Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Módulo 103. Conociendo a Jesús por Sus Nombres.



Conociendo a Jesús por Sus Nombres.


Tema No. 02. Las cuatro facetas de la revelación de Jesús en la Biblia (1ª. Parte).


LAS CUATRO FACETAS DE LA REVELACIÓN PROGRESIVA DE JESÚS EN LA BIBLIA.


Introducción.


El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, a través de la Biblia, se van revelando gradualmente desde Génesis hasta Apocalipsis. La revelación completa de cada uno es la suma de todo lo que la Biblia va revelando en la medida que la vamos leyendo. Ello pasa con la revelación de Jesús. Comienza desde Génesis y concluye en Apocalipsis. La imagen de Jesús que nosotros necesitamos conocer no es la de una de las fases de la revelación, o la de algunas, sino la que resulta de reconocer todas las fases por las que en la Biblia va pasando la revelación de Él. Jesús es uno y la suma de todo lo que la Biblia dice de Él.

En el pueblo cristiano hoy, generalmente cuando uno le pregunta a un creyente como es Jesús, por lo general la descripción que nos van a dar de Él es la del Jesús de los Evangelios, sin considerar que en esa etapa Jesús se despojó de Su Gloria como el Hijo de Dios y se hizo hombre y como hombre, siervo, y ello durante treinta y tres años y medio que fue la duración de Su ministerio terrenal. Si bien es cierto, las características y cualidades que Jesús muestra en los Evangelios son características y cualidades de Él, no son todas, sino solo una parte de las que pertenecen a la plenitud de Jesús en la Biblia. Por ello, en este estudio, vamos a recorrer cada una de esas fases de la revelación de Jesús en la Biblia con el objeto de conocer más de Jesús. Es posible que pudiéramos definir más de cuatro fases de la revelación de Jesús en la Biblia, pero para efectos de este estudio, vamos a partir de cuatro, en el orden en que aparecen en la Biblia:
1. La revelación de Jesús en el Antiguo Testamento.
2. La revelación de Jesús en los Evangelios.
3. La revelación de Jesús de Hechos a Judas.
4. La revelación de Jesús en Apocalipsis.



La primera fase: El Antiguo Testamento (Cristofanías).


Introducción.
En esta primera fase de la revelación de Jesús lo encontramos fundamentalmente como el Verbo Creador Todopoderoso de Dios (Gen 1), como la Sabiduría de Dios (Proverbios) y como el Ángel de Jehová (las Cristofanías) que desciende del Cielo a la tierra y se hace presente en ocasiones especiales, trascendentes, en la historia de Su pueblo y como el Mesías (Salvador y Señor) prometido para Israel y la humanidad para salvación, liberación y redención.


Jesús, el Verbo Creador y Todopoderoso de Dios.
Gen 1:3. "Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz."
• Por Juan sabemos que Jesús es el Verbo, la Palabra de Dios (Jn 1;1-18). Y por el capítulo 1 del Libro de Génesis sabemos no solo de la indisolubilidad y unidad de Dios con Su Palabra sino también del tremendo poder creativo de la Palabra que hace todo aquello que indica. Solo en este primer capítulo de la Biblia encontramos ocho hechos creadores de Dios a través de Su Palabra, que prácticamente creó todo el universo (los cielos y la tierra), todo lo que ha existido y existe hoy (mucho de lo cual estaba en semilla presente en esos primeros hechos creativos de Dios y que fueron surgiendo posteriormente de acuerdo al predeterminado consejo y sabiduría de Dios). Todo ello nos habla de que Jesús es Todopoderoso, creativo y hace todo aquello que indica sin ninguna falibilidad (Isa 55:10-11), porque Él no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse (Num 23.19).
• Este Nombre de Jesús nos habla de la disponibilidad a nuestro favor de todo el poder de Dios para obrar en medio de cualquier circunstancia a nuestro favor: por ello la Palabra de Dios nos dice que los hijos e hijas de Dios en todas las cosas somos más que vencedores por medio de Cristo, porque Él, con la plenitud de Su poder, opera a nuestro favor en todo tiempo.


