Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Valores para una paternidad efectiva (apuntes).



VALORES PARA UNA PATERNIDAD EFECTIVA (Diagramas 195-C, D, D1).

Cada padre cristiano desearía ver a su hijo y/o hija llegar a confiar en Jesucristo y vivir una vida de obediencia y crecimiento en Él.
Los valores que percibimos que son cualidades claves por las que los padres debieran orar y trabajar para verlas desarrolladas en ellos, se agrupan en cinco grupos, que son los siguientes:
Sano comportamiento y aptitud personal.
Respuesta correcta a la autoridad.
Seguridad personal interna.
Amor maduro hacia Dios y hacia los demás.
Compromiso con la verdad sin importar el costo.
Estas cualidades forman un “círculo completo” ➔ equipan a una persona para relaciones significativa en la vida, con Dios y con otras personas.
Sano comportamiento y aptitud ➔ servir a Cristo ➔ animarlos, permitiéndoles fallar.
Respuesta correcta hacia la autoridad ➔ sumisión a la autoridad ➔ disciplina y responsabilidad.
Seguridad personal interna ➔ identidad ➔ aceptación sin condiciones.
Amor maduro ➔ amor a Dios y a los demás ➔ sentido del valor que tienen en Cristo.
Compromiso con la verdad sin importar el costo ➔ honestidad, integridad, transparencia, congruencia ➔ hacer como dicen.
Este modelo asume como primer requisito que tanto nosotros como padres y nuestros hijos tenemos un compromiso con Jesucristo como Señor y Salvador, haciendo que estas cinco cualidades, piedras de fundamento, descansen sobre la piedra del ángulo que es Cristo.
Ser padre efectivo es resultado de ser modelo efectivo para nuestros hijos (1 Tim 4:12)
Esos valores deben ser desarrollados en nosotros antes que en nuestros hijos.
Si no son evidentes en la vida del padre, entonces ambos, padre e hijo, necesitan someterse a un régimen de disciplina para ver que esto se desarrolle.
Estas cosas no solamente suceden:
Debe haber mucha oración, trabajo, cuidado, paciencia y persistencia por parte de los padres.
Se deben mantener como metas claras en la mente con el paso de las experiencias y los años ➔ aquel que le apunta a nada seguramente le pegará.
Muchos padres no tienen idea de su meta respecto a sus hijos; sus hijos solamente “crecen”.
Si bien es cierto que el plan de Dios no es que cada joven sea un ministro de tiempo completo, es seguro que El desea que cada joven sea conformado a la imagen de Jesucristo y que demuestre cualidades de santidad en cada área de su vida.


Sano comportamiento y aptitud personal ➔ servir a Cristo.
Ecle 9:10, Col 3:17, 1 Cor 15:58.
Ver a sus hijos hacerse capaces de funcionar efectivamente en cualquier posición a la que Dios les guíe.
Es una cualidad que se requiere para la habilidad de estudiar, para “cazar” en el mundo de los negocios con confianza y destreza, para contribuir significativamente a la ciencia, para expresar creatividad a través de la literatura o las artes ➔ hacer un impacto en su propia generación.
Es resultado del desarrollo de un Sentido de potencial creativo, que a su vez es derivado de:
Ser animado a la experimentación.
Ayudarlo a arriesgarse a fracasar en su esfuerzo y a aprender de sus fracasos ➔ al final de cuentas no es tan malo fracasar (Fil 4:13, 2 Cor 12:5).


Respuesta correcta a la autoridad.
Efe 6:5-9, Prov 24:21-22, Hch 23:1-5.
Todos estamos bajo la autoridad de alguien.
Los líderes primeramente deben ser seguidores consistentes ➔ prueban su fidelidad, lealtad, el ser enseñables, estabilidad y sabiduría.
El necio no se da a nadie, y viene a destrucción (Prov 30:17).
Alguien que acepta la autoridad de otro es bendecido con vida, sabiduria y éxito (Prov 4:10-12).
Es el resultado del desarrollo de un sentido de responsabilidad hacia los demás que a su vez deriva de:
Traerlo a sujeción a la “autoridad mas alta y próxima” en su vida.
Depende también de la administración de lo justo y la disciplina consistente.
Puede ser enseñada por medio de una clara instrucción, la supervisión de niños más pequeños y el cumplimiento de las responsabilidades familiares.


Seguridad personal interna.
Isa 26:3, Efe 6:11-12, 1 Cor 15:58, Efe 4:14-15.
Sin esta cualidad un joven nunca se establece en un trabajo, una posición, un llamado, una relación, un lugar con confianza y paz ➔ carencia de una sólida, gozosa y significativa parte en la vida.
Conocer y aceptar la verdadera identidad de una mismo ➔ confianza para “encajar” en dondequiera que Dios le ponga.
Estabilidad ➔ ser una persona capaz de no estar reboloteando por los cambios externos.
➔ Es el resultado del desarrollo de un sentido de aceptación por parte de los padres y de Dios, que deriva de que:
Para el infante recién nacido el padre es “Dios” en un sentido muy real.
Todo lo que el niño sabrá sobre amor, disciplina y aceptación de Dios es observado en los padres.
Esta área, más que cualquier otra, es la que tal vez mas claramente señala que la vida adulta efectiva de un hijo o hija depende de los padres.
Amor maduro.
Mat 22:35-40, 1 Jn 4:7-12.
Habilidad de dar y recibir amor ➔ sanidad emocional.
Habilidad de amar a las personas y usar las cosas (no al revés, como es en el mundo).
Es el resultado del desarrollo de un sentido de valor personal, cuya importancia es:
Un sentido de valor personal fomenta la habilidad de amar.
El amor de Dios comunicado a un niño por los padres durante sus años de crecimiento provee de ese sentido de valor personal que:
Capacita al niño a dar libremente sin sentimientos de pérdida.
Capacita a amar maduramente sin sentimientos de estorbo o carga.


Compromiso con la verdad sin importar el precio.
Prov 23:23, Prov 3:3, Sal 15:2, Efe 6:13.
Hablar y actuar honestamente ➔ evidencia de justicia personal y carácter santo.
Cualidad rara en un mundo donde cada persona tiene su precio.
➔ Deriva del desarrollo de un sentido de valores bíblicos, que a su deriva de que:
La Biblia es nuestra fuente de valores inconmovibles que deben ser observados en nuestra vida práctica como padres para que nuestros hijos puedan ver la consistencia y nuestro compromiso con la Verdad.
Un padre que dice a sus hijos: “no hagas lo que hago, haz lo que digo” no debe esperar nunca que el niño esté comprometido con la verdad cuando crezca.

26 Mar 2016