Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Efesios 1:3-14 (2a. parte).



El propósito divino de Dios en Cristo para nosotros (2a. Parte).


Efe 1:3-14.
(3) Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
(4) según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
(5) en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
(6) para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,
(7) en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,
(8) que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,
(9) dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,
(10) de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
(11) En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,
(12) a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.
(13) En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
(14) que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.


Otras de las bendiciones con las que Dios nos bendijo en los lugares celestiales en Cristo Jesús, son las siguientes:
○ Adopción.
○ Aceptación.
○ Redención y perdón.
○ Gracia.
○ Propósito.


ADOPCIÓN. "Adoptados hijos suyos" (vrs 5).
○ La meta de la elección, en términos de status, es esta: Dios nos ha predestinado para ser hijos suyos.
§ Adoptados enfatiza el hecho de que es una elección que depende totalmente de Dios.
□ Es una elección que requiere un amor mayor que el que se refiere a un hijo natural.
§ No somos hijos por nacimiento natural o por méritos.
§ Debemos nuestra posición como hijos a la libre elección de Él, por Su Gracia: "según el puro afecto de Su Voluntad".
§ Y esto es algo en lo cual Dios se deleita.
§ El propósito eterno de Dios es explicado por su amor: "en amor".
□ Su Amor es la razón por la cual podemos depender absoluta y confiadamente de su propósito en medio de cualquier circunstancia de nuestra vida.
□ Su amor no depende de nuestros méritos o de nuestra respuesta a Él.
□ Es constante, incondicional, nunca decae, nunca cambia.
□ Emana de Dios y es la expresión central de Su Carácter (Él es amor, 1 Jn 4:8).
○ Dios es el Dios soberano, cuya elección determina nuestra salvación.
§ La elección de Dios no es ruda, arbitraria, ni injusta, aunque si inescrutable. Está determinada solamente por Su Amor.
○ La comprensión de las doctrinas de la seguridad, la elección, la predestinación, la santificación y la adopción, para redimirnos en amor, necesariamente nos debe conducir a la "alabanza de la gloria de Su Graciza.


ACEPTADOS. "Aceptos en el Amado" (vrs 6).
○ Otra forma de decir que hemos sido aceptados por Dios en Cristo, por los méritos de Él y no por los nuestros, es que "hemos sido agraciados --llenados, inundados, de gracia--- en el Amado."
○ "El Amado" es un título mesiánico.
§ Cualquier persona o grupo que ha sido escogido por Dios para participar en Su propósito redentor puede ser llamado amado de Dios.
§ Sin embargo, "Amado" pertenece a Jesús en un sentido especial; es el título dado a Aquel a quién Dios escogió para ser el medio por el cual Su Gracia fluye a los creyentes.
○ 1 Cor 1:30-31. "Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.


REDIMIDOS Y PERDONADOS. Redimidos por Su Sangre, perdonados de nuestros pecados (vrs 7).
○ En este versículo el Espíritu Santo pasa de poner la atención en lo eterno (la elección eterna de Dios y sus consecuencias), al hecho histórico en el cual se concretó el propósito eterno de Dios: la Cruz.
§ "Por Su Sangre": la redención nos alcanzó a todos nosotros, llegó a ser una realidad, por la muerte en sacrificio de Jesús.
○ La palabra "redención" es típicamente paulina, y significa la compra de un esclavo (éramos esclavos del pecado y de la carne).
§ El ser humano necesita liberación, y si ha de ser librado, se requiere de un poder superior a aquel que lo esclaviza, un poder superior al del pecado y de la carne: el poder de la Sangre de Jesús.
○ El perdón de pecados es el remedio para la culpa y responsabilidad humana por nuestro destino debido a que somos rebeldes contra Dios, violadores voluntarios de Sus deseos.
§ Por ello necesitamos perdón.
§ En Cristo, Dios nos perdona.
○ El perdón y la redención, en un mismo versículo, remarcan dos aspectos importantes de nuestra salvación:
§ La liberación de la culpa (el perdón).
§ La liberación del poder del pecado y la carne sobre nosotros (la redención).


