Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El año 2014 en el propósito de Dios.



Introducción.

"Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. .... Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin". (Ecle 3:1, 11).

"Él muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos." (Daniel 2:21 RVR60)

"De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos." (1 Crónicas 12:32 RVR60)

El año 2014 es el año final del segundo ciclo de 7 años del segundo milenio. La suma de todos los números que lo forman da 7. Por lo tanto, él número siete está tres veces presente en este número, por el 14 y el 7 que es la suma de sus dígitos, siendo el tres el número de Dios y el siete el número de lo completo.

El uso del número siete en la Biblia se da principalmente alrededor del séptimo día (el día de reposo) y el séptimo año (el año del reposo de la tierra). En los dos casos, para Dios son significativos:
• Exo 31:12-17. “Habló además Jehová a Moisés, diciendo: Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días se trabajará, mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá. Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó.”

Por esa razón esté es un año especial de la gracia de Dios para ciertas cosas que tienen que ver con el significado del día y del año de reposo. El día y el año de reposo en el Antiguo Testamento, y Dios no cambia, eran años especiales de Dios, años de una gracia especial.



Significado profético del año 2014 de acuerdo al significado del día y el año séptimo en la Biblia.


Este año es el año en el cual Dios completará los ciclos que están pendientes de concluirse en nuestras vidas: victoria contra el pecado, vida en el Espíritu, definir una visión, terminar un proceso de aprendizaje y de maduración, concretar un sueño por el que hemos estado luchando, ganar una batalla que hemos estado librando, etc., además que es un año de liberación de todos los obstáculos que han estado obstruyendo nuevo caminar en el Señor conforme a Su Voluntad.
• Gen 2:2. “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.”
• Éxo 21:2. “Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.”
• Job 5:19. “En seis tribulaciones te librará, y en la séptima no te tocará el mal.”
• Jos 6:16. “Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad.”


Es un año de preparación para un nuevo ciclo que empezará para llevarnos a otro nivel de vida espiritual a partir del 2015.
• Núm 19:19. “Y el limpio rociará sobre el inmundo al tercero y al séptimo día; y cuando lo haya purificado al día séptimo, él lavará luego sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será limpio a la noche.”
• Éxo 23:12. “Seis días trabajarás, y al séptimo día reposarás, para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero.”
• Éxo 12:16. “El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer.”


Tiempo de descansar en el Señor, reposar en Él y ver la obra que Él hará.
• Gen 2:2-3. “Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.”
• Éxo 34:21. “Seis días trabajarás, mas en el séptimo día descansarás; aun en la arada y en la siega, descansarás.”
• Lev 23:3. “Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis.”
• Deut 5:14. “mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú.”


Tiempo de cosechas sobrenaturales. Tiempo de cosechas que hemos estado esperando desde tiempo atrás.
• Gal 6:7-9. “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”
• Lev 25:4, 20-21. “Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para Jehová; no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña. ... Y si dijereis: ¿Qué comeremos el séptimo año? He aquí no hemos de sembrar, ni hemos de recoger nuestros frutos; entonces yo os enviaré mi bendición el sexto año, y ella hará que haya fruto por tres años.”
• Éxo 16:29. “Mirad que Jehová os dio el día de reposo, y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día.”


Tiempo de volvernos a Él de todo corazón, de incrementar la comunión con Él, de volver a las sendas antiguas, de retomar el camino y la fortaleza en Él, de restaurar la relación con Él, la visión de Él para nuestras vidas, los anhelos, deseos y sueños que Él puso para nuestra vida como creyentes.
• Gen 2:3. “Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó,...”
• Éxo 20:11. “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.”
• Exo 16:27-28. “Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron. Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?”
• Éxo 13:6. “Siete días comerás pan sin leudar, y el séptimo día será fiesta para Jehová.”
• Núm 31:24. “Además lavaréis vuestros vestidos el séptimo día, y así seréis limpios; y después entraréis en el campamento.”


Tiempo de morir a nuestras propias fuerzas, de finalizar todo proyecto que hemos querido realizar por nuestras propias fuerzas, de querer hacer las cosas por nosotros mismos, de querer forzar a Dios para que respalde nuestros propios proyectos que nacieron en nuestro corazón engañoso pero que no son Su Voluntad para nosotros.
• Exo 16:27-28. “Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron. Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?”
• Núm 28:25. “Y el séptimo día tendréis santa convocación; ninguna obra de siervos haréis.”
• Núm 29:7. “En el diez de este mes séptimo tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas; ninguna obra haréis;”


Tiempo de la unidad.
• Esd 3:1. “Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos en las ciudades, se juntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalén.”


Tiempo de nuevos niveles en la sobrenaturalidad de Dios.
• Mar 1:21-26 (Luc 4:31-37). “Y entraron en Capernaum; y los días de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba. Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él.”
• Mat 12:9-13 (Luc 6:6-11). “Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? Él les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante? Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo. Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra.”


Tiempo de la doble porción (dos veces siete).
• Isa 61:7. “En lugar de vuestra doble confusión y de vuestra deshonra, os alabarán en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseerán doble honra, y tendrán perpetuo gozo.”
• Zac 9:12. “Volveos a la fortaleza, oh prisioneros de esperanza; hoy también os anuncio que os restauraré el doble.”
• Job 11:6. “Y te declarara los secretos de la sabiduría, que son de doble valor que las riquezas! Conocerías entonces que Dios te ha castigado menos de lo que tu iniquidad merece.”
• Job 42:10. “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.”
• 2 Rey 2:9. “Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí.”



Los requisitos para recibir todas estas bendiciones.


Anhelar y comprometernos a subir a un nuevo nivel de obediencia y santidad al Señor.
• 1 Ped 1:13-16. “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.”
• Mat 5:48. “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”
• Lev 20:7. “Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.”
• Jos 3:5. “Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.”


La convicción y disponibilidad de morir a nosotros mismos, a nuestros propios esfuerzos humanos, a la religiosidad (nuestras condiciones para acercarnos a Dios y ser bendecidos por Él).
• Mat 16:24.25 (Mat 10:38-39, Mar 8:34-35, Luc 9:23-24). “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.”


Confiar, descansar, reposar en el Señor y en el poder de Su fuerza.
• Isa 30:15. “Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis,”
• Sal 46:10. “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; ...”


Volvernos a Dios de todo corazón: que Él sea verdaderamente el todo de nuestra vida, el Señor de ella.
• 2 Cró 30:6. ”Fueron, pues, correos con cartas de mano del rey y de sus príncipes por todo Israel y Judá, como el rey lo había mandado, y decían: Hijos de Israel, volveos a Jehová el Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, y él se volverá al remanente que ha quedado de la mano de los reyes de Asiria.”
• Ezeq 33:11. “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?”
• Mal 3:7. “Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos?”
• 2 Cro 7:13-16. “Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre.”
• Prov 1:23. “Volveos a mi reprensión; He aquí YO DERRAMARÉ MI ESPÍRITU SOBRE VOSOTROS, y os haré saber mis palabras.”


Intimarnos con el Espíritu Santo, conocerlo, apreciarlo, anhelarlo, caminar con Él.
• Efe 6:10. “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.”
• Efe 5:17-18. “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,”
• Sant 4:4-8. “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.”

28 Dic 2013
Referencia: 14.001