Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La oración y el ministerio (apuntes).



Cuando le damos seguridad a nuestros hijos, los hijos van a responder.

Lo que uno es, es lo que uno ministra (como el sacerdote, el pueblo)(Ose 4:9).

Orar en lenguas: el Espíritu Santo es el que mejor sabe que es lo que necesitamos (Rom 8:26-27).

Al Señor no le importa que le interrumpamos: tenemos libre acceso al trono de la gracia para encontrar gracia y misericordia para el oportuno socorro (Heb 4:16): clama a mi, que yo te responderé (Jer 33:3).

Las autoridades en los pueblos, en las ciudades, en la nación, son los ministros de Dios (Mat 28:18-20).
• Si las ciudades y las naciones no han cambiado o se están deteriorando es porque los que tenemos la autoridad no la estamos ejerciendo para transformar las cosas (escapismo, indiferencia)(la parábola del buen samaritano, Est 8:6).

Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.
(Luc 11:1).
• Los discípulos no piden para ser prósperos, éxitosos, ungidos, llenos de dones, llamados al ministerio, etc.
• Piden que Él les enseñe a orar: lo más importante de todo.
• Cuando oramos, si oramos de acuerdo a Su Voluntad, tendremos todas las cosas que le pidamos (1 Jn 5:14-15), y que necesitamos, y las tendremos mucho más abundantemente de lo que pendimos o entendemos (Efe 3:20).

"Nunca los conocí" (Mat 7:23, Mat 25:12): no habían tenido comunión con Él, no tenían una vida de oración con Él (posiblemente tenían una vida de petición, pero no de auténtica oración y comunión con Él).

Lo de Guatemala no está difícil. Oremos como que de nosotros dependiera, pero sabiendo que el Señor es el que hará la obra en su tiempo, hermosa.
• La transformación comienza en nosotros.

Jesús está intercediendo por mi. El Espíritu está intercediendo por mi.
• Si ellos están intercediendo por mi, y Dios les responde favorablemente Su intercesión no es posible que yo pierda las batallas que me toque librar, no es posible que la carne me derrote, no es posible que el pecado me derrote, no es posible, no es posible.

22 Mar 2016