Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La Presencia (Gloria) de Dios en nosotros.



LA PRESENCIA DE DIOS (AMARLA, ANHELARLA, BUSCARLA, PORTARLA).

2 Sam 6:10-12. "De modo que David no quiso traer para sí el arca de Jehová a la ciudad de David; y la hizo llevar David a casa de Obed-edom geteo. Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa. Fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y llevó con alegría el arca de Dios de casa de Obed-edom a la ciudad de David."
• La presencia de Dios maldijo a los filisteos.
• Los filisteos para saber si realmente Dios era Dios, la envían de vuelta a los israelitas en una carreta tirada por una vaca recién parida, pero sin el chivo (la vaca nunca abandona a su becerro). Como era de Dios, la vaca obedece dejando al chivo.
○ Deberíamos parecer "vacas" obedientes a la voluntad de Dios sin importar el costo (pero no "vacas sagradas" intocables, que buscan todo para sí).
• Cuando David transporta el arca lo hace de una manera que Dios no había determinado, y Uza toca el arca sin estar autorizado para ello (desobediencia, pecado). Toca la presencia de Dios sin consagración, sin santificación. Es fulminado por la presencia de Dios.
• La presencia de Dios en la casa de Obed-edom: la presencia de Dios trae Su Reino y cuando buscamos Su Reino, vienen las añadiduras (nos alcanzan, Deut 28:1ss).
○ Obed-edom era un anhelador de la presencia de Dios. Se demuestra que Obed-edom era un amador de la presencia de Dios en que cuando el arca es trasladada a Jerusalén, Él se va con ella y se queda allí: amaba la presencia de Dios.
○ Y solo él; también su familia se fue con él. Enseñamos con el ejemplo.
○ Solo tres meses fueron suficientes para que la casa de Obed-edom fuera bendecida en todo. La bendición de Dios es la que enriquece y no agrega tristeza con ella.
• La Iglesia no necesita personas que hablen bien, que digan cosas bonitas, que animen y motiven a las personas. La Iglesia necesita la presencia de Dios, personas que atraigan la presencia de Dios.
• Ser portadores de la Presencia de Dios no solo nos bendice a nosotros sino que también nos convierte en portadores de la bendición de Dios para otros (Hch 10:38).

YA SOMOS PORTADORES DE LA PRESENCIA DE DIOS POR EL ESPÍRITU DE DIOS QUE MORA EN NOSOTROS (bendecidos y para bendecir):
• Amarla, honrarla, apreciarla, agradecerla.
• Cuidarla (santificación).

22 Mar 2016
Referencia: Gloria de Dios.