Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Clases de padres (apuntes).



Paternidad y maternidad.
Los dos factores más importantes en la crianza de los hijos:
1) Establecer en el hogar reglas claramente definidas y comprensibles, es decir, límites que los hijos sepan que no pueden violar sin sufrir consecuencias (disciplina).
2) El compromiso de amar a cada hijo de una manera cálida y afectiva que le brinde apoyo (amor).

AMOR Y APOYO
PARA SUS HIJOS.
|
amororos | permisivos
y firmes |
|
CONTROL ME- |
DIANTE LIMI- ----------------------------------
TES Y REGLAS |
dominantes | indiferentes
|
|
|

Padres dominantes.
Expectativas y normas muy altas.
Inflexibles.
Dan muy pocas explicaciones a sus reglas rígidas.
Rara vez ofrecen calor y apoyo.
Sus hijos:
a) Dificultad para obedecer las reglas o la autoridad;
b) Tienden a rechazar los ideales de los padres;
c) Resistencia, hermetismo, rebelión;
d) Se sienten atraídos por otros niños o jóvenes que se rebelan contra sus padres y contra las reglas de la sociedad;
e) Es probable que participen en actividades ilegales;
f) Sienten poco respeto de si mismos;
g) Suelen hablar en tono de voz muy alto y demandar fuertemente sus derechos;
h) En la escuela es probable que provoquen interrupciones para llamar la atención.

Padres indiferentes.
Actitud despreocupada e inmadura, se enojan desenfrenadamente contra un hijo cuando se sienten irritados.
Tienden a aislarse de sus hijos y los ven como una molestia.
Generalmente no los escuchan ni les prestan atención ni son accesibles a ellos en la esfera de las emociones.
Alta tasa de divorcios y aumento de las madres que trabajan fuera del hogar.
Uso excesivo de la televisión.
Sus hijos:
a) Rebelión;
b) Desvalorizados, inseguros, baja autoestima;
c) Por lo general, les va muy mal en la escuela porque tienen muy poca motivación.

Padres permisivos.
Tienden a ser cálidos y a apoyar a sus hijos, pero son débiles en establecer reglas y límites.
Temor de dañar a sus hijos si son muy estrictos.
Temor de confrontar a sus hijos.
Dadivosos, comprensivos, alentadores.
Sus hijos:
a) Sienten que pueden manejar a sus padres;
b) Desarrollan un sentimiento de inseguridad y pueden sentir poco respeto de s! mismos porque no han aprendido a controlarse y a dominar ciertas disciplinas personales;
c) Aprenden que dado que las reglas no son firmes, las pueden manipular.

Padres amorosos y firmes.
Generalmente poseen reglas, límites y normas de vida claramente definidas.
Toman tiempo para enseñarles a sus hijos a comprender esos límites y les dan claras advertencias cuando transgreden un límite establecido.
Aceptan que los niños son niños y que tienen el derecho de sentir y soñar como niños, dándoles confianza y una creciente capacidad de expresas su pensamientos y sentimientos.
Brindan apoyo expresando afecto y dedicando tiempo especial para escuchar a cada hijo.
Son flexibles y están dispuestos a escuchar todos los detalles si se ha violado un límite.
Sus hijos:
a) Respeto por si mismos;
b) Han aprendido a controlarse;
c) Su mundo es más seguro; se dan cuenta de que existen límites que no se pueden transgredir y comprenden el porque de dichos límites;
d) Capacidad para acatar autoridad;
e) Líneas de comunicación abiertas con los padres; menos probabilidad de que existan los "rebeldes años de la adolescencia";
f) Mayor interés en la fe de sus padres.






CLASES DE PADRES. (Diagramas 195-B, B1, B2)

Así como los hijos son un regalo de Dios para los padres, de la misma manera, los padres son un regalo de Dios para sus hijos.
Debemos entender con claridad que nuestros hijos vienen a nosotros como pecadores, necesitados de:
Conocer a Cristo.
Ser hechos a su imagen.
Los padres somos colaboradores, facilitadores, instrumentos y servidores de Dios en la obra de salvación y santificación de nuestros hijos.
El paraguas que abriga las relaciones en la familia son la Gracia y el Perdón.
Las actividades generales de los padres hacia sus hijos, son de dos tipos:
Apoyo.
Control.
Esas actividades paternales parten del entendimiento claro de que los hijos vienen a nosotros como pecadores.

