Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El Dios de la Alegría.



La alegría y el pueblo de Dios.
 
 
DEFINICIONES.
 
Alegría:
Sentimiento grato y vivo que suele manifestarse con signos exteriores.
Palabras, gestos o actos con que se expresa el júbilo.
· Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos. (Sal 126:2).
 
Fiesta.
Diversión o regocijo.
Regocijo dispuesto para que el pueblo se re-cree.
Reunión de personas para celebrar algún suceso.
· Pero a los quince días del mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta a Jehová por siete días; el primer día será de reposo, y el octavo día será también día de reposo. Y tomaréis el primer día ramas con fruto de árbol hermoso, ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, y sauces de los arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días. Y le haréis fiesta a Jehová por siete días cada año; será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; en el mes séptimo la haréis. (Lev 23:39-41).
 
Fiesta desde la perspectiva bíblica.
Servicios religiosos acompañados por demostraciones de gozo y alegría.
Celebración de la vida que reconoce la relación entre la creación, el ser humano y Dios.
Por medio de las fiestas el pueblo no solo reconocía a Dios como su proveedor, sino que también registraban el favor ilimitado y gratuito del Señor hacía Su pueblo elegido, al que Él mismo había liberado mediante su intervención personal en el mundo.
 
 
 
DIOS ES EL DIOS DE LA ALEGRÍA.
Sof 3:17: “Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.”
· Dios no es un Dios de tristeza, es un Dios que se goza de nosotros, sus hijos, con alegría, que está enamorado de nosotros y por ello se regocija cantando.
· Por supuesto que en nuestra teológica es posible que esa imagen no quepa, pero nuestra teología no es la Palabra de Dios, por lo cual necesitamos cambiar nuestra teología equivocada por lo que nos dice la Palabra de Dios.
 
 
 
NOSOTROS LOS HIJOS E HIJAS DE DIOS TENEMOS SUFICIENTES MOTIVOS PARA VIVIR ALEGRES AÚN EN MEDIO DE CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES.
Es cierto que vivimos muchas veces circunstancias difíciles, pero la Palabra nos enseña a no poner la mirada en las cosas terrenales (que son temporales) sino en las eternas, a que vivamos por fe, no por vista. Sobre el dolor de las circunstancias debe vencer la verdad eterna de nuestra victoria sobre toda circunstancia, y esa victoria ser la fuente de nuestra alegría cotidiana (aunque haya momentos de dolor).
 
Isa 35:10: “Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.”
Isa 51:3: “Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.”
 
Fuimos perdonados de todos nuestros pecados (pasados, presentes y futuros).
· Isa 53:6: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,(E) cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.”
 
Cambiamos de destino, de una eternidad en el infierno a una eternidad con Dios.
· Jn 5:24: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”
 
Fuimos rescatados de la potestad de las tinieblas y trasladados al Reino de la Luz.
· Col 1:13: “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,”
 
Fuimos hechos libres de la esclavitud del diablo, del pecado y de la carne.
· Rom 6:17: “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;”
 
Fuimos hechos nuevas criaturas y dotados de una nueva naturaleza (las cosas viejas pasaron y todas fueron hechas nuevas).
· 2 Cor 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”
 
Fuimos adoptados hijos de Dios y recibimos el Espíritu de Adopción, el Espíritu Santo, por el cual clamamos ¡¡Abba, Padre!! y por el cual somos consolados, ayudados y guiados en nuestro caminar diario.
· Rom 8:14: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre”
 
Fuimos sanados de todas nuestras dolencias y enfermedades.
· Isa 53:4: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.”
 
Fuimos hechos justos, fieles y santos para Dios (aunque todavía estamos en el proceso).
· Efe 1:1: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso:”
 
Nada ni nadie nos podrá separar del amor de Dios.
· Rom 8:39: “ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
 
Fuimos aceptados por el Padre y por Cristo.
· Efe 1:6: “para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,”
 
En todas las cosas somos más que vencedores y mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.
· Rom 8:37: “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”
 
Tenemos un Padre que no solo suple todas nuestras necesidades, sino que además desea prosperarnos en todas las cosas conforme prospera nuestra alma.
· Fil 4:19: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”
· 3 Jn 2: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.”
 
Tenemos un Padre que tiene planes de bien y no de mal para nosotros, para darnos un futuro y una esperanza.
· Jer 29:11: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”
 
Tenemos un Padre que cumplirá Sus planes para con nosotros y que lleva nuestra vida como la luz de la aurora, en aumento, hasta que sea perfecta.
· Prov 4:18: “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.”
· Fil 1:6: “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;”
 
Tenemos más que suficientes motivos para estar alegres.
La alegría entre los cristianos no es un pecado, ni tampoco es algo indeseable.
Todo lo contrario. Nuestro Dios y Padre es el Dios de la alegría.
· Sal 43:4: “Entraré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo; y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.”
· 1 Cro 16:27: “Alabanza y magnificencia delante de él; poder y alegría en su morada.”
Nosotros fuimos restaurados a Su imagen y semejanza.
Por lo tanto, la alegría es una de nuestras virtudes, uno de los resultados de nuestro ser hijos e hijas de Dios.
 
Por años, el diablo, con una mentalidad religiosa, nos ha tratado de robar la alegría que es nuestro don y regalo de Dios, y la ha tratado de tergiversar como pecado o como solo posible para el mundo pero no para nosotros los hijos de Dios.
Sin embargo, la alegría es nuestro patrimonio, nuestra herencia, en medio de las circunstancias más difíciles (son temporales) porque nosotros tenemos puestos los ojos en lo que viene después de esas circunstancias.
· Pro 10:28: “La esperanza de los justos es alegría; más la esperanza de los impíos perecerá.”
· Isa 9:3: “Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.”
· Isa 29:19: “Entonces los humildes crecerán en alegría en Jehová, y aun los más pobres de los hombres se gozarán en el Santo de Israel.”
· Isa 65:18: “Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo.”
· Hch 2:46: “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,”
· Hch 14:16-17: “En las edades pasadas él ha dejado a todas las gentes andar en sus propios caminos; si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones.”
 
 
 
CONCLUSIÓN: Sal 126:1-3.
“Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, seremos como los que sueñan.
Entonces nuestra boca se llenará de risa, y nuestra lengua de alabanza;
Entonces dirán entre las naciones: grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.
Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; estaremos alegres.

28 Mar 2016
Referencia: Alegría, gozo.