Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Dadme un hombre (1a. parte).



Dadme un hombre.

=====Enseñanza en audio=====



Notas breves de la enseñanza.
Y añadió el filisteo: Hoy yo he desafiado al campamento de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo. (1 Sam 17:10).
• La vida cristiana no es una vida fácil ni placentera.
• Externamente enfrentamos los mismos problemas que enfrentan las personas del mundo.
• Pero nosotros tenemos que enfrentar unos problemas adicionales: los de hacer morir la carne (tentaciones, pecado, perdonar y amar, vivir nuestra vida bajo principios, valores y normas diferentes a los dl mundo, etc.).
• Por eso la vida cristiana (el Reino de Dios) solo los valientes la arrebatan.
• El ser valiente es un asunto del corazón, de carácter; no es un asunto de edad.
• El ejército de Israel estaba lleno de hombres adultos y expertos en batalla pero ninguno de ellos salió a enfrentar a Goliat.
• El que salió a enfrentarlo fue un muchacho sin experiencia, sin entrenamiento, pero con un corazón y un carácter lleno del celo de Dios, Y GANÓ LA BATALLA.
➢ No es con espada ni con ejército sino con el Espíritu Santo.
➢ Él nos ayuda a hacer morir las obras de la carne.
➢ Él nos da el poder para mantenernos firmes frente a las acechanzas del diablo.
➢ Él nos da la sabiduría para saber como derrotar al enemigo (la honda y las cinco piedras).
➢ Él nos ayuda a crecer y a madurar, Él nos transforma en el hombre nuevo de batalla en batalla, de victoria en victoria.
• El carácter que necesitamos en Dios requiere,
➢ En primer lugar, estar dispuesto a enfrentar la carne, el pecado, el mundo y al diablo.
• Vivir en el cumplimiento de los mandamientos de Dios.
• Desechar las obras de la carne (celos, envidias, disensiones, orgullo, codicia, lujuria, venganza, falta de perdón, falta de amor, indiferencia ante la injusticia, egoísmo, etc.).
• Dejar de vivir para nuestros planes y deseos y vivir para los planes y deseos de Dios.
• Lo primero que nos desvía del desarrollo del carácter son las excusas. Impide que nos enfoquemos en las verdaderas causas de las situaciones.

01 Sep 2014