Jesús, la Sabiduría de Dios.
Prov 8:12, 22-31. "Yo, la sabiduría, habito con la cordura, y hallo la ciencia de los consejos…. Jehová me poseía en el principio, ya de antiguo, antes de sus obras. Eternamente tuve el principado, desde el principio, antes de la tierra. Antes de los abismos fui engendrada; antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas. Antes que los montes fuesen formados, antes de los collados, ya había sido yo engendrada; no había aún hecho la tierra, ni los campos, ni el principio del polvo del mundo. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; cuando afirmaba los cielos arriba, cuando afirmaba las fuentes del abismo; cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen su mandamiento; cuando establecía los fundamentos de la tierra, con él estaba yo ordenándolo todo, y era su delicia de día en día, teniendo solaz delante de él en todo tiempo. Me regocijo en la parte habitable de su tierra; y mis delicias son con los hijos de los hombres.
• Notemos como este pasaje se refiere a Jesús. En primer lugar dice que "Jehová me poseía en el principio, ya de antiguo, antes de sus obras" y por otro lado "Eternamente tuve el principado, desde el principio, antes de la tierra". Si tuvo el principado significa que es un Hijo del Rey, y siendo Dios el Rey y Jesús el Hijo Unigénito de Dios, esta identificación no puede ser otra que una que corresponda a Cristo.
• Esto se reafirma cuando leemos la referencia "cuando formaba los cielos, allí estaba yo....". Ello también reafirma que Jesús es el Verbo Creador y Todopoderoso de Dios que acompañó a Dios en todos los aspectos de la Creación (Gen 1) así como también nos enseña la unicidad del Padre, del Hijo y del Espíritu: cuando Jesús introduce al Espíritu Santo en Jn 14 se refiere a "otro Consolador" que en el idioma original significa "otro de la misma especie, otro igual a mi" y por el otro lado, en Gen 1:2 nos dice que el Espíritu Santo se movía sobre la faz de las aguas ordenándolas para el posterior desarrollo de todos los demás actos creativos de Dios y en este pasaje que estamos estudiando también dice que la Sabiduría: "con Él estaba yo ordenándolo todo". Adicionalmente en Isa 11:2 nos enseña que el Espíritu Santo es Espíritu de sabiduría, lo que implica una equivalencia entre Jesús y el Espíritu Santo, presentes ambos con Dios y en Dios desde antes de la fundación del mundo.
• Es una tremenda bendición saber que Jesús es la sabiduría de Dios que tiene todas las respuestas para todos nuestros problemas y circunstancias de la vida que puedan provocarnos confusión, y están disponibles para nosotros los hijos e hijas de Dios por cuanto Cristo, a través del Santo Espíritu de Dios, mora en nosotros, nos enseña, nos guía, nos recuerda todo lo que Jesús nos ha enseñado, etc.
• Este Nombre de Jesús, entonces, nos habla de la disponibilidad de todo el conocimiento necesario para la vida y que dicho conocimiento esta a nuestro alcance todo el tiempo mediante una relación viva, dinámica, constante con el Espíritu Santo que es el Espíritu de Cristo también .


Jesús, El Ángel de Jehová.
Gén 16:10 Le dijo también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu descendencia, que no podrá ser contada a causa de la multitud.
Núm 22:35 Y el ángel de Jehová dijo a Balaam: Vé con esos hombres; pero la palabra que yo te diga, esa hablarás. Así Balaam fue con los príncipes de Balac.
Jue 2:1 El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros,
Jue_13:18 Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable?
Gén 22:15-18. Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.
• En el primer pasaje (Gen 16.10) y también en Num 22:35 encontramos al Ángel de Jehová hablando como si fuera Jehová mismo. En Jue 2:1 dice acerca del Ángel de Jehová: "Yo os saqué de Egipto y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres". Quién sacó a Israel de Egipto y lo introdujo en la tierra prometida fue Dios. Por lo tanto, en este pasaje es Dios mismo hablando a través del Ángel de Jehová y ese Ángel, al igual que en los pasajes anteriores no es uno de los de los ejércitos celestiales, que no hablan por sí mismos como Dios hablaría, Cuando los ángeles de Dios hablan siempre aclaran que ellos son solo los mensajeros de un mensaje que no es propio. Pero cuando se trata del Ángel de Jehová, Él se apropia del mensaje como si fuera Dios mismo. Notemos que cuando la Escritura habla de Dios se refiere siempre a Él como Dios, Jehová, el Señor, el Padre. Esa es la línea en toda la Biblia. Él no es el Ángel --enviado-- de Jehová. Su Hijo si es el enviado de Él para hablar por Él y como Él (Jn 14:6-10) y para salvar al mundo de sus pecados (Jn 3:16).
• En Jue 13:18 el Ángel de Jehová responde que su nombre es "Admirable" que es también un nombre para Jesús que menciona Isa 9:6, que igualmente menciona como nombres de Jesús el de Consejero, Dios fuerte, Padre Eterno y Príncipe de Paz. Si analizamos bien, vemos este pasaje como una reafirmación de la unicidad entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que todos siendo personas diferentes y cumpliendo funciones diferentes son una solo y el mismo.
• En Gen 22:15-18 el Ángel de Jehová se identifica plenamente con Jehová. Si fueran la misma persona, ¿se hubiera identificado previamente con el Ángel de Jehová?. Definitivamente no hubiera habido necesidad.
• En consecuencia, este Nombre de Jesús nos enseña que en Cristo, nosotros tenemos y recibimos la Plenitud de Dios, todas las cualidades, características y funciones que Dios tiene a favor de sus hijos e hijas, y que están disponibles en nosotros por el Espíritu Santo que mora en nosotros, con nosotros y sobre nosotros, que no nos deja ni nos desampara. Por lo tanto, sabiendo esto, podemos vivir confiadamente en medio de nuestras circunstancias, principalmente cuando no las entendemos, buscando la sabiduría de Dios para pasar en medio de ellas, confiando en el poder de Dios que nos dará la victoria en medio de ellas y confiando en que todo sucederá en el tiempo perfecto de Dios porque Él está obrando en todo momento a favor de nosotros (Rom 8:28-20) que somos sus hijos e hijas.


