Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Definición de oración.



DEFINICIÓN DE ORACIÓN.
La oración es hablar con Dios, tener comunión e intimidad con El --> como lo haríamos con nuestro cónyuge, hijos, padres, amigos, etc.
Solo una parte (probablemente la menor) se refiere a pedir --> la mayor parte es un diálogo entre El y nosotros.
• No se trata de un monólogo nuestro hacia El.
• Debemos aprender a escuchar su voz.
La oración no es una fórmula --> es como cuando platicamos con otra persona --> espontánea, de lo que tenemos en nuestro corazón y pensamiento, de los hechos cotidianos de la vida, de nuestros deseos e inquietudes, etc. (Mat 6:7).
Cuando Jesús les enseñó a sus discípulos a orar (Mat 6:8-13) no les propuso una fórmula, solo les mostró algunos ejes temáticos de la oración:
PRIMERO. Alabanza y adoración a Dios (“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea Tu Nombre”) --> reconocer lo que El es y ha hecho, está haciendo y hará en nuestras vidas.
SEGUNDO. Buscar Su voluntad específica para nuestras vidas (“venga Tu Reino, hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo”) --> contarle de nuestras situaciones diarias y preguntarle por sus instrucciones, deseos y dirección en ellas para nosotros.
TERCERO. Pedir por nuestras necesidades (“el pan nuestro dánoslo hoy”).
CUARTO. Pedir perdón por nuestros pecados y que nos ayude a perdonar a quienes han pecado en contra nuestra, nos han dañado, nos han provocado dolor, etc. (“perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”).
QUINTO. Pedir su dirección y su protección para no caer en tentación y llevar una vida de santidad, contándole nuestras áreas de debilidad (“no nos metas en tentación, más líbranos del mal”)
SEXTO. Alabanza y adoración a El (“porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria”).
SEPTIMO. Estos son solo algunas posibilidades de la oración --> en el libro de los Salmos vemos muchos otros ejemplos de oraciones que David hizo, sobre otros temas y situaciones de su vida.



DIOS ANHELA TENER COMUNIÓN CON NOSOTROS.
Cant 2:14 --> “Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz; porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto.”
Stg 4:5 --> “¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?”
El anhelo de Dios no es solo para tener comunión de vez en cuando, o un ratito diario --> su anhelo es permanente.
• 1 Tes 5:17 --> orar sin cesar.
• 1 Tim 2:8 --> en todo lugar.
• Efe 5.20 --> dando siempre gracias a Dios por todo.

03 Nov 2014
Referencia: Fundamentos.