Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Mayordomía (02). Administración.



Mayordomía = administración.
Es la más clara representación de la relación del ser humano con Dios y con la creación: incluye todo lo que somos y tenemos.


Mayordomo.
Persona que está a cargo de la casa (Gn. 43.19; 44.4; Is. 22.15, etc.).


Palabras hebreas que se traducen "mayordomo".
“Gizbar”: encargado de tesoros (Esd 7:21). Implica la noción de la valoración y el cuidado de los tesoros de otro. De acuerdo con ello, entonces, un principìo de la mayordomía es valorar a las personas, las relaciones y las cosas que El nos ha dado como tesoros Suyos.
“Sar”: tener dominio (1 Cro 28.1). Se refiere a la persona que tiene dominio sobre lo que su amo ha puesto bajo su responsabilidad. Tiene libertad y respaldo en las decisiones y en el uso que haga de lo encomendado, si lo hace de acuerdo al propósito (principios y valores) del amo.
De acuerdo con ello, entonces, la mayordomía se ejerce por medio de decisiones sabias y certeras.
“Atsar”: el que almacena, crecimiento (Neh 13.13). Implica la noción de ser un canal de bendición para los que están cerca de él. La mayordomía es dar a otros lo que se ha recibido de Dios.


Palabras griegas que se traducen "mayordomo".
"Epitropos" (Mat. 20.8; Gal. 4.2), la persona a cuyo cuidado u honor ha sido confiado otro como curador o guardián.
"Oikonomos" (Luc. 16.2–3; 1 Cor 4.1–2; Tit 1.7; 1 Ped 4.10), administrador Esta palabra se usa para describir la función de responsabilidad delegada, como en la parábola de los labradores, y en la del mayordomo infiel. Indica la responsabilidad del cristiano, que le ha sido delegada bajo el “gobierno real de Cristo de su propia casa”.


Los cristianos: mayordomos.
Todas las cosas son de Cristo, y los cristianos somos sus ejecutores o mayordomos.
Somos los administadores de los bienes de la casa de otro (Gen 15:2, 24:2).
Somos los que distribuye los dones, las gracias, las bendiciones, etc., a quienes forman parte de la casa, tanto en lo correspondiente a su sustento como en lo que requieren para llevar a cabo sus tareas y trabajos (Gen 12:2-3, Luc 12:42, 16:2), es decir, somos los dispensadores de las gracias y de los dones que Dios nos ha confiado (Tit 1:7, 1 Cor 4:1-2).
Se demanda de nosotros que seamos fieles porque vamos a rendir cuentas de nuestra administración y tendremos que restituír todos los bienes que hayamos recibido a nuestro cuidado, y es entonces que recibiremos “lo que es nuestro” (o no), esto es, nuestra herencia eterna (Luc 16:2, 9-12).


Administración = "oikonomos" = tesorero, administrador, curador, mayordomo.
• Principio del orden y de la bendición (Gen 1:1-4).
• Planificación, organización, ejecución y coordinación, supervisión y evaluación.
• Gen 1: el modelo de Dios para el trabajo.



El principio bíblico de la mayordomía (Gen 1:27-28).
Fructificar: producir, retoñar, aumentar, crecer, dar, fértil, fructífero, fruto, multiplicar.
Multiplicar: aumentar en cualquier respecto, abundancia, abundante, amontonar, amplio, cantidad, colmar, crecer, demasiado, dominar, engrandecer, ensanchar, exceder, exigir, ganancia, hacer, largo, mantener, mayor, mucho, numeroso.
Llenar: entregar, fielmente, juntar, llenar, lleno, abastecer, armar, colmar, completar, conceder, consagrar, desbordar, disponer, saciar, suministrar.
Sojuzgar: conquistar, servidumbre, someter.
Señorear: tomar cargo, dirigir, dominar, mandar.


La ley del uso (Mat 25:29).
Si usamos lo que Dios nos da para Su gloria, ganaremos, y El nos dará más.
Si no usamos lo que hemos recibido de Dios para Su gloria, perderemos hasta lo que pensemos tener.
Esto aplica en cualquier tipo de asuntos -> espirituales, personales, intelectuales, financieros, familiares, laborales, ministeriales, etc.
Necesitamos ser diligentes y en una escala creciente, buscando alcanzar metas más altas cada día.


La bendición de la mayordomía (Mat 25:14-30, Luc 19:11-26).
A cada uno le es dado según su capacidad presente.
Esa capacidad, mediante el ejercicio, administrando lo que ya tenemos y haciéndolo producir, se desarrolla y nos hace aptos para recibir más.
Dios espera que seamos muy productivos -al máximo (no al mínimo, no más o menos)- Jn 15:1-8.
Luc 19:17: fiel en lo poco, sobre lo mucho.
Luc 19:26: a todo el productivo se le dará más y al improductivo se le quitará.
Los resultados de una buena mayordomía:
• Salud física abundante.
• Prosperidad espiritual, emocional, material.
• Crecimiento espiritual.
• Liderazgo irreprensible.
• Crecimiento en las finanzas y en lo material.
• Amor, gozo, paz,.. el fruto del Espíritu (Gal 5:22-23).



23 Jun 2008
Referencia: Mayordomía.