Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Los nombres de Jesús.



La Puerta.

Mat 7:13-14 en el cual se menciona el Camino angosto que lleva a la vida, también, equivalentemente se menciona la Puerta Estrecha, correspondiendo ambos a una nominación de Jesús: "Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan."

La Puerta nos habla de un acceso, y de hecho, al inicio de un camino hacia alguna parte. Y en el caso de Jesús eso está muy claro en la Escritura: Él es la Puerta que abre hacia la vida plena, la vida eterna y al Padre. Y no solo eso, es la única Puerta que lo hace. Todas las demás puertas que nosotros podamos encontrar en nuestro camino son puertas engañosas, que pueden parecer muy bonitas, muy elegantes, muy llamativas y hasta pueden ofrecer cosas tentadoramente buenas, pero la Palabra nos advierte que no llevan a vida sino a muerte (destrucción, robo, frustración, engaño, angustia, ansiedad, etc.) y finalmente a la muerte eterna que es separación de Dios definitiva y eternamente.

En Jn 10:1-10, Jesús habla de Sí mismo como la Puerta del redil, reafirmando lo que hemos mencionado de Jesús como la Puerta: solo en Él hay salvación y vida eterna (Jn 10:10a). Cualquier otra puerta es engañosa, falsa, y solo conduce a la destrucción (hurtar, matar y destruir, Jn 10:10a):
• "De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía. Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."

Tres cosas están asociadas con la Puerta del redil:
• Que por allí solo entran las ovejas, es decir, aquellos que necesitan un Pastor, que están dispuestos a seguir a su Pastor con confianza.
• El que entra por él (a través de Él), reconociéndole como el Señor y Salvador de su vida, será salvo (con todos los beneficios que la salvación implica, que es vida en abundancia: perdón de pecados, adopción de hijos de Dios, sanidad, restauración del corazón, libertad del pecado, poder y autoridad en el Espíritu Santo, aceptación, seguridad, redención, santificación, etc.).
• Hallará pastos, es decir, provisión para todas sus necesidades, que igualmente es parte de la vida abundante o plena que Jesús nos da en esta vida y después la Vida Eterna.

En Jn 5:2 encontramos otra descripción de la Puerta que es Jesús, aunque de manera indirecta: la puerta de las ovejas que cerca de ella se encuentra el estanque de Betesda:
• "Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos."

Las ovejas (nosotros los y las creyentes en Cristo), una vez que entran por la Puerta se encuentran con el estanque cuyo nombre Betesda significa "casa de bondad", lo cual nos indica una maravillosa característica de Jesús: Él es bondadoso y paciente con aquellos que le siguen, que han reconocido que Él es la Puerta, pero a aquellos que le niegan, que no pasan por la Puerta, les esperan muchos problemas en su vida terrenal y posteriormente la muerte eterna.
• Sal 18:25-27. "Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, y recto para con el hombre íntegro. Limpio te mostrarás para con el limpio, y severo serás para con el perverso. Porque tú salvarás al pueblo afligido, y humillarás los ojos altivos."
• 1 Cro 15:1-5. "Vino el Espíritu de Dios sobre Azarías hijo de Obed, y salió al encuentro de Asa, y le dijo: Oídme, Asa y todo Judá y Benjamín: Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará. Muchos días ha estado Israel sin verdadero Dios y sin sacerdote que enseñara, y sin ley; pero cuando en su tribulación se convirtieron a Jehová Dios de Israel, y le buscaron, él fue hallado de ellos. En aquellos tiempos no hubo paz, ni para el que entraba ni para el que salía, sino muchas aflicciones sobre todos los habitantes de las tierras." 
• Heb 10:26-31. "Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor.Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!"

Precisamente por ello, en varios pasajes nos dice la Palabra que le busquemos mientras pueda ser hallado, no sea que finalmente, cuando ya sea demasiado tarde y queramos, ya no le hallemos:
• Isa 55:6-7. "Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar."
• 2 Ped 3.9-12. "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! "

Necesitamos no solo transitar por esa Puerta sino tomar de la fuente de Betesda todo el tiempo, buscando más del Señor, conocerle y ser conocido de Él en una comunión constante, intima, cercana. Pasar de ser sus siervos a ser sus amigos.
• Jn 15:15. "Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer." 

La Puerta, al igual que el Camino, es para que pasemos por ella, no solo para que la contemplemos o nos quedemos en el umbral. La Puerta nos conecta con el Camino, de tal forma que podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la Puerta representa la Salvación (nacer de nuevo y ver el Reino de Dios, Jn 3:3) en tanto que el Camino nos indica el Discipulado, el caminar diario con el Señor (nacer del agua y del Espíritu y entrar en el Reino de Dios, Jn 3:5). La puerta (la Salvación) no es un lugar para quedarse parado. Es solamente un lugar que necesitamos pasar para iniciar el Camino (el Discipulado). Esa es la Gran Comisión y el llamado para todos los y las creyentes: conocer y guardar todo lo que Dios nos ha mandado (Mat 28:18-20) y después enseñarlo a otros (2 Tim 2:2).

Al reconocer a Jesús como la Puerta del redil, inmediatamente en el mismo pasaje nos surge Su identificación como el Buen Pastor, como una consecuencia de la Puerta.


01 Nov 2014
Referencia: 22. La Puerta.