Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Sexualidad (apuntes).



SEXUALIDAD.



Introducción.
En el tema de la sexualidad, para tener un buen fundamento, necesitamos entender la diferencia entre el enamoramiento y el amor, las necesidades emocionales de la mujer y las distintas fases por las que atraviesa el amor entre un hombre y una mujer.


Enamoramiento y amor.
Enamoramiento:
Una experiencia emocional obsesiva.
No hacemos nada para tenerla, simplemente aparece.
No hacemos nada para que crezca, surge sin esfuerzo, requiere poca disciplina, solo la vivimos.
No es realista, es vivir en las nubes, solo ve las cualidades (los defectos los minimiza).
No se centra en el crecimiento mutuo, sino en llenar nuestra soledad (“ya lo tenemos, ya llegamos”.
Dura más o menos 2 años.
Debe dar paso al amor.
Amor.
Es una experiencia emocional pero voluntaria (por eso es un mandamiento).
Requiere esfuerzo, voluntad y disciplina para alcanzarlo (1 Cor 13.4-8).
Necesitamos hacer muchas cosas para que crezca (no es natural en nosotros); de lo contrario, decrece.
Es realista; pone los pies sobre la tierra, tiene un panorama más completo (cualidades y defectos).
Está centrado en el crecimiento mutuo, llenar las necesidades de la otra persona, desarrollar todas sus potencialidades.
Dura toda la vida: lo que Dios unió que no lo separe el ser humano (Mat 19:6).
Su propósito no es lograr algo que queremos sino hacer algo por el bienestar de la persona que amamos.
Es el compromiso total de una persona para dedicar su vida a suplir las necesidades de otro. En el caso del matrimonio, el compromiso total de un varón por dedicar su vida a suplir las necesidades de su mujer, y viceversa.


Necesidades emocionales.
Las necesidades de las mujeres y los varones están conectadas a sus propósitos y diseños.
La necesidad principal de la mujer es el amor (Efe 5:25, 28). Amar significa apreciar, cuidar y mostrar afecto.
La necesidad principal del varón es el respeto (Efe 5:22, 24). Respetar significa honrar y estimar.
Puede ser que una mujer esté honrando y estimando a su marido, pero éste no sepa como expresar el amor hacia ella en la forma en que ello lo necesita.
Si el esposo de una mujer ignora la necesidad que ella tiene de amor, es importante que la mujer sea paciente, le comunique a él su necesidad, que confíe en que Dios le va a revelar esta necesidad a él, y evite la amargura.
El varón, en esta situación necesita no defenderse ni justificarse por su inexperiencia, entender el diseño de la mujer, aceptar la necesidad de su esposa y pedirle ayuda para aprender como ella necesita que él le manifieste su amor, y seguir el ejemplo de Jesús amándonos a nosotros.
Una necesidad importante de la mujer es la conversación, mientras que una necesidad muy importante del varón es el compañerismo en las actividades recreativas.
Para poder satisfacer verdaderamente la necesidad de conversación de la esposa, el marido necesitaría hablar con ella al nivel de los sentimientos y no solo al nivel del conocimiento y de la información, conversar con ella teniendo una actitud abierta y con cortesía, diciéndole a ella lo que siente y lo que piensa y compartir sus planes y acciones de forma clara y completa debido a que se considera a sí mismo en una posición de responsable hacia y por ella.
Por supuesto que la esposa también debería esforzarse por compartir con el esposo las actividades de éste creando oportunidades para conversar con él por medio de desarrollar interés en su trabajo, en sus actividades y en sus hobbies.
1 Ped 3:7.
Vivir con ellas sabiamente: conocimiento, ciencia, prudencia, comprensión, discreción.
Dando honor a la mujer: tratándolas con respeto, estimarlas en el más alto grado, dándoles dignidad, considerarlas valiosas, preciosas.
Como vaso más frágil: delicadas, sensibles.
Como a co-herederas de la gracia de la vida.
Las mujeres también necesitan vivir con sus esposos sabiamente, haciendo lo mismo con los esposos que ellas esperan de ellos (Mat 7:12).