GRACIA. "Segun las riquezas de su gracia que hizo sobreabundar para con nosotros".
○ Nuestra salvación y redención no es una cosa pequeña; aún cuando no tengamos la completa dimensión de ello, es el más infinito regalo que jamás podremos recibir en esta vida y en la eterna. Es un regalo de una importancia trascendental, que impacta todas las áreas de nuestra vida, sin excepción.
§ Y ese regalo que recibimos en por Su Gracia (un regalo inmerecido, de hecho lo recibimos cuando éramos pecadores, enemigos de Dios).
§ Además de ello es un regalo definitivo, sin devolución, ni nuestra ni porque nos pudiera ser retirado.
○ La gracia es una acción de Dios, en algunos sentidos incomprensible, pero no por ello arbitraria, al azar, o sin sentido.
§ La Gracia de Dios es libre y sobreabundante pero no es dada sin criterio (que no lo conozcamos no quiere decir que no lo tenga de parte de Dios).
○ La gracia no solo cubre el momento o el hecho de la salvación. La gracia es la razón de todas las cosas de nuestra vida, a partir del momento en que somos salvos: la obediencia, las bendiciones, la santificación, el servicio, los dones, etc., todo es como resultado de Su Gracia, opera bajo Su Gracia y produce los resultados que produce por Su Gracia.
○ SOMOS SALVOS POR GRACIA, VIVIMOS LA VIDA TERRENAL POR GRACIA Y VIVIREMOS EN LA ETERNIDAD POR GRACIA.


PROPÓSITO. Conocedores de Su Voluntad de reunir todas las cosas en Cristo (vrs 9-10).
○ Dios no es solamente un Dios que ama, salva y perdona.
○ Dios es un Dios de propósitos, y en Su salvación a favor de nosotros tiene varios propósitos.
○ Uno de ellos es darnos a conocer el "misterio de Su Voluntad".
§ Ciertamente los profetas habían recibido atisbos de su secreto.
§ Pero no habían sabido a ciencia cierta que era lo que Dios estaba haciendo.
§ Nadie había captado Su plan en su totalidad.
§ Pero en Jesucristo el misterio es revelado a la luz de Su muerte y resurrección, y con la penetración que nos da el Espíritu Santo podemos ver todo el cuadro.
○ Ese misterio va más allá de la creación de un nuevo pueblo: la Iglesia.
§ Pretende que todo el universo, dividido y fragmentado por causa del pecado, sea reunido otra vez.
§ Su propósito es el de traer armonía a partir de la discordia producida por el mal y la rebelión del universo.
§ Dios está tratando con el pecado de la rebelión y todas sus consecuencias, en todas las dimensiones.
○ El Padre no había reservado ese secreto para una élite: es para todos, ricos y pobres, judíos y gentiles, libres y esclavos.
§ Si el pueblo (Israel) no conocía el secreto de Dios la razón no estaba en Dios sino en la negativa de ellos a recibirlo.
○ El tiempo del inicio del cumplimiento de ese propósito es el momento en que Cristo es crucificado ("la dispensación del cumplimiento de los tiempos).
§ El momento que Dios eligió para poner en movimiento Su plan de redención.
§ Todo lo que Dios había hecho antes había sido preparatorio para llegar al momento cuando todas las cosas estuvieran listas para Su propósito.
§ La razón por la cual ese momento era el adecuado es algo que nosotros no sabemos, porque queda en la sola potestad de Dios el saberlo. Solo Él define su calendario. De lo que si podemos estar seguros es de que Su acción tuvo lugar en el momento correcto, sin que importaran las condiciones desde el punto de vista humano.
○ La meta del propósito de Dios es la unidad de todas las cosas.
§ La desunión, la división, y todas sus "acompañantes" (competencia, celos envidias, disensiones, ira, griteria, etc.), son el resultado del mal, su expresión sustancial.
§ Pero en Cristo, Dios está obrando para volver a unir Su Universo por medio de Cristo.




01 Abr 2016
Referencia: Efesios 08.