Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La institución (fundación) de la Iglesia.



La institución (fundación) de la Iglesia.
 
Los dos primeros pasajes en la Escritura que mencionan el término “Iglesia” se encuentran en el Evangelio de Mateo, y del estudio de ellos podemos deducir la esencia de la iglesia:
 
Mat 16:15-19: “El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro (“Petros” en griego, género masculino), y sobre esta roca (“petras” en griego, género femenino) edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.
 
La iglesia se fundamenta, se establece, sobre la fe en que el Señor Jesucristo es el Cristo (Salvador) y el Hijo del Dios viviente (Señor). Esa es la roca. Y esta fe viene directamente de Dios, que por medio del Espíritu Santo, la implanta en el corazón de las personas porque:
• Para la gente “normal”, que está perdida en el mundo, las cosas relacionadas con el Evangelio son locura porque no las pueden entender porque deben entenderse con el Espíritu y ellos están muertos en su espíritu (1 Cor 1:18-23).
• Los incrédulos tienen cegados los ojos de su entendimiento para que no les resplandezca el conocimiento de Dios (2 Cor 4:4).
• Nadie llama a Jesús “Señor” sino por el Espíritu Santo (1 Cor 12:3)..
 
Y como quién revela la fe necesaria para creer en el Señor Jesucristo (la condición para ser parte de la Iglesia) es Dios, la Iglesia no es fundada por personas sino por Dios mismo, quién asimismo determina quienes serán sus miembros y el tamaño de la Iglesia:
• El que añade a la iglesia los que han de ser salvos es el Señor (Hch 2:47).
• El crecimiento de la iglesia lo da Dios (1 Cor 3:6-7) (Efe 4:15-16) (Col 2:19).
 
Por lo tanto, la fundación, desarrollo y crecimiento de la Iglesia en general, y de cada iglesia local en particular, es un asunto de Dios, no de las personas que participan en ello. Ellas participan como parte del cumplimiento del propósito de Dios para sus vidas (Sal 138:8) y no por sí mismos.
 
Mat 18:11-20: “Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños. Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano. De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
 
Este segundo pasaje en las Escrituras nos habla de algunos aspectos operativos de la Iglesia.
• El primer objetivo de la Iglesia debe ser la salvación de aquellos que están perdidos, es decir, encontrar para Dios aquellos que están descarriados, introduciéndolos al Reino de Dios (el gobierno y soberanía de Dios sobre la vida de cada uno de los creyentes).
• La autoridad de la que Dios ha dotado a la Iglesia es tal que todo lo que ésta ate o desate en la tierra será atado o desatado en el cielo. Todo el poder de Dios está disponible para la Iglesia (Mat 28:18-20) para el cumplimiento de las tareas, fines y objetivos que Dios le ha determinado.
• La Iglesia está donde estén reunidos por lo menos dos creyentes en el nombre del Señor, de tal manera que el tamaño (en número de personas) de una iglesia puede variar desde dos personas hasta cualquier otro número por encima de ese. Ello quiere decir que iglesia es tanto una gran asamblea como un grupo que se reune en una casa o en cualquier otro lugar aún cuando no sea dentro de un edificio destinado para el funcionamiento de una iglesia.
• De lo enunciado en el párrafo anterior podemos deducir, sin ningún lugar a dudas, que la iglesia son personas, no edificios, estructuras organizacionales, procedimientos operacionales, actividades o cualquier otra cosa diferente a las personas. Las personas son la iglesia y todo lo demás son instrumentos o herramientas deben servir a las personas, no las personas servirlas a ellas, como sucede en muchos casos.
 

01 Abr 2016