Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Los nombres de Jesús.



El Alfa y la Omega son la primera y la última letra del alfabeto griego, y significan lo mismo que principio y fin.
Relacionada con Jesús, en primer lugar, y como lo más evidente, apunta a significar Su eternidad e Inmutabilidad (el primero es igual al último, no cambia).
• Heb 13:8. "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos."
• Mal 3:6. "Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos." 

Esta nominación de Jesús en el Apocalipsis se relaciona con la misma nominación que el Antiguo Testamento hace de Dios en Isa 41:4, Isa 44:6 e Isa 48:12, confirmando que Jesús y el Padre son uno.
• Isa 41:4. "¿Quién hizo y realizó esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros." 
• Isa 44:6. "Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios."
• Isa 48:12. "Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero."
• Jn 10.30. Yo y el Padre uno somos."
• Jn 14:7-11. "Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.  Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras."
 
Esta nominación también puede estar relacionada con una enseñanza tradicional judía. La primera letra del alfabeto hebreo es "Aleph" y la última es "Thaw" (así como Alfa y Omega son la primera y la última letra del alfabeto griego). La primera y la última letra del alfabeto hebreo son a su vez la primera y la última letra de la palabra hebrea para "Verdad" que es la palabra "Emeth". O sea que, Dios no solo es el principio y fin de todas las cosas sino también la Verdad. Y Jesús, en las Escrituras también es identificado con la Verdad (y con la Palabra que es Su expresión y con la sabiduría, que es Su resultado).
• Jn 14:6. "Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí."
• Jn 1:1-4. "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres."
• Jn 1:14. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
• Jn 1:17. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.  
 
Según esa misma tradición judía, la identificación de Dios como la Aleph (Alfa), indica que Dios es el primero de todas las cosas y que antes de Él no había nada, y la identificación con la Thaw, que Dios es el último de todas las cosas, no hay nada después de Él.
• Esto, aplicado a la Verdad significa que no había nadie antes que Él que le pudiera legar la verdad a Él, por lo que entonces, Él es la fuente de toda la Verdad. Implica también que no habrá nadie después de Él a quién Él se la pueda legar.
• De tal manera que la Verdad vive absolutamente y en toda su plenitud solamente en Dios. Él es la Verdad y por ende, Jesús es la Verdad, y el Espíritu nos enseña la Verdad al revelarnos las cosas del Padre y del Hijo.
• Como la Palabra tiene su fuente en Dios, y Dios es la Verdad, la Palabra es la Verdad. Como la Verdad es la fuente de toda sabiduría, entonces la Verdad y la Sabiduría solo pueden provenir de Dios, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (que son Uno), no del razonamiento ni de la habilidad humana.
○ Para conocer la Verdad y ser sabios, necesitamos una íntima comunión con el Padre y el Hijo, a través del Espíritu Santo que mora en nosotros y que nos guía a toda Verdad (Jn 16:13).

El Alfa y la Omega significan que el comienzo y el fin convergen en uno. También significan algo completo, de principio a fin. Causa y fin de todas las cosas.
• Ello destaca la acción divina no solo en la creación y en la consumación, sino en un presente continuo (El que es, Él que era, y Él que ha de venir, Apo 1:8). Y como ya hemos visto, Jesús ha estado presente con el Padre desde siempre y lo estará para siempre.
○ Rom 11:36. "Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén."
○ Jn 1:1-3. "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho."
○ Heb 1:3. "el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,"

Finalmente, el que Jesús sea identificado como el Alfa y la Omega, significa:
• Que así como Él es el origen, razón y final de todo, el Todopoderoso y Señor de todo, porque todo lo creó, también todo lo gobierna, todo, absolutamente todo, lo cual nos lleva de nuevo, al Señorío de Cristo sobre todo y a que Él, como Señor de todo también es el Juez de todo.
○ Hch 2:36. "Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo."
○ Mat 28:18. " Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra." 
○ Fil 2:9-10. "Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre."
○ Jn 5:22. "Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo,"

Conclusiones.
• Jesús es Dios y es eterno (desde el principio y hasta siempre).
• Jesús es uno con el Padre.
• Jesús es el Señor de todo, ante quién se debe doblar toda rodilla.
• Todo es de Él, por Él y para Él (Rom 11:36). Es para Él para quién vivimos, no Él para nosotros ("porque en él vivimos, nos movemos y somos; Hch 17:28).
• Como Señor de todo también es el Juez de todo, ante Quién finalmente nos presentaremos para dar cuentas de nuestras obras como creyentes.
• Aunque Dios, y Jesús como uno con el Padre, es grande en misericordia, también es justo y terrible cosa es caer en manos del Dios vivo (Heb 10:31). Para no ser objeto de su disciplina, juicio o ira necesitamos caminar en el temor hacia Él (sujeción, honra, reverencia, respeto). El temor de Jehová es el principio de la sabiduría (Prov 1:7). Solo los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza (caminar en el temor de Jehová y en la obediencia a Su Palabra, 1 Ped 1:13-18).
• Jesús es la Verdad eterna, que no cambia ni con el tiempo, ni con las circunstancias, ni con las épocas o las modas. La Palabra no es una moda. Es la Verdad Eterna.

01 Nov 2014