El anticipo profético de las otras fases de la revelación de Jesús.
En muchos otros pasajes, en los demás libros del Antiguo Testamento, encontramos enunciadas, y algunas veces explicadas, buena cantidad de palabras proféticas que anticipan la revelación de la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo, que nos ayudan a ir preparándonos, comenzando a entender, comprender y atesorar los fundamentos para las sucesivas facetas de la revelación de Cristo, y comenzar a responder a ellas mediante nuestra adoración (obediencia, honra, reconocimiento, alabanza, agradecimiento, etc.,). Entre ellas encontramos las siguientes:
• Admirable (Isa 9:6).
• Afinador (Mal 3:3).
• Brazo de Jehová (Isa 53:1).
• Consejero (Isa 9:6)
• Deseado de todas las naciones (Hag 2:7).
• Dios fuerte (Isa 9:6; 63:1).
• El Señor (YHVH) es nuestra salvación (Jer 23:6).
• Emmanuel (Isa 7:14)
• Fuerza de salvación (Sal 18:2).
• Fundamento (Isa 28:16).
• Gloria de Jehová (Isa 60:1).
• Guía (Sal 48:14).
• Jefe (Isa 55:4).
• Jehovah (Isa 26:4; 40:3).
• Juez (Miq 5:1; Hch 10:42).
• Justicia (Jer 23:6; 33:16).
• Legislador (Isa 33:22).
• Limpiador (Mal.3:3).
• Manantial (Zac 13:1).
• Mesías (Dan 9:25; Jn 1:41).
• Niño (Isa 9:6; Luc 2:16).
• Padre eterno (Isa 9:6).
• Príncipe de Paz (Isa 9:6)
• Príncipe del ejército de Jehová (Jos 5:14).
• Redentor (Isa 59:20; 60:16).
• Refugio (Isa 25:4).
• Renuevo (Zac 3:8).
• Rey de Justicia (Isa 32:1).
• Roca (Deut 32:15).
• Rosa de Sarón (Cant 2:1).
• Salvador Poderoso (Isa 63:1)
• Santo de Israel (Isa 41:14).
• Siervo (Isa 42:1; 49:5-7).
• Siervo Divino (Isa 42:1).
• Siloh (Gen 49:10).
• Simiente de la mujer (Gen 3:15).
• Sol de justicia (Mal 4:2).
• Ungido (Sal 2:2).
• Vara (Isa 11:1).
• Vástago justo (Jer 23:5).
Si analizamos detallandamente estos Nombres, vamos a notar algunas cosas interesantes:
• La mayoría de estas referencias nos están preparando para la revelación de Cristo como el Salvador de los pecados revelada en los Evangelios. Es interesante también observar que la mayoría de estas revelaciones proféticas anticipadas de Jesús ocurren en el Libro de Isaías que es reconocido como el "Evangelio --nuevas de Salvación--" del Antiguo Testamento.
• En la medida que vamos avanzando en el Antiguo Testamento, vamos a comenzar a ver también algunos anticipos proféticas de la tercera fase de la revelación de Cristo en las Escrituras como el Señor (Isa 32:1, Isa 55:4, Dan 9:25), y en menor medida, de la cuarte fase como Juez (Mal 3:3, Miq 5:1, Mal 4:2, Isa 11:1).


22 Sep 2014