Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Efesios 1:1-2 (3a. Parte).



Fieles.
• Feligreses, miembros del pueblo de Dios.
• Personas de fe -el justo vivirá por la fe- (Rom 1:17, Gal 3:11, Heb 10:38).
○ La fe viene por el oír la Palabra de Dios (Rom 10:17) = amantes de la Palabra de Dios.
○ Pero el que solo oye y no hace se engaña a sí mismo = hacedor de la Palabra.
○ Certeza de lo que se espera (la vida abundante, la vida eterna).
○ Convicción de lo que no se ve (Dios).
• Personas con firmeza de carácter (no de doble ánimo ni inconstantes en todos sus caminos).
○ Que aún en medio de las dificultades no por ello cambia.
○ Firmeza, perseverancia, paciencia, inamovilidad.
○ Para que el compromiso de que Jesús sea Señor de nuestras vidas sea una realidad en nuestra vida
§ Viviendo con el estilo de vida de Cristo
§ Que es el resultado del carácter de Cristo en nosotros.
§ Que a su vez es el resultado de la persona de Cristo viviendo en nosotros.
• Personas con un estilo de vida: obediencia (Mat 11:4).
○ Que renuevan su mente constantemente (Fil 1:6, 2 Cor 10:3-6, Rom 12:1, Efe 4:22-24).
○ Que hacen lo que dicen: consagración interior.


Posición espiritual y posición natural.
En Efeso. Como creyentes tenemos dos posiciones: una espiritual, en Cristo, y otra física, en alguna parte de la tierra. Pero esta última es menos importante que la espiritual porque estamos en el mundo pero no somos del mundo y nuestra ciudadanía está en el cielo, no en la tierra donde solo somos extranjeros y peregrinos, embajadores en el nombre de Cristo.

En Cristo (ser santos y fieles).
• No es posible lograrlo por nosotros mismos.
○ Todo lo que somos, tenemos y podemos es porque estamos en Cristo, somos parte del Cuerpo de Él (Hch 17:28, Rom 11:36, Efe 2:10, Sal 139:13-16).
§ Tenemos su ADN.
□ Nacidos de la simiente incorruptible de la Palabra de Dios (1 Ped 1:23).
□ Poseedores de la naturaleza divina (2 Ped 1:4).
□ Somos hijos de un mismo Padre (Jn 1:12), herederos del Padre y co-herederos con Cristo
○ Porque separados de El nada podemos hacer (Jn 15:1-10).
§ Nuestras obras, separados de Él son como trapos de inmundicia, (Isa 64:6), de hecho, son muertas (Prov 16:25) de las cuales necesitamos arrepentirnos primariamente (Heb 6:1).
○ No es por nosotros, por nuestros méritos, por nuestras obras. Es solamente por Su Gracia (1 Cor 15.10).
• Solo puede ser resultado de nuestra unión con Él (Jn 14:15-17).
○ RELACIÓN CERCANA.
§ Más relación: más santidad y fidelidad.
§ Menos relación: menos santidad y fidelidad.
• Toda nuestra vida (en plenitud, Jn 10:10) depende de Él: la salvación, la subsiguiente vida cristiana y la vida eterna (Jn 15:1-10).
○ La centralidad de Cristo.
§ Somos por Él, de Él y para Él (Rom 11:36).
§ Fuimos creados (Sal 139:13-16, Efe 2:10), vivimos, somos, nos movemos (Hch 17:26-28), hacemos por Él.
§ Es NECESARIO que Él crezca y que yo mengüe (negarnos a nosotros mismos) (Jn 3:30).
□ Carácter de Él (Rom 8:28-29, 2 Cor 3:18).
□ Imitadores de Él.
§ Es necesario que entendamos y sea una realidad en nuestra vida que:
□ "y por todos murió, para que LOS QUE VIVEN, YA NO VIVAN PARA SÍ sino para aquel que murió y resucitó por ellos." (2 Cor 5:15).
• Nuestro valor está dado por ser parte de Él de Su Cuerpo, por el precio que Él pagó por nosotros en la Cruz.
○ No por los titulos que acumulamos.
○ No por las posiciones que ocupamos.
○ No por los bienes que tenemos.
○ No por el conocimiento que poseamos.
○ Solamente por el valor que Él nos ha asignado.


