Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Matrimonio, generalidades (apuntes).



Introducción
En Génesis encontramos dos relatos de la creación del ser humano.
• Uno general respecto al hombre y la mujer y otro específico por cada uno.
• En el primero, Dios quiere enseñarnos las características comunes a ambos, en tanto que en el otro quiere manifestarnos las diferencias.


De Génesis a Apocalípsis.
El matrimonio es importante para Dios.
• La historia humana en la Biblia comienza con un matrimonio (Gen 1:26-28, 2:21:25).
• La parte terrenal de la historia humana prácticamente termina con un matrimonio: las bodas del Cordero (Apo 19:7, 19:9, 21:9).
• La figura más importante que Dios usa para definir la relación de Cristo con la Iglesia es la del matrimonio (Efe 5:21-33).
Después de nuestra relación con Dios, la relación matrimonial es la más importante relación que podemos construir en nuestras vidas.
• Dios dedica un libro entero de la Biblia a la relación entre esposos  El Cantar de los Cantares.
• El matrimonio  la base de la familia –> la base de la iglesia y de la sociedad (nación).
• Por eso el diablo ha tratado desde siempre de destruir por todos los medios el matrimonio (Gen 3:1-8).
○ Adulterio, fornicación, inmoralidad sexual
○ Machismo, feminismo.
○ Separación, divorcio, violencia intrafamiliar.
○ Matrimonios entre personas del mismo sexo.
○ Cambio de parejas, tríos, etc.
• El diablo sabe que si destruye los matrimonios, destruye personas, familias y naciones enteras.
○ Jn 10:10  el diablo vino a robar, destruir y matar.


Perspectiva bíblica general del matrimonio.
Gen 2:18.
• El matrimonio, prácticamente una necesidad del ser humano.
○ “No es bueno que el hombre esté solo”.
Efe 5:22-31.
• Un “lugar” de apoyo y ayuda.
• Un “lugar” de sanidad y restauración.
• Un “lugar” de plenitud y realización.
• Un “lugar” de protección y seguridad.
Mat 18:20, Mat 16:18-20
• El matrimonio en acuerdo  un equipo poderoso.
• Donde están dos o más reunidos en Su nombre  El está en medio de ellos (Mat 18:20)  atar y desatar, las llaves del Reino.
• Uno contra mil, dos contra diez mil (1 Sam 29:5).
• Nuestro potencial en el mundo espiritual (y lo que pasa en el mundo natural sucede primero en el mundo espiritual, Heb 11:3) se incrementa exponencialmente.
Gen 1:26-28.
• Fructificar, multiplicar, llenar, sojuzgar, señorear.
Ecle 4:9-12.
• Mayor productividad.
• Apoyo, ánimo, soporte, restauración.
• Suplir necesidades.
• Dios  el centro = la comunión con El nos acerca el uno hacia el otro.
Gen 1:31.
• El matrimonio, un regalo de Dios al hombre y a la mujer.
• Dios, al finalizar la creación, vio todo lo que había hecho, y vio que era bueno y bueno en gran manera (eso incluye al hombre y a la mujer).
Prov 18:22
•  el que halla esposa(o), halla el bien y alcanza la benevolencia (el favor) de Dios.
Prov 19.14
•  la casa y las riquezas son herencia de los padres, más del Señor la mujer (o el esposo) prudente.
Sant 1.16-17
•  toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de Dios.
• Cuando los matrimonios están en problemas no es por causa de Dios, el problema no está arriba, sino aquí abajo, en el corazón de cada uno (Ose 4:6  mi pueblo perece por falta de conocimiento).
Sal 119:105
•  lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino.
• Los principios de la Palabra, cuando guían nuestra vida, evitan que tropecemos, y ello es aplicable al matrimonio.
• Sal 1.1-3  el conocer, meditar y obedecer la Palabra de Dios de día y de noche provocará que tengamos vida en abundancia y todo nos salga bien.
• Eso aplica a nosotros, a nuestros matrimonios y a nuestras familias.


Gen 2:22-25. El matrimonio, un diseño de Dios.
Dios lo creo.
El sabe como funciona (los principios están en la Biblia).
Funcionan en cualquier situación y en cualquier tiempo.
Aunque pasen el cielo y la tierra, sus principios no pasarán.
El diseño de Dios:
Entre un hombre y una mujer exclusivamente.
Igual valor de ambos delante de Dios.
Diferentes características y responsabilidades.
Unidad.
Complementariedad.
Una relación integral: espiritual, emocional y sexual.
La relación humana prioritaria sobre las demás.
“Dejará el hombre a su padre y a su madre” (Gen 2:24).
Una relación que debería ser para toda la vida.
Un pacto (Malaq 2:14).


Mat 16:24-25. El matrimonio, la mejor escuela de discipulado.
El matrimonio es el más inmediato campo que tenemos a nuestra disposición para poner en práctica la Palabra de Dios.
Antes de ir al mundo.
Antes de ir a la iglesia (1 Tim 3:2-4).
Para alcanzar la más aproximada posición posible respecto a la imagen de Cristo (Rom 8.29, 1 Cor 15:49, 2 Cor 3:18).
Negarnos a nosotros mismos = tomar nuestra cruz.
Amar.
Perdonar.
Formar carácter (fruto del Espíritu).
Paciencia. | Amor
Benignidad. | Gozo
Bondad. } Paz
Mansedumbre. | Fe
Templanza. |
Los objetivos del matrimonio (como escuela de discipulado).
Compromiso total con Jesucristo (Señor de nuestras vidas).
Compromiso total del uno con el otro (como Cristo con la Iglesia).
Traer la gloria a Dios.
Tratar con el egoísmo y llevarnos a la ley del Calvario (morir a nosotros mismos).