Apoyo ➔ Compromiso y participacion del padre en mostrar amor y aceptación
hacia sus hijos ➔ tiene una importancia relativa mayor sobre el control
en la formación de las cualidades del carácter en la vida de un hijo.
Autoestima o autoimagen.
Respuesta a la autoridad.
Inclinación a seguir los principios religiosos de sus padres.
No alinearse a la contracultura.

Control ➔ La intención e intento del padre de moldear las acciones de sus hijos.
➔ No se refiere a endiosamiento sino a formación.

Combinando esas dos variables, podemos definir cuatro tipos de padres:
➔ Alto en apoyo y alto en control ➔ padre responsable.
➔ Alto en apoyo y bajo en control ➔ padre permisivo.
➔ Bajo en apoyo y bajo en control ➔ padre negligente.
➔ Bajo en apoyo y alto en control ➔ padre dictador.


Padres responsables.
Abraham (Gen 18:16-19, 22:2, 7, 9) ➔ es mencionado por Dios mismo como uno que cuidadosamente los instruirá y establecerá como personas significativas en el plan de Dios para la humanidad.
Cumple su responsabilidad hacia sus hijos.
Tiene comunión con ellos.
Mucha relación, les enseñan con el ejemplo.
Resultados:
Los hijos piensan ➔ me aman y junto con el amor, también me controlan.
Autoestima alta.
Conformidad apropiada a la autoridad.
Inclinación a seguir las creencias y compromisos espirituales de sus padres.
Separación de causas antisociales.


Padres permisivos.
Eli (1ª. Sam 2:12, 22-36, 3:13).
Le teme a la responsabilidad ➔ no instruye a sus hijos con valores santos ➔ violan los mandamientos de Dios referentes al sacerdocio, viviendo en forma inmoral y subsecuentemente, son muertos por Dios mismo.
Teme el rechazo de sus hijos.
A veces trata de enseñar por presión emocional, manipulación verbal y culpabilidad.
Resultados:
Baja autoestima de los hijos.
Deficiente conformidad (sumisión) a la autoridad regular.
Deficiente inclinación a seguir las creencias y compromisos espirituales de sus padres.
Alguna inclinación a seguir causas antisociales.


Padres negligentes.
Lot (Gen 19:1-16, 30-38).
Toma decisiones en su propia vida que lo llevan a habitar en Sodoma, sin tomar en cuenta la forma como el ambiente afectaría a sus hijas ➔ ni apoya su formación ni las controla.
No les muestra aceptación ➔ las ofrece a los hombres de la ciudad en lugar de los ángeles de Dios.
No las controla ➔ novios impíos.
Huye de la responsabilidad ➔ padres ausentes aunque no lo sean físicamente.
Desatiende el cuidado de sus hijos y a veces trata de enseñar a distancia ➔ dejan que sus hijos manejen sus propias vidas ➔ no tienen que tomar responsabilidad por los fracasos de sus hijos.
Resultados:
Hijos sin autoestima.
Irresponsabilidad.
No se conforman a la autoridad ni a las creencias y compromisos espirituales de sus padres.
Muy inclinados a causas antisociales.


Padres dictadores.
Saúl (1ª. Sam. 18:2, 19:1, 20:28-32).
Forza la responsabilidad ➔ de Jonathan hacia él en contra de David.
Inculca obsesivo temor en sus hijos por tratar de enseñar con regaños y mandatos dictatoriales.
Enseñan a través del miedo.
Algunos manipulan a sus hijos para que acepten lo que ellos rechazan.
Funciona en un estado constante de resentimiento y enojo.
Resultados:
Logran que sus hijos vayan hacia lo que no quieren.
Hijos con bajísima autoestima.
Rebelión total:
A la autoridad.
A las creencias y compromisos espirituales de sus padres.
Alineados con la contracultura (rebelión destructiva, terrorismo, etc.).

26 Mar 2016