Jn 15:1-10.
• El Padre es el labrador. Jesús es la vida (tronco) y la vida de las ramas depende del tronco.
• Nosotros somos los pámpano (ramas).
○ Solo tienen vida si están pegadas al tronco: solo entonces pueden producir el fruto del Espíritu (Gal 5:22-23).
○ Sin fruto, no tienen la vida del tronco. lo quitará.
○ Si tienen la vida del tronco pero revolcándose o arrastrándose en el polvo (mundo, carnalidad) por lo que requieren de disciplina para que se produzca el quebrantamiento de rebeldía.
○ Si produce fruto: lo limpiará para que lleve más fruto (Fil 1:6).
§ Mat 6:33: la obediencia (fruto) trae bendición.
§ Si permanecemos en El: podemos pedir lo que queremos y nos será hecho.
• Sin El nada somos, nada podemos, nada tenemos de lo que permanece para vida eterna (Apo 3:17):
○ Somos miserables, pobres, ciegos, desnudos (Apo 3:17); podemos ser ricos en lo humano pero miserables en lo espiritual.
○ Separados de El nada podemos hacer.
• Nuestro Padre es exaltado cuando damos fruto.
○ El se alegra cuando un hijo hace algo que está bien.
○ Cuando damos fruto es cuando evidenciamos que somos discípulos, seguidores de Cristo.
• Somos amados, independientemente del fruto y de la calidad de fruto.
○ Muy poco, poco, regular o mucho fruto: somos igualmente amados (Jn 3:16, Rom 8:38-39)
○ Más fruto no implica más amor del Padre o de Jesús:-no es por obras (Efe 2:8-10), es por gracia.
○ Permanecer en Su amor es disfrutar de la plenitud de su amor, no tener ningún bloqueo para recibirlo.
○ Hay una continua corriente de amor del Padre y del Hijo hacia nosotros como una regadera.
• Cuando pecamos es como si nos saliéramos de la regadera: el amor sigue cayendo pero nosotros nos salimos voluntariamente de ella.
○ Rompimos la comunicación, nos separamos (Isa 59:1-2, Sal 119:59).
○ Las bendiciones del amor de Dios caen en el lugar de la obediencia.
○ Fuera de ese lugar el amor se manifiesta como disciplina (Heb 12:6-8).
§ Amor + bendición: gozo.
§ Amor + disciplina: regreso al lugar de la bendición = gozo.
§ El gozo que viene de Dios (fruto del Espíritu).
§ Un estado interior de bienestar; ausencia de intranquilidad.
§ Es nuestra fuerza, fortaleza (Neh 8.10).
§ Satisfacción por el deber cumplido (Mat 5:21, Luc 10:17).


Nuestra nueva identidad en Cristo (2 Cor 5:17).
• Soy una nueva creación. (2 Cor 5:17).
• Soy hechura de Dios -su obra especial-, nacido de nuevo en Cristo para hacer su obra. (Efe 2:10).
• Soy un hacedor de buenas obras las cuales Dios, mi Padre, preparó de antemano para que anduviera en ellas (Efe 2:10).
• Soy elegido de Cristo para llevar su fruto. (Juan 15:16).
• Soy miembro del cuerpo de Cristo. (1 Cor 12:27).
• Soy siervo de la justicia. (Rom 6:18).
• Soy hecho siervo de Dios. (Rom 6:22).
• Soy embajador de Cristo (2 Cor 5:20)
• Soy rey y sacerdote para Dios, mi Padre (Apo 1:5-6)
• Soy ministro de reconciliación y estoy reconciliado con El. (2 Cor 5:18-19).
• Soy una bendición para todas las familias de la tierra. (Gen 12:3)

• Soy lo que soy por la gracia de Dios. (1 Cor 15:10)
• Soy fuerte por medio de Cristo en medio de mi debilidad (2 Cor 12:10)
• Soy la sal de la tierra. (Mat 5:13).
• Soy la luz del mundo. (Mat 5:14).
• Soy hijo de luz y no de oscuridad. (1 Tes 5:5).
• Soy levadura en medio del mundo (Mat 13:33)
• Soy hijo de Dios. (Juan 1:12).
• Soy hijo de Dios; Dios es mi padre. (Rom8:14-15).
• Soy hijo de Dios y seré como Cristo cuando El regrese. (1 Jn 3:1-2).
• Soy plenamente amado de Dios y nada ni nadie me podrá separar de su amor (Rom 8:31-37)
• Soy la niña de los ojos de mi Padre (Deut 32:10)
• Soy heredero de Dios, pues soy su hijo. (Gal 4:6-7).
• Soy coheredero con Cristo, compartiendo su herencia con El. (Rom 8:17).
• Soy miembro del linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios. (1Ped 2:9-10).
• Soy ciudadano del cielo, estoy sentado en el cielo ahora mismo.( Fil 3:20.
• Soy conciudadano del resto de la familia de Dios. (Efe 2:19).
• Soy extranjero en este mundo en el cual vivo temporalmente. (1 Ped 2:11).
• Soy templo -morada- de Dios. Su Espíritu y su vida moran en mi (1Cor 3:16; 6:19).
• Soy una piedra viva de Dios, que El está edificando en Cristo como una casa espiritual. (1 Ped 2:5).
• Soy un espíritu con el Señor y estoy unido con El. (1 Cor 6:17).
• Soy partícipe de Cristo; comparto su vida. (Heb 3:14).
• Soy la expresión de la vida de Cristo porque El es mi vida. (Col 3:4).
• Soy hijo de Dios y uno con Cristo. (Gal 3:26-28).
• Soy parte de la vid verdadera y un canal de la vida de Cristo. (Juan 15:1-5).
• Soy amigo de Cristo. (Juan 15:15).
• Soy la justicia de Dios (2 Cor 5:21)
• Soy santo (Efe 1:1).
• Soy prisionero de Cristo. (Efe 3:1).
• Soy un bendecido de Dios (Efe1:3)
• Soy justo y santo. (Efe 4:24).
• Soy escogido de Dios, santo y amado. (Col 3:12).
• Soy santo, partícipe del llamamiento celestial. (Heb 3:1).
• Soy como la luz de la aurora, mi vida va en aumento a cada momento (Prov 4:18)
• Soy enemigo del diablo. (1 Ped 5:8).
• Soy nacido de Dios y el maligno (diablo) no puede tocarme. (1 Jn 5:18).
• Soy más que vencedor en Cristo (Rom 8:37)

21 Mar 2016
Referencia: Efesios. 04.