Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Fundamentos del discipulado (2) (apuntes).



Las responsabilidades de los discípulos.
• Dispuestos a despojarse de sí mismos y a recoger el manto para operar en el espíritu de su pastor (Eliseo): la misma visión del pastor.
○ Amós 3:3: "¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? "
• Honrar a su pastor --> tener en estima, respetar, estar sujeto, servirle, y todo ello con gusto, con alegría, voluntariamente --> no se puede hablar mal, ni tratar mal, ni desear mal del hombre que ha sido ungido como pastor:
Heb 13:17. "Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso."
 

El proceso de la formación de los discípulos.


Cinco etapas (2 Rey 2):
• Gilgal.
• Betel.
• Jericó.
• El Jordán.


Gilgal: en este sitio Josué circuncidó a la generación que entraba a la tierra prometida (Jos 5:3).
• La disposición de renunciar a la carne, al yo. Nadie puede ser discípulo si no está dispuesto a renunciar a la carne.
• Mat 16:24: "Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame."
• El pastor:
○ Circuncidar a sus discípulos:
§ Corregir y enseñarles disciplina (la palabra discípulo implica, entre otras cosas, ser una persona disciplinada en cuanto a vencer las actitudes de la carne y obedecer la Palabra de Dios).
□ Una vida sin disciplina se convierte en una existencia vana.
□ La disciplina y la corrección son las que traen mejoras a nuestras vidas.
§ Hacerles notar las actitudes y áreas carnales en sus vidas para que se arrepientan y las rindan delante de Dios.
§ Ecle 12:11: "Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. "
○ Estar dispuestos a ser circuncidados, purificados, corregidos, disciplinados.


Betel: en este sitio Jacob reposó y tuvo una visión (Gen 28:10-19).
• Recostó la cabeza sobre la roca (Cristo, la Palabra):
○ Descansar sobre la Palabra, rendir la mente a ella, confiar en la Palabra Escrita y en la que nos ha sido dada.
§ Dejar nuestras propias motivaciones egoístas: Mat 11:28-30, venid a mi…llevad mi yugo….
• Eliseo fue a Betel por la palabra de Elías, Jacob fue a Betel por la palabra de su padre (Gen 28:1-5).
○ Para llegar a Betel necesitamos recibir la palabra que viene de nuestro pastor: muchos pueden ser nuestros maestros pero solo tenemos un pastor, un discipulador, un padre espiritual.
§ Ello implica recibir la Palabra que viene del pastor, porque es la palabra de corrección y revelación que Dios ha dispuesto para nosotros
§ Escudriñar las Escrituras y recibirla.
• Si recibimos la Palabra, recibiremos la visión: Hab 2:2-4, así como Jacob recibió la visión de Dios en Betel.
○ La visión trae la pasión (la disposición de sacrificarse y entregar todo por ella).
○ Algunos no captan la visión porque no pertenecen a la casa espiritual en la que están: no podemos decir que somos parte de la casa si no tenemos la visión y los sueños de la casa (di-visión).
• El reposar en la Palabra y recibir la visión de la casa, también recibimos el aceite de la unción de esa casa y para esa visión (Isa 57:21).
○ Gen 28:18: Si queremos ser discípulos, tenemos que volver y ser recíprocos con nuestro discipulador respecto a la bendición que Dios nos ha dado (Gal 6:6) así como Jacob regresó a la roca y derramó aceite sobre ella.
§ Esa bendición viene después sobre nosotros y nos bendice también a nosotros (Gal 6:7-10).


Peniel: la conquista de la bendición.
• Después de Gilgal (la decisión y compromiso con Dios de morir a la carne y caminar hacia ser un discípulo, ser obediente) y de Betel (reposar en Dios y apropiarse de la visión del lugar donde estamos) pasamos a Peniel, el lugar de una mayor plenitud y bendición.
• Entre estos tres lugares hay una íntima relación: no podremos entrar a Peniel sin haber pasado por Gilgal y por Betel.
○ No podremos cosechar una mayor bendición sin ser parte de la casa:
§ Sin la decisión de ser obediente al Señor.
§ Descansar en la Palabra impartida.
§ Caminar, servir y crecer comprometidamente en la visión de la casa.