Principios básicos.
El origen del matrimonio está en Dios, no en las personas  ellas solo lo realizan, lo viven y lo desarrollan (o lo llevan al fracaso).
Si Dios lo creó  no ha muerto (como muchos humanistas liberales quisieran)  es el diseño de Dios para toda la vida terrenal (Mat 5:18)  no es desechable.
Si Dios lo creó  si funciona muy bien cuando es de acuerdo a su diseño  bueno, perfecto (Sant 1:17)  aunque requiere de nosotros nuestro mejor esfuerzo y compromiso total, como todo en la vida  el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará (Dan 11:32).
Dios lo diseño para suplir nuestras necesidades integrales  espíritu, alma y cuerpo (1 Tes 5:23).
Por bueno que sea el matrimonio, la relación con Dios y la obediencia a El tienen prioridad.
En El vivimos, nos movemos y somos (Hch 17:28).
La obediencia a Dios nos trae bendición (Deut 28:1-14) en tanto que la desobediencia a El y sus principios nos trae maldición (Deut 28.15-68).
Cuando obedecemos los principios de Dios contenidos en Su Palabra, todo nos va a salir bien (Sal 1:1-3).
De hecho, la relación matrimonial no puede existir en plenitud sin la relación y la obediencia a El  el mundo hizo a un lado a Dios  los divorcios se dispararon  familias disfuncionales.
La actitud correcta hacia Dios redunda en correctas relaciones familiares.
Una persona creyente y fiel en una casa puede traer la bendición de Dios a ese hogar (1 Cor 7:14).
Una atmósfera de paz y tranquilidad caracteriza a un hogar establecido sobre las bases de la Palabra de Dios (1 Tim 3:2-5).
Cuando la riña es continua entre los miembros de una familia, la decisión de separarse puede ser la única solución pacífica (1 Cor 7.15).
La separación solo puede ser válida bajo las siguientes premisas:
Separarse para dar paso a un arreglo de la situación y la restauración de la vida matrimonial.
No puede ser la antesala del divorcio y el nuevo matrimonio.
La imposibilidad de arreglar un matrimonio, en última instancia, lo que denota es nuestra falta de disposición a sujetarnos a vivir bajo los principios de la Palabra de Dios y a vivir bajo nuestras propias normas (Prov 16:25) que al único lugar donde nos llevan es al fracaso.
Por el hecho de que una persona se haya divorciado en algún momento y/o vuelto a casar, principalmente si lo hizo antes de ser creyente, o por ignorancia, no implica que Dios la deseche o la rechacé  igualmente Dios la ama, aunque va a tener que enfrentar las consecuencias de tales situaciones.
El matrimonio es esencial para vivir una vida agradable a Dios y útil. Sin embargo Dios también tiene un sitio para los solteros (antes de casarse y los que permanecen solteros por toda su vida).


Las relaciones en el matrimonio.
Son una maravillosa ilustración de la unión de Cristo y la iglesia (Efe 5:21-32).
Los principios de esa unión deben ayudarnos a llevar adelante nuestro matrimonio.
Los cuatro pilares del matrimonio  el amor y el perdón, el respeto y la honra, la confianza y el compromiso, el servicio y la atención.
Y todo ello, incondicionalmente.
La relación matrimonial debe tomar preeminencia sobre la relación padres-hijos (1 Tim 3:2-4)  el fundamento de una familia es, en su orden  Cristo, el matrimonio, la familia.
El matrimonio fue diseñado por Dios para ser permanente hasta la muerte de uno de uno de los cónyuges (Mat 19:4-6, Mar 10:5-9).
Esposo y esposa son uno a los ojos de Dios y deberían serlo ante sus propios ojos (Mat 19:4-6, Mar 10:5-9):
Esposos y esposas son coherederos de la gracia de Dios, equivalentes en importancia y potencial (1 Ped 3:7).
Escoger el cónyuge apropiado, ya sea para uno mismo o para los hijos, es asunto de oración y cuidado, buscando la dirección de Dios (Prov 19:14, 2 Cor 6:14).
Las relaciones familiares son de especial importancia en las personas que están en posiciones de eminencia y/o autoridad (1 Tim 3:2-4).


Responsabilidades y privilegios del matrimonio.
Se espera que esposo y esposa disfruten el uno del otro, tanto espiritual como emocional y sexualmente (Prov 5:15-19)  Dios creó al hombre y la mujer diferentes, con órganos sexuales y para que tuvieran relaciones sexuales aparte de la reproducción  hermoso sea en todos el lecho sin mancilla (Heb 13:4), y no os neguéis el uno al otro sexualmente, a menos que sea para dedicarse a la oración (1 Cor 7:5).
Los cónyuges han de respetarse uno al otro y considerar las necesidades del otro (Ecle 4:9-12, 1 Ped 3:7, Efe 5:21-33).
La jefatura del hogar corresponde al esposo y padre (Efe 5:22-23).
La mujer en el hogar es alabada por Dios y apreciada por su esposo y familia cuando ella desarrolla cualidades de Dios en su vida (Prov 31:10-31).
El hombre debe tener una sola esposa y viceversa (1 Tim 3:2, 1 Tim 3:12)  Cristo tiene una sola iglesia, no varias.
La actividad sexual fuera del matrimonio es condenada por Dios y trae serios problemas al hogar  Prov 2:16-19, Prov 5:1-14.

24 Mar 2016
Referencia: Matrimonio.