Las etapas del amor.
El hombre y la mujer son una tri-unidad: Espíritu, alma y cuerpo (1 Tes 5:23).
A cada una de esas partes del ser humano, corresponde un tipo de amor:
Al Espíritu: el amor AGAPE, que genera una RELACION.
Al Alma: el amor PHILEO que genera un COMPROMISO.
Al cuerpo: el amor EROS, SEXUAL o EROTICO, que genera una satisfacción.
Además existen otros dos tipos de amor que son el amor EPITHUMIA (deseo, atracción física) y el amor STORGE (compañerismo, amistad).
El plan de Dios es que el amor vaya abarcando cada uno de esos tipos en forma sucesiva y escalonada, primero EPITHUMIA (deseo, atracción física), después STORGE (compañerismo), tercero, AGAPE (relación, amistad), después PHILEO (compromiso) y después EROS (satisfacción).
Para lograr la plena realización de una persona en el matrimonio, los cinco tipos de amor necesitan estar presentes.
El que todos se hagan presentes, es una cuestión que requiere voluntad, interés y dedicación.
No surgen de la noche a la mañana.
El hecho de que no estén presentes o estén mínimamente presentes en un matrimonio, no significa que todo esta perdido. Solo significa que deben desarrollarse.
Si el énfasis esta puesto en el sexo como la razón de una relación matrimonial, por la misma naturaleza de este (necesidad biológica), es muy difícil que aparezcan los otros tres (storge, ágape y phileo), pues el amor sexual es en sí mismo egoísta, carnal.
Solo cuando el amor sexual es el resultado del amor STORGE, AGAPE y PHILEO, y como consecuencia, este sometido a ellos tres, puede el amor sexual tener su verdadera y máxima expresión y también la máxima satisfacción:
Dando es como recibimos.
El que quiera ganar su vida la perderá, y el que pierda su vida la ganara.
La ley de la siembra y la cosecha.


Las cinco maneras de amar.
En una relación entre un hombre y una mujer, entre un esposo y una esposa, lo físico, lo emocional y lo espiritual son procesos que se sobreponen el uno al otro y se refuerzan mutuamente en el acto de amar.


Epithumia: Mat 5:28..
Deseo o atracción fuerte de alguna clase, generalmente de carácter sexual, aunque también emocional, que puede ser buena o mala, dependiendo de lo que hagamos con esa atracción.
Poner el corazón en anhelar (legítimamente o codiciar).
En el matrimonio, y solo en el matrimonio, se legitima.
Cuando esa atracción no se pone bajo el fruto del Espíritu y se le deja su control a la carne, implica que va a derivar de atracción a codicia y lujuria, y de allí, el paso a la fornicación y/o el adulterio es solo cuestión de tiempo.


Storge: Rom 1:31, Amo 1:11, 2 Tim 3:3.
Relación compuesta de afecto natural. Hace sentir a las personas involucradas cómodas y satisfechas, tan cómodas como dentro de un par de zapatos favoritos.
Sentido de pertenecerse el uno al otro.
Algo que no se tiene que merecer.
Satisface la necesidad que todos tenemos de pertenecer, de ser parte de un circulo estrecho donde las personas se cuidan y son leales unas a otras.
Ofrece una atmósfera de seguridad en la cual las otras clases de amor matrimonial pueden morar con seguridad y florecer.


Agape: Mat 5:43, Mat 19:19, Mat 22:37, Mat 22:39, etc.
Amor desinteresado, abnegado, que tiene la capacidad de dar y mantenerse dando sin esperar que se le devuelva nada.
Valora y sirve.
Se ejerce por una decisión de la voluntad y no depende de los sentimientos.
Es un amor de acción, no de emoción.
Se concentra en lo que dice y hace, y no en lo que siente.
Amor inteligente y hábil que siempre se preocupa por hacer lo mejor a favor del ser amado.
Ama sin importarle nada, incondicional.
Es una actitud mental, dirigida por el Espíritu, basada en la decisión intencional de la voluntad.


Phileo: Jn 15:13, dar la vida por los amigos.
Aprecio y afecto tierno por el ser amado.
Espera una respuesta.
Amor de relación, camaradería, participación, comunicación, amistad.
Hace amigos intimos que disfrutan de la cercanía y del compañerismo, comparten pensamientos, sentimientos, actitudes, planes, sueños, tiempo, intereses, las cosas mas intimas que no compartirían con ninguna otra persona.