Jericó: Santificación y compromiso en el cumplimiento de la visión (2 Rey 2:4)(Hab 2:2-4).
• Es lugar de conquista y de batalla: es símbolo de guerra.
○ Un discípulo es un guerrero.
○ Pelear las batallas para adelantar la visión de de nuestro discipulador: como Josué, Aaron y Hur contra Amalec.
§ Hacemos la obra de Dios haciendo la visión de la casa.
§ Servimos a Dios sirviendo a la autoridad de la casa.
§ Nos convertimos en discípulos de Cristo siendo discípulos de aquel bajo el cual Dios nos trae (2 Tim 2:2)
○ Cuando surgen los problemas, los obstáculos, las adversidades, las batallas, principalmente las internas, la diferencia entre los hijos y los miembros es que los miembros no participan pero los discípulos persevera, luchan, sostienen, empujan (Hab 2:2).
§ No abandonan a su discipulador.
○ Cuando hay conflicto, los discípulos pelean junto al hombre de Dios, defienden lo que él defiende y luchan por lo que él lucha, y cuando se cansa, ellos toman su lugar en defensa de la familia, de los hijos, de la visión.
• Con la misma intensidad con que defendemos y cuidamos lo que más queremos en lo natural, en lo espiritual debemos proteger y cuidar al padre de la casa.
○ Hay que dejar ir a los que no estén dispuestos a ser hijos --> no son ni hijos ni soldados.
• Las características de los hijos-soldados son:
○ Nunca abandonan su posición --> están preparados para defender a su padre porque reconocen que su destino está en los lomos de ese padre.
○ Nunca hay que tratarlos con delicadeza --> son fuertes, no retroceden, como verdaderos soldados hacen su trabajo sin esperar halagos.
○ Nunca retroceden --> cuando el padre se mueve, el hijo se mueve; cuando se detiene, él se detiene --> David calificó como hijos --> respetó la unción y la posición que Saúl tenía --> los verdaderos hijos espirituales respetan la unción de aquellos que están sobre ellos.
• Un hijo le guarda las espaldas a su padre y no permite que nadie lo toque o lo dañe --> se mantiene alerta para prevenir y/o salir a hacer guerra espiritual cuando la casa es atacada o el padre es rodeado por la murmuración y la detracción.
• Un hijo espiritual no retrocede en la oración por su padre, sino que lo apoya constantemente en intercesión.


Jordán --> muerte a lo anterior (2 Rey 2:6).
• No porque necesariamente haya sido malo, sino que vamos a algo mejor.
○ Cada vez que se lo cruza es para ingresar a una mayor dimensión --> cada vez que Dios nos quiere llevar a otra dimensión vamos a pasar por un proceso de muerte (cambio --> incomodidad).
○ El Jordán significa una transformación para caminar, avanzar, cruzar a otras dimensiones de progreso.
• El primero que va a cruzar el Jordán es el padre espiritual --> crisis --> se va a ver su humanidad y falibilidad --> en estos momentos los que no son hijos se desaniman, se alejan.
○ Los hijos no critican --> están al lado del padre para ayudarlo a cruzar ese proceso de muerte, cambio, transformación --> cuando somos podados es para dar más fruto --> más fruto implica más bendición para los que están bajo cobertura.
○ Los hijos son los que asisten al padre en sus momentos difíciles y de debilidad humana --> pueden ver la realidad y no se escandalizan; consuelan, no condenan
• La relación padre-hijo --> una relación de compromiso mutuo --> el hijo unido al padre por un pacto de amor y sujeción --> no importa lo que pase en la vida de ese padre, el hijo no lo va a abandonar.
○ Cuando un hijo cruza el Jordán con su padre está en posición de recibir lo que el padre tenía como herencia en la dimensión donde estaba y además será llevado a una nueva dimensión --> califica para recibir el manto de unción sobre su vida.
• Muchos han robado el manto --> eso no funciona, no tienen unción verdadera.
○ Lo que nos habilita para recibir el manto del padre es que hayamos cruzado el Jordán con él, y cuando esto ocurre, no tendremos problemas en cruzar nuestro propio Jordán porque tendremos el manto que recibimos como herencia, la unción del padre de la casa --> una unción legítima, que no fue robada sino transferida en buena ley.
• Los hijos obedientes caminarán en gran demostración de espíritu y poder, abriéndose paso con aquello que fue depositado en sus vidas.
○ El legado de sus padres son los principios espirituales que, representados en la capa del profeta Elías, ahora son usados en fe por hijos transformados.
○ Estos preceptos recibidos de los hombres de Dios son los que nos abrirán camino y nos llevarán a tierras de nuevas posibilidades.

28 Mar 2016
Referencia: Discipulado.