Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Efesios 1:1-2 (4a. Parte).



Gracia y paz.
 
• La gracia. Es la característica del amor de Dios por la cual podemos alcanzar las bendiciones de Dios para nuestras vidas, sin tomar en cuenta nuestros méritos y/o capacidades.
○ Todo en la vida (aún en la vida no cristiana), es por gracia.
○ Por esta característica del amor de Dios podemos alcanzar paz en nuestras vidas sabiendo que a pesar de nosotros mismos El es nuestro Padre, nuestro Pastor, nuestro Sanador, nuestro Libertador, y que podemos tener acceso a esas bendiciones, no por méritos, sino por lo que Cristo hizo en la Cruz.
• La paz. Es, en primer lugar, un estado de reconciliación.
○ La misericordia de Dios hacia nosotros nos permite estar en paz con Dios por nuestro pasado, en tanto que la gracia de Dios hacia nosotros nos permite tener paz con Dios para esperar nuestro presente y futuro sin afán, aún en medio de circunstancias negativas.
 
 
 
Resultados que la Gracia de Dios en nosotros.
• Justificado y completamente perdonado. (Rom 5:1).
• Muerto al poder del pecado en mi vida. (Rom 6:1-6).
• Libre de condenación y culpa para siempre. (Rom 8:1).
• Estoy en lugares celestiales con Cristo (1 Cor 1:30).
• Libre acceso al trono de la gracia para hallar gracia y misericordia para el oportuno socorro (Heb 4:16)
• He recibido el Espíritu de Dios en mi vida. (1 Cor 2:12)
• Puedo conocer las cosas que Dios me ha dado como herencia (1 Cor 2:12).
• Tengo la mente de Cristo. (1 Cor 2:16).
• He sido comprado por un precio. Soy pertenencia de Dios. (1 Cor 6:19).
• He sido establecido, ungido y sellado por Dios en Cristo. (2 Cor 1:21)
• He recibido el Espíritu Santo como garantía de mi herencia venidera. (2 Cor 1:21).
• Ya no vivo para mi mismo, sino para Cristo. (2 Cor 5:14-15).
• He sido justificado. (2 Cor 5:21).
• He sido crucificado con Cristo y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mi. La vida que ahora vivo es la vida de Cristo. (Gal 2:20).
• Como Cristo vive en mi, mi esperanza es la gloria. (Col 1:27)
• Tengo un nuevo destino: la vida eterna. (Rom 6:22).
• Tengo como fruto la santificación (Rom 6:22)
• Estoy siendo perfeccionado día a día por el Señor (Fil 1:6)
• Bendecido con toda bendición espiritual. (Efe 1:3).
• Escogido en Cristo desde antes de la fundación del mundo para ser santo y sin mancha delante de El. (Efe 1:4).
• Predestinado, determinado por Dios, para ser adoptado como hijo de Dios. (Efe 1:5).
• Redimido y perdonado, vivificado juntamente con Cristo. (Efe 2:5).
• Resucitado y sentado con Cristo en el cielo. (Efe 2:6.)
• Con acceso directo hacia Dios por medio del Espíritu Santo. (Efe 2:18).
• Puedo acercarme a Dios sin impedimento, con libertad y confianza. (Efe 3:12).
• Rescatado del dominio de satanás y cambiado al Reino de Cristo. (Col 1:13).
• Redimido y perdonado de todos mis pecados y mi deuda ha sido saldada. (Col 1:14).
• Cristo mora en mi. (Col 1:27).
• Firmemente arraigado en Cristo y sobreedificado en El. (Col 2:7).
• Mi vieja naturaleza no regenerada ha muerto (Col 2:11).
• Estoy completo en Cristo. (Col 2:10).
• He sido sepultado, resucitado y vivificado con Cristo. (Col 2:12-13).
• Morí con Cristo y he sido resucitado con El. Mi vida ahora está con Cristo en Dios. Cristo es mi vida. (Col 3:1-4).
• He recibido el espíritu de poder, amor y dominio propio. (2 Tim 1:7).
• Soy salvo y estoy apartado para Dios. (2 Tim 1:9).
• El no se avergüenza de llamarme su hermano. (Heb 2:11).
• He recibido muy grandes y preciosas promesas de Dios por medio de las cuales soy partícipe de Su naturaleza divina (2 Ped 1:4).




21 Mar 2016
Referencia: Efesios. 05.