Eros.
Más que cualquier otra idea, comunica la del romance.
No se refiere siempre a lo sensual, sino que incluye la idea de anhelar unirse con el ser amado y el deseo de poseerlo.
El amor erótico es romántico, apasionado y sentimental.
Arrobamiento, placer extraordinario, fuerte, dulce, absorbente.
Necesita ayuda por cuanto no puede durar por si solo toda una vida.
Cuando se disfruta en el contexto duradero del matrimonio cristiano, ofrece emociones y recompensas personales que son un don y una creación del mismo Dios.
El esposo y la esposa tienen un fuerte deseo físico el uno por el otro, que se exprese en el deleite de hacerse el amor:
El aspecto sexual no es el más importante de la relación matrimonial, pero es un indicador definido de su riqueza.
Puede mejorarse a través de un mejor conocimiento, una comprensión mas clara y grande y una elevada sensibilidad del uno para con el otro.
Los dos pueden aprender la comunicación física y experimentar el placer mutuo en su vida sexual.
Es completamente emocional; no puede convocarse a voluntad; aparece como respuesta cuando todas las otras clases de amor se activan dentro del matrimonio.
El amor sexual implica en sí mismo tres elementos:
El elemento visual (dominante en el hombre)
Si tu ojo te es ocasión de caer, quítalo.
Si un hombre ve una mujer, y la codicia en su corazón, ya adultero.
El elemento verbal (dominante en la mujer),
La mujer esta más orientada a relaciones: responde a compartir palabras, pensamientos, sentimientos, promesas, etc.
Un hombre que sabe que la mujer puede ser guiada y estimulada por palabras, puede usar este medio para manipular, influenciar y aun controlar a la mujer emocionalmente (los casaqueros).
El elemento táctil (el segundo elemento dominante en ambos).
Si tu mano te es ocasión de caer, quítalo.
Los novios necesitan, aunque sea con mucho, esfuerzo mantener las manos quietas.
El baile, contribuye a exacerbar el elemento visual (rock) o el verbal y táctil (música suave).





El amor explotado.
Estos medios (las cinco clases de amor) cuando son usados por personas no casadas para obtener algo, constituyen una ¨defraudacion¨ es decir, un estimular deseos (generalmente sexuales) que no se pueden satisfacer correcta o legítimamente (1 Tes 4:4-7).
Es manipulación de otro sexual o emocionalmente para ventaja propia.
Aun un cónyuge, puede defraudar al otro, cuando al usar estos elementos de la relación únicamente va tras la satisfacción de sus propios deseos egoístas sin tener el mismo interés en la satisfacción real de los deseos y necesidades de su pareja (1 Cor 7:5).
En ese caso, se trata de una acción tomada dentro del matrimonio en la cual la pareja retiene al otro la satisfacción de los deseos que deberían ser satisfechos con todo derecho.


Gen 1.26-28, Gen 2:23-25.
Dios diseñó a los varones y a las mujeres como seres sexuales  creó el sexo  y dijo “que era muy bueno” (Gen 1:31).
Dios no habla negativamente del sexo sino solo en contra de su mal uso.
Usa la unión sexual matrimonial como metáfora de la intimidad y unidad de Cristo y de Su novia, la iglesia (Cantar de los Cantares).
Dios diseñó el sexo dentro del matrimonio  razones:
Ser humano  1 Tes 5:23  espíritu, alma y cuerpo.
Espíritu  comunicación, identificación  2 Cor 6:14  “no unirnos en yugo desigual)  Adán  “esta es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne”.
Alma  compañerismo, compromiso  “por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer”.
Cuerpo  sexualidad  y serán una sola carne.
Primero ayuda idónea  después sexo.
El sexo no crea el amor, solo lo expresa de una manera física.
La relación sexual auténtica  sana, plena, completa, 100% satisfactoria  resultado de la unión, primero espiritual, después emocional, sellada por la unión física (sexo).
La única relación sexual aprobado por Dios  en el matrimonio.
Solo allí se llenan los tres aspectos y/o niveles.
Heb 13:4  honroso sea en todos:
Primero, el matrimonio.
Segundo, el lecho sin mancilla.
Pero a los fornicarios y a los adúlteros  sexo sin compromiso y sin responsabilidad  los juzgará Dios.
Otras razones por las que Dios creo el matrimonio.
Para sellar un pacto entre dos seres humanos (Mal 2:14).
Para señal física de un acto espiritual  el acto de darnos a sí mismos a otra persona y por otra persona (Gen 2:21-25)  seguir el ejemplo de Cristo.
Para la procreación.
Para el disfrute mutuo (Heb 13:4).
Ambos  iguales  necesidades que deben ser satisfechas.
La sola satisfacción de necesidades propias  abuso  violación (puede ocurrir también en el matrimonio).
Ambos  diferentes  forma de satisfacerlas.
En el sexo  iguales (necesidades) pero diferentes (forma y proceso de satisfacerlas).
En la sexualidad se reflejan las diferencias entre el varón y la mujer:
El varón  dador  fácilmente disponible.
La mujer  receptora (reflectora)
Necesita preparación.
Va a responder en la medida de la dedicación del varón a prepararla:
Poca preparación  poca disposición y poca respuesta.
Mucha preparación  mucha disposición y mucha respuesta.
Dos factores  el ambiente y el acto mismo.
El varón  visual  sexo su primera necesidad  se concentra en el acto.
La mujer  afecto su primer necesidad
Se concentra primero en las circunstancias previas, después el acto.
Entonces:
Varón:
Servidor, proveedor y protector de la mujer, también en lo sexual:
Ser sensible a sus temporadas o estaciones del ciclo reproductivo.
No presionarla a tener relaciones sexuales.
Tomar tiempo suficiente para satisfacer la necesidad de su mujer.
Mujer:
Sensible a la necesidad de su marido de tener sexo:
Hablándole sobre sus propias necesidades.
Orientándolo para brindarle satisfacción a sus necesidades.
Satisfaciendo las necesidades de su marido.
No usando el sexo manipulación o como arma.
Heb 13:4  honroso  todo lo podemos siempre que estemos de acuerdo y no viole lo natural (Rom 1:27).
1 Cor 7:3-5  no negarse el uno al otro.
Las trampas sexuales:
El hecho de mal entender la diferencia sexual entre varones y mujeres.
No conocer la fisiología de su pareja.
La voz del placer.
La seducción del romanticismo.
El deseo de tener relaciones extramaritales.
Las necesidades del ego.


