Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Módulo 103. Conociendo a Jesús por Sus Nombres.



Conociendo a Jesús por Sus Nombres.


Tema No. 05. Las cuatro facetas de la revelación de Jesús en la Biblia (4ª. Parte).


La cuarta fase: Jesús el Juez Justo.


Introducción.

Esta fase es la que completa la revelación de Cristo en la Palabra de Dios y es aquella en donde Jesús, como receptor de toda la autoridad que le ha sido dada por el Padre en el cielo y en la tierra (Mat 28:18, Fil 2:9, Efe 1:20-22) no solo funge como Rey de reyes y Señor de señores, en el ejercicio de esa autoridad que Dios le ha concedido, sino como parte de ese Reinado y Señorío, juzga, no solo a los y las creyentes sino a todo el mundo, los incrédulos y los judíos, de acuerdo a lo señalado en las profecías del Antiguo y del Nuevo Testamento en lo tocante a los últimos tiempos: arrebatamiento de la Iglesia, Tribulación y Gran Tribulación, el día ardiente del Señor, el Reino Milenial y el Juicio del Trono Blanco.
Es decir, en esta etapa se nos revela a un Jesús que no es solo misericordia y gracia (Salvador) sino también Rey (Señor) y Juez Justo, que finalmente va a dar la retribución merecida a los creyentes (por sus obras) y a los impíos (por su impiedad), en una serie de intervenciones graduales en la historia humana, siempre tendientes a ejercer Su Misericordia, Su Señorío y Su Justicia:
• Primero, el arrebatamiento de la Iglesia (1 Tes 4:16-17): la resurrección de los muertos en Cristo y el arrebatamiento de aquellos que estando vivos en la carne, sean parte de la Iglesia Gloriosa, santa, sin mancha, sin arrugas, que será la Esposa del Cordero.
• Segundo, los juicios de la Tribulación y la Gran Tribulación (Mat 24:9-28, Apo 6-18), cuyo objetivo es que las personas que aún no sean salvas, por lo duro de esos tiempos se arrepientan y se conviertan a Cristo.
• Tercero, el día grande y terrible del Señor (Mat 24:29-31, Apo 19:11-21) donde los que hayan endurecido su corazón al máximo para no reconocer al Señor Jesucristo como Señor de sus vidas, finalmente se enfrentarán al Señor y saldrán vencidos (satanás, el anticristo, el falso profeta y los ejércitos del anticristo).
• Cuarto, el Reino Milenial (Apo 20:1-6), donde Cristo, después de haber vencido a sus enemigos, restaurará y reinará físicamente sobre Israel y sobre el resto del mundo durante mil años.
• Quinto, el levantamiento final de Gog y Magog (Apo 20:7-10) y su aplastante derrota.
• Sexto, el juicio del Trono Blanco, el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra y la Nueva Jerusalén descendiendo a la tierra para el inicio de la eternidad futura (Apo 20:11-22:5)


El Libro de Apocalipsis: la corona en la revelación de Cristo.

Aún cuando no exclusivamente, esta revelación se encuentra concentrada en el Libro de Apocalípsis y se complementa con los libros de los Profetas en al Antiguo Testamento (tanto los Mayores y Menores). Según leemos en Apo 1:1-3 el libro de Apocalípsis, es la revelación de Jesucristo:
• "La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca."

Hay muchos otros pasajes en la Escritura que nos anticipan proféticamente esta faceta de la revelación de Cristo, que completa la Imagen de nuestro Señor y Salvador, tal como Él es:
• 2 Ped 3:9-10. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
• Sal 2:7-9 Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, Y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro, Como vasija de alfarero los desmenuzarás.
• 1 Tes 5:1-3. Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.
• Mat 24:29-31. E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Esta faceta de la revelación de Cristo tiene su climax en Apo 19:11-21: "Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos."


Los Nombres de Cristo en Apocalipsis.
Cada uno de los Nombres que se utilizan en el Libro para Jesús deben ubicarse en su contexto inmediato relacionado con la situación y/o hecho en el que aparece inmerso y las personas involucradas en esa situación --creyentes, judíos y/o incrédulos--, pero son a su vez, un recordatorio de todo lo que la Biblia ha revelado acerca de Cristo en los demás libros, tal como lo veremos posteriormente cuando entremos en la descripción del significado de algunos de esos nombres. Los Nombres de Jesús que se mencionan en Apoclípsis son:
• Alfa, el (Apo 1:8; 22:13)
• Amén (Apo 3:14)
• Cordero (Apo 13:8)
• El que vive (Apo 1:18)
• Estrella resplandeciente de la mañana (Apo 22:16)
• Fiel (Apo 19:11)
• Fin, el (Apo 22:13)
• León de la tribu de Judá (Apo 5:5)
• Omega, la (Apo 1:8; 22:13)
• Primero, el (Apo 1:17; 2:8; 22:13)
• Primogénito de la resurrección (de los muertos), el (Apo 1:5)
• Principio, el (Apo 22:13)
• Principio de la creación (Apo 3:14).
• Raíz y la descendencia de David (Apo 22:16)
• Raíz de David (Apo 5:5; 22:16)
• Rey de los siglos (Apo 15:3)
• Rey de reyes (Apo 17:14; 19:16).
• Segador (Apo 14:15).
• Señor de señores (Apo 19:16)
• Soberano de la creación de Dios (Apo 3:14)
• Soberano de los reyes de la tierra (Apo 1:5)
• Testigo fiel (Apo 1:5)
• Testigo fiel y veraz (verdadero) (Apo 3:14)
• Todopoderoso (Apo 1:8).
• Último, el (Apo 1:17; 2:8; 22:13)
• Verbo de Dios (Apo 19:13)
• Verdadero (Apo 3:7)


El objetivo de esta revelación.
• En lo referente a esta última fase en la revelación de Cristo a través de sus nombres, no es para que los creyentes se atemoricen, más bien es para que los no creyentes se atemoricen por lo que vendrá para ellos si no se arrepiente.
• En el caso de los creyentes hay que recordar que el libro fue escrito por el Apóstol Juan guiado por el Espíritu Santo y de acuerdo con la revelación que el mismo Señor Jesucristo le dio, para la Iglesia en una época de persecución, tribulación y lucha, para animarla, fortalecerla y levantarla en medio de la situación problemática que vivía, recordándole que Cristo es el que tiene todo bajo su control, que Él obra a favor de Su Iglesia siempre en toda circunstancia, y que aún en medio de todas las circunstancias adversas Su Iglesia es más que triunfadora porque Él es el Vencedor.


22 Sep 2014