Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Tres niveles de intimidad: Pedir, buscar y tocarl.



Pedir, buscar y llamar.

La oración es pedir, buscar y llamar (Mat 7:7-8): "Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá."  De este pasaje, que generalmente hemos utilizado para fundamentar que la oración es básicamente pedir, podemos ver que no es solamente eso.

Además de pedir es buscar:
• Buscar la dirección y el propósito de Dios para las diversas áreas de nuestra vida (espiritual, personal, familiar, laboral, financiera, ministerial, etc.,
○ Rom 8:14). "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios."
• Buscar la presencia del Señor (Sal 16:11, Sal 21:6, Sal 31:20);
○ Sal 16:11. "Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre."
○ Sal 21:6. "Porque lo has bendecido para siempre; Lo llenaste de alegría con tu presencia."
○ Sal 31:20. "En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre; Los pondrás en un tabernáculo a cubierto de contención de lenguas."
• Buscar conocer Su Corazón y más aún, conocerle a Él (Sal 27:8, Efe 1:17, Sal 33:11);
○ Sal 27:8. "Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová;"
○ Efe 1:17. "para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,"
• Buscar respuestas y soluciones para las situaciones de nuestra vida aun cuando no sean situaciones que requieran una problemática grande o una urgencia (Sal 108:6, Sal 69:16, Sal 119:45);
○ Para que sean librados tus amados, Salva con tu diestra y respóndeme. (‭Salmos‬ ‭108‬:‭6‬ RVR1960)
Lloré afligiendo con ayuno mi alma, Y esto me ha sido por afrenta.
○ Respóndeme, Jehová, porque benigna es tu misericordia; Mírame conforme a la multitud de tus piedades. (‭Salmos‬ ‭69‬:‭10, 16‬ RVR1960
○ Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos. (‭Salmos‬ ‭119‬:‭45‬ RVR1960)
• Buscar sabiduría, entendimiento, conocimiento, ciencia, consejo, inteligencia, temor de Dios, santidad, etc. (Isa 11:2-3, Sal 25:14, Sal 119:25);
○ Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; (‭Isaías‬ ‭11‬:‭2-3‬ RVR1960)
○ La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto. (‭Salmos‬ ‭25‬:‭14‬ RVR1960)
Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí; Mas tu siervo meditaba en tus estatutos,
○ Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra. (‭Salmos‬ ‭119‬:‭23, 25‬ RVR1960)
• Buscar formas de poder apoyar, alentar, animar, exhortar, corregir, ministrar las necesidades de las personas, etc. (1 Tes 2:3-4).
○ Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.
• En fin, buscar las formas que Dios tiene para nosotros de alcanzar mayor nivel de comunión e intimidad con Él, de vivir vidas según Su propósito y voluntad, para alcanzar la plenitud de vida que Él nos quiere dar (Jer 29:11-14, Jn 10:10).
○ Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar. (Jer 29:11-14).
○ El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. (Jn 10:10).

Además de pedir y buscar, la oración es llamar:
• Es invocar la Presencia de Dios en nuestras vidas porque somos necesitados y desesperados de Su Presencia (Sal 40:2);
• Es llamar a nuestro Padre porque experimentamos hambre y sed de Él (Sal 41.1-2, Sal 63:1);
• Es llamarlo a Él porque nos sentimos débiles, vacíos, afligidos, angustiados, imposibilitados, necesitados, más que de cosas materiales, de las cosas espirituales que alimentan, sostienen, fortalecen y desarrollan nuestro hombre interior (Sal 22:24, Sal 35:10, Sal 40:17);
• Es llamar porque experimentamos hambre y sed de justicia en un mundo lleno de pecado (Sal 23:3, Sal 33:5, Sal 35:23);
• Es llamar porque nuestra alma está inquieta y solo puede estar en paz hasta que repose en Él (Luc 12:29-31);
• Es llamar para compartir con Él nuestras cargas y que nos muestre cuales áreas de nuestra vida necesitamos rendir a Su Señorío y desarrollar la mansedumbre y humildad de reconocer que Él tiene perfecto control de todas las cosas y que en su momento obrará para manifestar Su Gloria (Mat 11:28-30);
• Es llamar con desesperación porque estamos desesperadamente necesitados de Él en todas las cosas porque reconocemos que sin Él nada somos, nada podemos y nada tenemos (Jn 15:5, Jn 3:27).



28 Ene 2015
Referencia: Oración.