Matrimonio y relación sexual.
Las mujeres en el matrimonio no buscan sexo  el sexo es el resultado de satisfacer lo que ellas buscan  relación emocional, verbal, comunicación, psicológica.
Los hombres, por el contrario, tienen la tendencia a fundamentar la relación más sobre bases prácticas que sobre relación (emoción, comunicación, psicológica).
Libro de Cantares:
La relación es el resultado de:
Compartir lo bueno.
Compartir lo malo.
Comunicación.
Conocerse  intimidad emocional y espiritual.
Ayudarse y apoyarse.
La relación implica sentirse:
Necesitados el uno del otro.
Apoyados el uno al otro.
Admirados psicológica y físicamente el uno por el otro.
Deseados el uno por el otro.
Apreciados el uno al otro.
Valorados el uno por el otro.
La relación requiere dedicación  mucho tiempo (prioridad).


Fidelidad sexual. Prov 5:3-6, 15-19.
Este pasaje es como estar en medio de dos imanes.
Alejarse de cualquier otra persona del sexo opuesto hacia la cual pudiéramos sentirnos atraídos.
Ni siquiera acercarnos a sus puertas.
Su fuerza es tan grande, que con solo acercarse a la puerta, una fuerza lo empuja a uno hacia adentro.
Aprender de José que huyó cuando la puerta se abrió.
Acercarse al cónyuge.
El cónyuge y cualquier otra persona del mismo sexo hacia la cual nos sintamos atraídos (as) son como dos imanes que nos atraen.
En la medida en que se acerca a uno de los imanes se aleja del otro.
“Bebe el agua de tu propio pozo,
El agua que fluye de tu propio manantial.
¿Habrán de derramarse tus fuentes por las calles y tus corrientes de aguas por las plazas públicas?
Son tuyas, solamente tuyas,
Y no para que las compartas con extraños.
Bendita sea tu fuente!
¡Goza con la esposa (esposo) de tu juventud!
Es una gacela amorosa,
Es una cervatilla encantadora.
¡Que sus pechos te satisfagan siempre!
¡Que su amor te cautive todo el tiempo!
Agua, cisterna, pozo, manantial: implican vida, refresco, manantial.
Gacela, cervatilla: gracia y hermosura.
La única persona con la cual uno puede encontrar vida y frescura constante, que verdaderamente apague la sed y sea un refrigerio constante, es con el cónyuge que fue creado por Dios como ayuda idónea precisamente para ello.
La persona extraña, la tercera en discordia, no es la persona creada por Dios para uno, en consecuencia, con ella no se puede lograr la plenitud de vida, salvo que después de ello, ambos hayan nacido de nuevo.
Las cosas viejas pasaron y todas fueron hechas nuevas, y, como venimos al Señor así nos debemos quedar.
O que haya un pleno arrepentimiento por un divorcio anterior, y se comience un nuevo matrimonio con el corazón sano y transformado como resultado del fracaso anterior, y bajo los principios de la Palabra de Dios y con pleno conocimiento de las consecuencias.


24 Mar 2016
Referencia: Sexualidad.