Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Dinámica de la paternidad (apuntes).



DINAMICA DE LA PATERNIDAD.
v Los padres producen hijos de su misma especie, que crecen y luego forman nuevas familias de la misma especie, por el hecho de que Dios diseño el sistema familiar con el fin de que los padres trasciendan a las siguientes generaciones.
Ø Gen 1:28: “Multiplíquense y fructifiquen”.
v El hijo recoge los patrones de conducta y sistemas de valores de sus padres de manera automática, con el fin de aprender a transitar (ganar o perder) en la vida.
Ø Los malos (lo desagradable a los ojos de Dios):
§ Jue 2:10-15. “Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales. Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. Y dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astarot. Y se encendió contra Israel el furor de Jehová, el cual los entregó en manos de robadores que los despojaron, y los vendió en mano de sus enemigos de alrededor; y no pudieron ya hacer frente a sus enemigos. Por dondequiera que salían, la mano de Jehová estaba contra ellos para mal, como Jehová había dicho, y como Jehová se lo había jurado; y tuvieron gran aflicción.”
§ 2 Rey 21:20: “E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, como había hecho Manasés su padre.”
§ 2 Rey 23:32: “Y él hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que sus padres habían hecho.”
§ 2 Rey 23:37: “E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que sus padres habían hecho.”
§ 2 Rey 24:9: “E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho su padre.”
Ø Los buenos (agradables a Dios):
§ 1 Rey 15:11: “Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre.”
§ 2 Rey 18:3: “Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre.”
§ 2 Cro 17:3: “Y Jehová estuvo con Josafat, porque anduvo en los primeros caminos de David su padre, y no buscó a los baales,”
v El niño viene al mundo sin nada, por lo que le es necesario buscar la forma de mantenerse vivo física, emocional y espiritualmente, y por designio divino, es totalmente dependiente para ello de sus padres (el caso de Adán y Eva):
Ø Conocimiento de Dios (identidad y seguridad): “formó Dios al hombre!” (Gen 2:7); “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (Gen 1:26-28).
Ø Significado, trascendencia (propósito, destino): “puso Dios al hombre en el huerto para que lo labrara y lo cuidara” (Gen 2:15); “llenen la tierra, sojúzguenla, señoreen” (Gen 1:28).
Ø Provisión física: “de todo árbol del huerto podrás comer” (Gen 2.16).
Ø Instrucción, disciplina, límites: “más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de Él comieras, ciertamente morirás” (Gen 2:17).
Ø Relación (pertenencia, aceptación): “no es bueno que el hombre esté solo” (Gen 2:18).
Ø Crecimiento y desarrollo de sus habilidades: “Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo;”
(Gen 2:19-20).
v El ser humano fue diseñado por Dios para aprender y crecer. Y ello lo hace por identificación e imitación:
Ø Identificación con el padre: “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”.
Ø Imitación: “lo que has oído de mi... esto enseña a hombres fieles, idóneos para enseñar también a otros” (2 Tim 2.2, Mat 28:18-20).
Ø Este instinto de unirse e imitar posee un enorme potencial para el aprendizaje y el crecimiento de los hijos, pero tiene un serio defecto: carece de valores. No hace distinción entre:
§ La verdad y la mentira.
§ Lo bueno y lo malo.
§ Lo productivo y lo destructivo.
§ Hace que el hijo, al menos durante las primeras etapas de su vida, se una a ciegas a la figura paterna presente, para bien o para mal (o a la ausente busque quién la llene); entonces comienza a imitar para bien o para mal.
· “Hijo de tigre, salió pintio”, “de tal palo, tal astilla”.
· “Y será el pueblo como el sacerdote” (Ose 4:9).
v Los patrones que los hijos aprenden principalmente en los años de vida con sus padres, se graban en su corazón (por aceptación o rechazo), y forman su concepto fundamental de sí mismo y la forma en que el o ella batallaran respecto a las circunstancias que se les presenten en la vida (bendición o maldición, vida o muerte).



La responsabilidad que tenemos y necesitamos asumir para con nuestros hijos más allá de la sola provisión material.
La responsabilidad que tenemos delante de Dios: son suyos y vamos a dar cuentas.

La responsabilidad de mantener una correcta y dinámica relación con Dios para:
Ø Alimentarnos nosotros de ella y ser transformados en la persona que Dios quiere que seamos.
Ø Reflejar el amor de Dios como Padre para nuestros hijos, para que ellos se puedan acercar confiadamente a Él.
Ø Recibir la dirección específica que necesitamos para llevar a nuestros hijos al propósito de Dios.
Ser padre como debe ser no es una tarea fácil, es más bien una tarea solo para valientes, que Dios nos ha confiado y para la que estamos equipados, y en la cual Él no nos va a dejar solos, que va a incidir en el futuro de muchas generaciones.




26 Mar 2016