros pecados.
• Nos da Su Espíritu Santo: guía, maestro, consolador.
• Nos corona de favores y misericordias.


Fuente de la acción de gracias.
Un corazón agradecido.
La mayoría de las veces, la gratitud surge por las palabras y las obras de Dios a favor de nosotros (Sal 119:62).
Otras veces, porque El es bueno (Sal 106:1, Sal 107:1, Sal 118.1, Sal 118:29, Sal 136:1) y lo manifiesta por medio de Sus obras a favor de nosotros:
• Sanidad (Lev 7:12, Lev 22:29, Sal 116:17).
• Prosperidad (3 Jn 2, Deut 8:18).
• Santidad (Jn 17:19).
• Librarnos de dificultades (Sal 107:22).
• Librarnos de la muerte (Sal 56:12).
• Bendiciones que recibimos de todo tipo (Efe 1:3).


Objetivo de la acción de gracias.
Honrar a Dios dándole gracias por lo que ha hecho en nosotros por medio de Cristo (2 Cor 4:15, Col 3:22-24).
Dar gracias debería ser una característica dominante de la vida cristiana, en toda circunstancia (Rom 8:28, 1 Cor 4:16-17, Fil 4:6).


La falta de gratitud.
Los dos hermanos en la parábola del hijo pródigo  Luc 15:11-31.
Uno no valoró su padre ni su casa ni su herencia; lo desperdició y perdió todo viviendo perdidamente.
Otro: corazón endurecido; no pudo disfrutar de su calidad de hijo y de todo lo que su padre tenía disponible para El.
Los nueve leprosos que fueron sanados y no volvieron a Jesús (Luc 17.11-19) nunca más aparece en la Palabra que hubieran sido bendecidos otra vez por el Señor.
No seamos como ellos, no agradeciéndole a Dios, a Jesucristo y al Espíritu Santo lo que todo el tiempo están haciendo por nosotros (aunque no lo percibamos, no lo entendamos o no nos guste). Dios siempre está obrando a favor nuestro (Rom 8.28).


20 Jun 2008
Referencia: Agradecimiento.