Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Los nombres de Jesús.



Hijo de Dios​.

Esta nominación de Jesús va más allá de definir una relación de subordinación. Realmente significa que Jesús es como Dios, con sus mismas características, cualidades y atribuciones, solo diferente en funciones dentro de la Trinidad. Y eso la Escritura lo deja bien claro:
• Heb 1:1-4. "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,  en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;  el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos."
• Fil 2:9-11. "Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre."
• Jn 5:19-23. "Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.  Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que éstas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis.  Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo,  para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió."

En esa posición Él está representando al mismo Dios con toda la Autoridad y Potestad del Cielo y del Padre.
• Ello significa que Jesús tiene todo el Poder y la Autoridad para demandar y juzgar lo que Dios demanda y juzga de nosotros, los seres humanos.
• Él representa al mismo Dios con toda la autoridad y potestad del Cielo.
• Él es todo lo que el Padre es, hace todo lo que el Padre hace, dice todo lo que el Padre dice.
• Él debe ser honrado como el Padre es honrado y temido como el Padre es temido.

Además de Hijo de Dios, Jesús es la Palabra de Dios, la Palabra autoritativa, inquebrantable, definitiva, permanente; la Palabra personificada. En Heb 1:1 la Palabra nos enseña que Dios no solo ha hablado en el pasado, sino que Él sigue hablando en el presente, por el Hijo a través de Su Espíritu Santo que mora en nosotros, y por la Palabra escrita, lo que para nosotros significa:
• Que el Señor no está ausente, sino presente. El no solamente habló sino que habla.
• La Palabra de Dios tiene vigencia, actualidad, pertinencia, etc., en el día de hoy. Y no solo la Palabra, sino TODA la Palabra, no como algunos pretenden ahora, que solo ciertas cosas de la Palabra siguen vigentes y otra no. En este punto es importante recordar lo que el mismo Señor Jesucristo dijo:
○ Mat 5:17-18. "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido." (Ver también Luc 16:17).
• La Palabra TODA sigue siendo vida y eficaz, útil para perfeccionarnos y para discernir los verdaderos motivos de nuestro corazón.
○ 2 Tim 3:16-17. "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra."
○ Heb 4:12-13. "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta."
○ 2 Ped 1:19. "Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;"
Por lo tanto nuestra actitud hacia ella hoy debe ser la misma que Dios ha esperado en todos los ttiempos de Su pueblo: que la amemos, que esté con nosotros todo el tiempo y que la obedezcamos. En Apo 2:18 y el resto del libro Él se presenta como la Palabra por la que cada uno de nosotros, al final de los tiempos, va a ser juzgado.
• Jn 12:48-50. "El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.  Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho."

Dentro de las nominaciones que la Palabra le da al Señor Jesucristo, también le da, para recalcar que Él es el Hijo de Dios, y que posee todas las calidades, cualidades y atribuciones de Dios, otros títulos igualmente enriquecedores del nombre "Hijo de Dios" "el resplandor de Su Gloria, y la imagen misma de Su Substancia" (Heb 1:3), y "el Todopoderoso" (Apo 1:8, 4:8, 11:17, 15:3, 16:7, 16:14, 19:6, 19:15, 21:22), y "el resplandor de Su Gloria, y la imagen misma de Su Substancia" (Heb 1:3).

01 Nov 2014