Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Matrimonio y ministerio (1) (apuntes).



EL PROPOSITO DE DIOS PARA TODOS NOSOTROS ANTES QUE EL MINISTERIO, ES NUESTRA SANTIFICACIÓN.

pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; (‭1 Tesalonicenses‬ ‭4‬:‭3‬ RVR1960).
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. (‭Romanos‬ ‭8‬:‭29‬ RVR1960)



EL MINISTERIO, COMO EL MATRIMONIO, LA FAMILIA Y EL RESTO DE NUESTRA VIDA,
FUERON DISEÑADOS POR DIOS COMO MEDIOS PARA AYUDARNOS A ALCANZAR LA SANTIFICACIÓN.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. (‭Génesis‬ ‭2‬:‭18‬ RVR1960)

Amados hermanos míos, no erréis. Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. (‭Santiago‬ ‭1‬:‭16-17‬ RVR1960)

Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo. (‭1 Pedro‬ ‭3‬:‭7‬ RVR1960)

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. (‭1 Corintios‬ ‭12‬:‭4-7‬ RVR1960)

porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. (‭Gálatas‬ ‭3‬:‭27-28‬ RVR1960)



NUESTRO PRIMER MINISTERIO, LA SANTIFICACIÓN DE NUESTRA ESPOSA (SI NO PODEMOS SANTIFICARLA A ELLA, COMO VAMOS A SANTIFICAR A LA IGLESIA?).

vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. (‭1 Pedro‬ ‭2‬:‭5‬ RVR1960)

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. (‭Efesios‬ ‭5‬:‭22--31‬ RVR1960)

Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); (‭1 Timoteo‬ ‭3‬:‭2-5‬ RVR1960)

24 Mar 2016
Referencia: Ministerio.